Sabina se encuentra «bien» aunque todavía no ha decidido si acabará su gira

Joaquín Sabina se quita el bombín antes de anunciar que suspendía el concierto de Madrid./EFE
Joaquín Sabina se quita el bombín antes de anunciar que suspendía el concierto de Madrid. / EFE

La suspensión del concierto de Madrid tras quedarse sin voz abre una incógnita sobre las cuatro actuaciones que tiene pendientes

R. K.SAN SEBASTIÁN.

El cantante Joaquín Sabina, que tuvo que abandonar el sábado por la noche el escenario del WiZink Center de Madrid después de haberse quedado sin voz, «se encuentra bien» aunque aún no ha decidido si completará la gira en la que está embarcado. Sabina, que tiene aún pendientes otros cuatro conciertos, suspendió su actuación en Madrid «porque no tenía voz para seguir cantando, no se encontraba bien», señaló ayer a Efe José Navarro 'Berry', su representante, quien aseguró que el artista «se encuentra bien».

«Se quedó sin voz y directamente prefirió parar el concierto; se fue a dormir muy triste», afirmó su representante, quien añadió que en unos días, tras pasar por el médico especialista, se decidirá sobre los cuatro conciertos que quedan de su gira. Según explicó Navarro, después de que los médicos vean a Sabina «trataremos de ver qué es lo mejor, porque tras el accidente grande del sábado en Madrid lo que no se puede es estar al filo de la navaja». El representante del cantante lamentó la interrupción del recital en el WiZink Center y ante las quejas y reclamaciones de parte de algunos asistentes dijo que «el público siempre tiene la razón».

Sabina, de 69 años, interrumpió su recital en la noche del sábado un rato después de haber advertido al público: «No están viendo ustedes un buen concierto». «Joaquín se ha quedado totalmente mudo y no va a poder seguir el concierto. Lo sentimos de todo corazón», dijo un portavoz de Sabina poco después que el artista abandonara el escenario mediado el concierto.

«Buenas noches, muchas gracias. Creo que saben ustedes que en medio y al final de esta gira interminable he andado recorriendo pasillos de sórdidos hospitales», dijo el cantautor, que ha tenido que reprogramar varios conciertos de la gira por problemas de salud. Y agregaba, antes de cosechar un cerrado aplauso del público: «Como sucede tan a menudo, cuando les cuenten que envejecer es una cosa fantástica porque la experiencia y la sabiduría... Mienten como bellacos. Envejecer es una puta mierda».

«Les dirán que envejecer es fantástico por la experiencia y la sabiduría. Mienten como bellacos»

El cantante tiene pendientes actuaciones en A Coruña, Córdoba, Albacete y Granada

Sabina había salido al escenario de Madrid con su sempiterno bombín en la cabeza. En vez de empezar con un tema de 'Lo niego todo', hizo un guiño a su ciudad adoptiva iniciando el espectáculo con 'Yo me bajo en Atocha'. El cantante prosiguió el recital -en el que casi habló lo mismo que cantó- intercalando temas de su nuevo álbum con temas clásicos. «Lo único que realmente le rejuvenece a uno es sentir esas cosas en el estómago, esos nervios terribles, que pasan cuando uno se sube al escenario en Madrid», dijo el de Úbeda, aunque después reconoció que no era un «buen concierto». «Hay días que se cruzan los cables del corazón y la garganta», apostilló antes de interpretar 'Y sin embargo', canción con la que abandonó el escenario y dejó a su banda continuar con el espectáculo. Antes, intercaló canciones y confesiones: «Mi plan no era envejecer sin dignidad. Mi plan era pasar de la adolescencia a la vejez, sin ser adulto. Es decir, llegar a los 69 años, que es el número más glorioso que puede conseguir un buen viejo verde».

Lleno en Illunbe

Sabina estrenó la gira 'Lo niego todo' en mayo de 2017 en México -después de tener que reprogramar las fechas de su inicio, en marzo de ese año, tras ser operado de una hernia ventral-, y más tarde tuvo que volver a interrumpir el tour cuando en abril pasado sufrió una tromboflebitis en la pierna izquierda. El cantante reanudó precisamente en San Sebastián su gira con un concierto que llenó el aforo de Illunbe el pasado día 2 y que significó su reencuentro con la capital donostiarra después de ocho años. De esta gira hay cuatro conciertos pendientes, en A Coruña (21 de junio), Córdoba (30 de junio), Albacete (7 de julio) y uno final, el 14 de julio, en la plaza de toros de Granada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos