Preparados, listos... ¡ya!

C. Tangana y Kase O. son los reclamos de la primera jornada de Donostia Festibala, que hoy y mañana reunirá a entre 14.000 y 16.000 personas

Vista general del Hipódromo./J.M. López
Vista general del Hipódromo. / J.M. López
JUAN G. ANDRÉS

A falta de unas horas para el pistoletazo de salida, el Hipódromo muestra ya el aspecto que lucirá en la octava edición de Donostia Festibala. Sin las lluvias del pasado año, el montaje ha resultado más sencillo, no hay barro y se han introducido mejoras. Los dos escenarios principales aparecen enfrenados para lograr «un mayor dinamismo» en una cita que espera reunir a entre 14.000 y 16.000 espectadores, el doble que el año pasado. En mitad de ambos tablados, se situará una de las cuatro barras que servirán bebidas en los 20.000 metros cuadrados habilitados.

Sergio Cruzado, director de la cita organizada por Last Tour y Ginmúsica, recuerda que 250 personas trabajan en la organización, producción, montaje, seguridad y servicios del festival, que este año apuesta por el transporte público y gratuito en buses-lanzadera que unirán Donostia con Lasarte-Oria. Serán 24 horas de música repartidas entre hoy y mañana con 30 grupos como Berri Txarrak, Riot Propaganda, Nathy Peluso, La Luz, Pussy Riot o Kase. O y C. Tangana. Estos dos últimos son los reclamos más importantes de la primera jornada de carreras musicales y, por tanto, sus nombres lucen con el mismo tamaño en el cartel de hoy. Ambos provienen del mundo del rap y atesoran un pasado en proyectos influyentes como Violadores del Verso y Agorazein, respectivamente.

Primero actuará el más veterano, Kase. O, alias de Javier Ibarra Ramos (Zaragoza, 1980), icono del hip hop en castellano con más de 20 años de rimas a sus espaldas. Tras el disco impregnado de jazz que lanzó en 2011, volvió por todo lo alto con 'El círculo' (2016), cuyas letras hablan sin tapujos de la crisis personal y creativa que lo mantuvo en el dique seco durante cuatro años. El propio artista ha declarado en algunas entrevistas que su intención fue terminar con la imagen de Kase. O como «superhéroe» y reconocerse como alguien que «mete la pata, sufre y llora». El músico fue Disco de Oro, estuvo nominado a varios premios –entre ellos el Grammy Latino– y realizó una multitudinaria gira por siete países que culminó en el abarrotado Wizink Centre de Madrid ante 14.000 personas.

El otro cabeza de cartel, C. Tangana, se llama Antón Álvarez Alfaro (Madrid, 1990). No se reconoce en la etiqueta del trap en la que muchos le enmarcan y prefiere optar por un término más transversal: músicas urbanas. Partiendo del underground puro y duro, ha perpetrado su asalto al 'mainstream' explorando las posibilidades del hip hop, el R&B, el dancehall y el reggaetón, en canciones y vídeos que acaparan millones de escuchas y visualizaciones en las redes. Tampoco son pocas las polémicas que genera al hablar sin tapujos de drogas, dinero y sexo. Además de sus disputas con colegas como El Nega o Yung Beef, la semana pasada recibió críticas por la escasa duración de su show de Valladolid, donde un concejal del PP le acusó de conducta inapropiada por actuar pegado a una botella de whisky. «Hay muchos chavales mirándome, pero esto es un espectáculo. Mi misión no es educar a los niños ni cortarme, sino ser lo más libre posible», decía ayer entrevistado en estas mismas páginas.

Ambos arrasarán en el Escenario Keler, que se abrirá a las 18.30 horas con The Young Wait, combo guipuzcoano liderado por Fer García que entre sus influencias cita a figuras fetiche como Neil Young, The Allman Brothers o Bob Dylan. Tomará el relevo Niño de Elche, que en pocos años se ha convertido en una de las figuras más desafiantes e innovadoras del nuevo flamenco: su último entrega, 'Antología del cante flamenco heterodoxo' (2018), es un doble disco producido por el agitador Raúl Fernández 'Refree'.

Entre la carpa y el Dabadaba

Por la carpa Thunder Bitch, así llamada por la marca del whisky canadiense mezclado con chili y canela, desfilarán otros cuatro artistas. En vísperas de la publicación de su primer álbum largo, el trío donostiarra Albert Cavalier exhibirá su rock garajero de riffs potentes y ritmos psicodélicos que no oculta su pasión por nombres como Black Lips, Ty Segall, Sonic Youth o My Bloody Valentine. Por su parte, el dúo catalán Cala Vento desplegará todo su encanto a base de guitarra, batería y voz, con una propuesta que bebe del pop, el rock y el post-hardcore, mientras que Mueveloreina, otra pareja afincada en Barcelona, mezclará trap y reggaetón con letras reivindicativas y atentas a la actualidad.

La última en pasar por la carpa será Nathy Peluso, artista interdisciplinar argentina que fusiona rap, blues, salsa y jazz, aunque su mayor referencia sean el swing y artistas como Frank Sinatra, Ella Fitzgerald o Louis Armstrong, que ella combina con su lado latino. Afincada en Madrid, su música también podría enmarcarse en los ritmos urbanos y ha logrado cierto éxito, ya que publicaciones como 'Esquire', 'Mondosonoro', 'Vogue' o 'Vice' la consideraron una de las revelaciones del pasado año.

Más

El tercer escenario, ubicado tras las gradas del Hipódromo, incluirá hoy artistas programados por el Dabadaba. La organización del festival ha dado libertad absoluta a la sala donostiarra para llevar a dicho espacio a varios grupos y DJs que sintonizan con su habitual onda estilística. Lester y Eliza, jovencísimo cuarteto bilbaíno de indie pop, inaugurará el tablado por el que luego pasará Betacam, proyecto personal del cántabro Javier Carrasco, miembro de grupos como Templeton y Rusos Blancos que en esta reencarnación artística utiliza sintetizadores, samples y cajas de ritmos.

La última banda será Pet Fennec, uno de los mayores tesoros del pop donostiarra de última hornada: liderado por Urko Eizmendi, el quinteto sorprendió el año pasado con su debut, 'Mount Pleasant', que no oculta su inspiración en el pop de guitarras de los años 90 ni en figuras del indie-rock como Pavement o Dinosaur JR. Después, el DJ donostiarra Egoitz Polas abrirá el turno de pinchadiscos en una mesa por laque desfilarán, hasta la madrugada, Manci, Alvva y Telmo Trenor.

Por último, el escenario FNAC instalado bajo las gradas recibirá a un único artista, el oñatiarra Juan Valls, cuyo estilo abraza lo mejor del folk, el country y la Americana.

Mañana, Berri Txarrak

En la segunda jornada del Donostia Festibala, mañana cobrarán importancia los ritmos más crudos y rockeros, con Berri Txarrak como incontestable cabeza de cartel. Otras actuaciones destacadas serán las del grupo ruso de punk feminista Pussy Riot, el combo burgalés de folk, punk y rock La M.O.D.A., el cuarteto estadounidense de surf rock La Luz y la banda de rapcore Riot Propaganda, surgida de la unión de Los Chikos del Maíz y Habeas Corpus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos