Sonrisas y lágrimas bajo el sirimiri

Casi un millar de personas participa en el casting de 'Operación Triunfo' y 27 pasan a la segunda fase

Operación Triunfo San Sebastián
La lluvia y las bajas temperaturas no amilanaron a los casi mil aspirantes que ayer se dieron cita en el casting donostiarra de 'Operación Triunfo'. / LUSA
Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉS

Un total de 950 aspirantes cantaron bajo la lluvia en la terraza Urumea del Kursaal con el anhelo de convertirse en sucesores de Amaia, Alfred y otros concursantes de 'Operación Triunfo'. Fueron menos que en Barcelona (2.504 personas), Alicante (1.200) y Valencia (2.075) pero más que en Mallorca (525). Otro título de película musical que podría definir la jornada de ayer es 'Sonrisas y lágrimas', pues de ambas hubo en el casting que sólo superaron 27 candidatos: hoy se disputarán el paso a la segunda fase en una sesión a puerta cerrada.

A las siete de la mañana ya había unas 40 personas esperando en el exterior de los cubos de Moneo. A las 10.00, cuando comenzaron las pruebas, las enormes colas registradas durante cinco horas abarcaban más de la mitad del Paseo de la Zurriola, y ello pese a que hacía fresco y los paraguas superaban en número a las guitarras guardadas en sus fundas. «En otras ciudades os pedíamos crema solar, en el caso del #OTcastingDonostia lo que os pedimos es que no os olvidéis el paraguas. La lluvia no nos parará. ¡Queremos escucharos a todos!», proclamaba la cuenta de Twitter del programa.

«Es la primera vez que nos llueve en las pruebas de este año pero de momento la jornada va muy bien en cuanto a afluencia», destaca una abrigada Noemí Galera, responsable de la Academia de 'Operación Triunfo'en 2017 y directora de casting de la productora Gestmusic.

«Que sean ellos mismos»

Junto a ella se sientan bajo la carpa dos ayudantes, Ismael Agudo y Pablo Wessling, y también Juan Antonio, concursante de la edición anterior emocionado al ver a las colas y «volver a revivir momentos que uno jamás olvida». Feliz por la gira realizada junto a sus compañeros y a la espera de lanzar su próximo single, el cantante bilbaíno se aventura a dar unos consejos a los candidatos que esperan bajo el sirimiri: «Que sean ellos mismos, que se preparen y que apuesten por las partes de la canción que saben que les va a salir bien».

Los nervios son patentes cuando comienza el goteo de postulantes. «Están siempre como un flan: en las colas, en el segundo casting, en la academia... Es lo chulo de este formato que une las ganas y el talento con los nervios», apunta Galera antes de que se sucedan las primeras canciones: Beyonce, Billy Joel, Frank Sinatra, Vanesa Martin, algún bolero e incluso una ranchera... Hoy toca cantar a capella y prácticamente ninguno supera el minuto de prueba, y no sólo porque la actuación pueda ser floja o algún gallo inesperado emerja de la garganta de los concursantes. El jurado no necesita mucho para saber si otorga un «sí» o un«no», le basta con escuchar dos o tres breves fragmentos de distintas versiones elegidas por los propios chavales... Los escogidos para pasar a la segunda fase son señalados con una pegatina que reciben entre gritos de alborozo y saltos de alegría.

En general, las edades de los participantes oscilan entre los 18 y los 25 años. Da la impresión de que son más mujeres que hombres y su procedencia es muy diversa. Sólo hay otra ciudad del norte en la que 'Operación Treiunfo' ha organizado un casting, Vigo, así que muchos han viajado desde otras comunidades para tratar de entrar en el concurso; algunos incluso cantan sujetando el micro con una mano y apoyando la otra en su maleta trolley.

María, Nagore, Ari, Natalia, Jokin, Diego o Leire son sólo algunos de los elegidos que repiten frases como «No me lo creo», «Qué subidón» o «Estoy como en un sueño». Su alegría es compartida por los familiares que les acompañan en algunos casos. Por ejemplo, un vecino de Orkoien natural de Ezkaroz espera impaciente a que su hija Nahia Uhalde termine de dar sus datos a los responsables de la academia. «¡La acaban de seleccionar! Ya teníamos ganas porque en anteriores ocasiones hemos viajado a Bilbao, a Madrid, a Barcelona... Ella canta muy bien, es integrante del OrfeónPamplonés, estudia solfeo y toca la guitarra», destaca lleno de orgullo mientras cruza los dedos.

Todos, los 27, necesitarán una dosis extra de suerte en las pruebas que hoy tendrán lugar en un lugar secreto de la ciudad. Cantarán tres temas de distintos estilos y esta vez podrán acompañarse de instrumentos que no necesiten amplificación o con bases musicales que traerán en un 'pendrive': la organización no revelará la cifra de aspirantes que superen el trámite. El próximo 10 de julio los cazatalentos de 'OT' habrán visitado nueve ciudades españolas y estarán en disposición de celebrar el casting final en Barcelona. De esa cita saldrán entre 18 y 20 participantes para la 'gala cero' del 'reality show' en la que se elegirá a los 16 'triunfitos' de la décima edición, prevista para después del verano.

Con la música a otra parte

A media mañana la lluvia da una pequeña tregua y las pruebas continúan hasta después de las tres de la tarde ante la atenta mirada de cientos de curiosos y en medio de un gran ambiente. La alegría de los elegidos contrasta con las caras largas de quienes recibir un «no». Sin embargo, todos aceptan con deportividad la decisión de los responsables del programa y muchos insisten en lo mismo:«Otra vez será».Sin ir más lejos, es la misma frase que utilizan dos chicas de 20 años, la arrasatearra Sara Fernández que se aleja del Kursaal con la guitarra al hombro, y Paule Mallagaray, joven de Durango que probaba suerte por primera vez: «Es una pena pero al menos lo hemos intentado». Fueron mayoría, 923, quienes se marcharon con la música a otra parte pero a buen seguro, buscarán fortuna en futuras ocasiones. Habrá más casting de 'Operación Triunfo'.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos