Ingeniería alemana a su alcance

Actuación de Scorpions en el Download Festival. /Kiko Huesca (Efe)
Actuación de Scorpions en el Download Festival. / Kiko Huesca (Efe)

Los Scorpions triunfan en la primera jornada del Download Festival

VICENTE ESPLUGUESMadrid

'Ingeniería alemana a su alcance' es el eslogan de una afamada marca de coches se hizo famosa hace unos años, pero mantiene toda su vigencia para describir lo que vivimos este vienes 28 de junio en la primera jornada del Download 2019. El termómetro del coche marcaba más de cuarenta grados a la hora en que abrían las puertas del recinto de la Caja Mágica en Madrid. Los cabezas de cartel para esta primera jornada, de este festival ya consolidado en el panorama nacional de música extrema era los alemanes Scorpions.

Con sus más de 50 años de carrera musical, se siguen manteniendo como una referencia de ese heavy que conoció el paso del mundo 'underground' al éxito masivo de llegar al gran público. Fue en la década de los 80 del siglo pasado, cuando eclosionó como un auténtico trueno, esa forma de concebir la música basada en guitarras distorsionadas, percusiones atronadoras, y voces agarradas a la rabia y al grito. Desde los barrios periféricos de grandes ciudades industriales, como Birmingham, o Hannover pasaron a convertirse en referencia cultural para millones de jóvenes en el mundo entero.

Esa mezcla de melodía y velocidad ha sido heredada por muchísimas bandas jóvenes que siguen pisando las huellas de un heavy que ha seguido evolucionando, fusionándose, reinventándose a pesar de crisis y marginaciones. Scorpions ofrecieron un concierto repleto de temas clásicos, las baladas cargadas de emoción, de amor, de nostalgia. «Wind of Change», «No one like you», «Hurricane», «The Zoo», «The Zoo», «Bad boys runnig wild», y «Still loving you», hicieron las delicias de los asistentes. La media de edad de los allí convocados era alta. Padres, hijos, y en algún caso nietos, coreaban los archiconocidos himnos de la banda alemana. Quien tuvo retuvo, y la energía que se desprendía del escenario principal les hace reconocibles como una banda de culto que acompañó el crecimiento y la juventud que se sentía necesitada de referentes culturales que animaran su inconformismo y su rebeldía. Acompañada por todo un despliegue visual en el que en la gran pantalla se proyectaban imágenes que ponían un escenario casi cinematográfico a la música.

Los suecos Sabaton, en el segundo escenario con su metal bélico, atronadores, como el sonido de un Panzer por las destruidas calles de Berlín, así estaba decorado el escenario, con un tanque, nos introducían en un paisaje histórico que hace de las grandes batallas y acontecimientos referentes a las guerras, el motivo de la inspiración de sus canciones. La Guerra ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes, confrontaciones por tierras, poder, amor, justicia, han manchado de sangre las blancas páginas de la historia. Ataviados con sus uniformes preparados para la batalla interpretaron los temas clásicos de su repertorio presentaron su último trabajo «Bismarck». Con profusión de elementos pirotécnicos hicieron más creíble el ambiente de guerra de su música.

Para los que piensa que Scorpions eran muy blanditos, pudieron saciar su hambre y sed de metal bruto y gutural con los nacionales Vita Imana, y su Groove Metal lleno de matices, presentaron su último trabajo «Bosa», en el que se estrena su nuevo vocalista Mero Mero antiguo vocalista de Cuernos de chivo. Ocuparon el escenario principal cuando el sol todavía apretaba, menos mal que desde la organización regaron al público con una manguera de agua a presión, que como si de un bautismo se tratara, refrescaron el caluroso ambiente de la tarde madrileña.

Otros grandes atractivos de esta primera jornada del Download eran los californianos Papa Roach. El líder, Jacoby Shaddix, dijo lo siguiente: «somos una banda que trata de andar esa línea entre el metal, hardcore, punk y el pop, e intentamos hacer que suene cool». Con un público entregado fueron descargando los diferentes temas que los encumbraron en la década de los 90 con su Nu Metal y su Rap Metal.

Casi 20 bandas completaban el cartel, con Children of Bodom desde Finlandia, los suecos Turbonegro con su estilo descrito por la banda misma como «deathpunk», como máximo atractivo. Hay presencia en el cartel de bandas jóvenes, emergentes, que garantizan un relevo generacional a este estilo musical. Promete esta edición del festival muchas emociones para los siguientes días y seguro que logra convocar a las hordas de rockeros, metaleros, heavys, punks, y amigos de sonidos cavernosos y saturados.

Temas

Madrid