Pepe Habichuela: «En España somos más cazurros, fuera respetan más el flamenco»

Pepe Habichuela asegura que siente el 'duende' «cuando hay silencio, expresión y transmisión»./JOSÉ RAMÓN LADRA
Pepe Habichuela asegura que siente el 'duende' «cuando hay silencio, expresión y transmisión». / JOSÉ RAMÓN LADRA

El Victoria Eugenia recibe el domingo al guitarrista Pepe Habichuela y al cantaor Kiki Morente, ilustres miembros de la aristocracia flamenca

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Nieto, hijo, padre y abuelo de guitarristas, José Antonio Carmona Carmona, conocido como Pepe Habichuela (Granada, 1944), lleva toda una vida en la élite del flamenco. En 2010 tocó junto a Dave Holland en el Jazzaldia y ahora debuta en el Victoria Eugenia junto a Kiki Morente (cante), Alba Heredia (baile) y Bandolero (percusión).

- Lleva 60 años pegado a una guitarra. ¿Le parecen tantos?

- Ha sido mucho tiempo dando vueltas por medio mundo con la guitarra a cuestas pero todo este tiempo se me ha pasado volando. Ahora estoy muy ilusionado por tocar en el Victoria Eugenia por primera vez. Vamos con intención de dar el callo y sacar el concierto en condiciones.

- ¿Con qué se queda de su carrera?

- He hecho de todo, he tocado para los mayores y para los jóvenes. Me lo he pasado muy bien en esta vida flamenca que he llevado. Me han respetado todos los flamencos. Creo que me quieren y me aprecian, y eso es una ilusión muy grande. Sigo caminando porque mi pasión es la música y la guitarra.

- Ha acompañado a Juanito Valderrama, a Pepe Marchena, a Camarón de la Isla... pero la mitad de su carrera la hizo junto a Enrique Morente, con quien pasó 30 años...

- Echo mucho de menos a ese fenómeno del cante. Con él aprendí muchas cosas de la vida y de la música. Hicimos juntos 'Despegando' (1977) y 'Homenaje a D. Antonio Chacón' (1977)... De él admiro su manera de interpretar el flamenco y esa forma que tenía de coger letras de grandes poetas para llevarlas al cante.

El concierto

Cartel
Habichuela/Morente.
Lugar
Teatro Victoria Eugenia
Día
17/6/2018.
Hora
19.00 horas.
Precio
22 euros.

- ¿Y qué supone para usted acompañar ahora a su hijo pequeño?

- Kiki está en un momento muy bonito, tiene muchas ganas de seguir aprendiendo y hemos hecho ya muchas actuaciones juntos. Somos una pareja bonita de ver: él tiene 25 años y yo 74, pero sigo en la lucha, en paraje, estoy andante en el escenario, que es lo importante.

- ¿En qué se parecen padre e hijo?

- La voz de Enrique era única, incomparable, pero la de este niño también es muy bonita, tiene una afinación estupenda... Ahora mismo está cantando las mismas cosas que su padre porque es su pasión y tiene que escuchar a los mayores, pero aún es joven. Pasarán los años y el tiempo dirá cómo va funcionando en su carrera. Le queda mucho por aprender, como nos pasaba a nosotros a su edad.

- Tanto Kiki como usted proceden de dinastías flamencas importantes. ¿Eso ayuda?

- Alguna ventaja sí te da. Estás más arropado por la familia y eso está bien. Los Habichuela-Carmona llevamos cuatro o cinco generaciones en la música, es nuestra pasión...

- Estaba usted predestinado...

- A los 13 años cogí la guitarra y me fui a pegar guitarrazos a las cuevas del Sacromonte par aprender de los mayores...

- Ahora es usted quien enseña a los jóvenes...

- Exactamente. Esto es una cadena. Tengo pasión por los jóvenes, me gusta espabilarlos, darles un poco de mi guitarra para que tomen conciencia del flamenco.

«A los jóvenes les pido respeto por el cante clásico, es lo primero que deben aprender»

- ¿Qué consejos les da?

- Que tengan respeto al cante y que hagan el cante clásico, que es lo primero que deben aprender. También recomiendo tener pasión por la guitarra, ser educado y responsable con su carrera. Hay que ser noble en la vida e ir sin 'roneo' (chulería).

- Usted siempre se ha mantenido fiel a la tradición flamenca.

- Siempre, sí. La tradición es lo que falta hoy en día, debería haber más.

- ¿No le gusta cuando los jóvenes experimentan con esta música?

- También es bonito y me parece bien. Al fin y al cabo son jóvenes y ahora es el momento de que jueguen para ver qué pasa. Pero es importante que escuchen el cante antiguo porque hay muchos medios para acercarse a él: en los 60 no había tantas posibilidades.

- ¿Cómo ve a la nueva generación de cantaores? Miguel Poveda, Rocío Márquez, Arcangel...

- ...Rancapino Chico, Israel Fernández, Rafael de Utrera... Hay gente muy buena, un manojo de jóvenes que cantan muy bien y te inspiran. A esa gente hay que darle cuartelillo y cariño. Me estoy juntando con los jóvenes porque los viejos ya no están.

- Se fueron Camarón, Morente, Paco de Lucía... Su sobrino Juan Carmona dice que es usted el último mohicano...

- Eso me dicen los jóvenes, sí, que soy el último guitarrista flamenco de peso que queda. Me hace muy feliz porque veo que la gente joven me respeta y me aprecia.

- ¿Qué es lo difícil de acompañar el cante a la guitarra?

- Tocar para cante es lo más difícil, mi hermano Juan era el número uno. Lo más complicado es no molestar al cante, darle toda la grandeza de la guitarra a la voz..

- Alguna vez se ha quejado de que fuera de España se aprecia más la música flamenca... ¿Por qué?

- No sé, será la manera de pensar de España, que somos más torpes y cazurros que en el resto del mundo y no apreciamos nuestra propia cultura. Tú vas a Francia, Inglaterra, Alemania, EEUU o Japón y te tratan como a un señor: se tiene más respeto y cariño al flamenco que aquí.

- ¿Qué puede decir de sus colaboraciones con la gente del jazz?

- He tocado con genios como Dave Holland, Don Cherry... Hay que entrar al barro y aprender de la gente del jazz, abrir campo, es muy bonito... A muchos artistas del jazz les atrae el flamenco porque es una de las músicas más importantes que hay en este mundo.

- ¿Sabe ya explicar qué es el duende del que hablan los flamencos?

- No sé lo que es el duende, sólo que a veces llega de sopetón y no sabemos por qué. Yo lo siento cerca cuando hay silencio, expresión y transmisión, que es lo más bonito.

- ¿Qué habría sido usted sin la guitarra?

- ¡No lo sé! ¿Paracaidista? Nunca me lo he planteado. Yo muero con la guitarra. Es la pasión de toda mi familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos