El adiós de Delorean tras 18 años de éxitos

El cuarteto guipuzcoano habla con franqueza de su disolución y de su carrera sin parangón en Euskadi | «No encontrábamos una idea fuerte y hemos preferido no forzar un nuevo disco», afirman sus componentes

Los componentes del grupo 'Delorean'/DV
Los componentes del grupo 'Delorean' / DV
Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉS

Durante unos años 'Delorean' fue la banda vasca con mayor proyección internacional de la escena independiente, pero antes del verano comenzaron a pensar «en serio» que debían dejarlo.

«Siempre hemos trabajado en proyectos y por metas, y al ver que como grupo no teníamos nada en mente, nos reunimos y nos dimos cuenta de que todos sentíamos que era el momento de dejarlo. Da pena, pero al ser una decisión compartida, creo que todos hemos sentido cierta liberación», asegura Guillermo Astrain (guitarra) en esta entrevista compartida con Igor Escudero (batería). La banda que completan Ekhi Lopetegi (voz y bajo) y Unai Lazkano (teclados) ofrecerá mañana su penúltimo concierto en Donostia antes de la minigira de despedida, aunque en esta ocasión el repertorio se centrará en el último de sus seis discos, 'Mikel Laboa'.

- ¿La retirada obedece a motivos creativos?

- Guillermo Astrain. No al 100% pero sí en cierta medida. Nuestros mayores aciertos ocurren cuando los cuatro conectamos con una misma idea musical, como ocurrió en 'Delorean' (2004), 'Subiza' (2010) o 'Mikel Laboa' (2017). Esta vez no hemos sido capaces de encontrar una idea fuerte con la que conectarnos y hemos preferido no forzar un nuevo álbum.

-Igor Escudero. Solemos hacer muchas maquetas individualmente y luego ponemos las ideas en común para ver por dónde va la cosa. Esta vez nos quedamos aún en el proceso de encontrar la semilla o idea central, pero en mi opinión, el asunto pintaba bien porque hemos hecho 'demos' guapísimas durante los últimos dos años. Sin embargo, a la hora de ponernos serios, el hecho de enfrentarnos a otro disco, otro verano de gira, de promoción y vuelta de nuevo a la casilla de salida se nos ha hecho cuesta arriba. Tenemos otros trabajos más 'normales' al margen de la música y queríamos probar otras cosas en la vida aparte de estar en una banda. Son 18 años y estamos muy orgullosos de nuestra carrera: hemos conseguido muchas cosas y eso es con lo que nos quedamos.

El concierto

Artista
Delorean
Lugar
Sala Dabadaba.
Día
Mañana a las 21.30 horas
Entradas
15/20 euros

- G.A. Podríamos haber hecho un álbum más pero tampoco creo que nos quedara mucho más recorrido. Ya con 'Mikel Laboa' queríamos movernos a otros contextos que conectaran mejor con el presente de la banda pero tras un buen disco y un buen directo, nos encontramos con un vacío que nos obligaba a volver a un lugar que ya habíamos dejado atrás.

- ¿No insistir en la misma fórmula ha sido su gran obsesión?

- G.A. Somos conscientes de nuestra inquietud e inconformismo, que son tanto virtud como defecto, y siempre hemos sabido que cada disco representaría lo que somos en ese momento. Así ha sido hasta el final.

- Cabe pensar, por tanto, que lo dejan por miedo a repetirse…

- G.A. No creo. Siempre que hemos empezado a hacer música estábamos flipados con algo nuevo que nos empujaba a probar cosas, sólo que esta vez no existía ese impulso común.

- Sorprende su franqueza al hablar de los motivos de la retirada. Otros grupos dan más rodeos o caen en la grandilocuencia…

- G.A. Para mí es normal explicarlo así… Además, el rock tiene tantos clichés que la gente da por hecho que hemos discutido, y aparte de estar mayores para andar peleándonos, nos queremos demasiado. (Risas)

- En efecto, su historia no puede entenderse sin la amistad de aquellos chavales de Zarautz que hace 18 años se movían la escena hardcore y se lanzaron a una onda más relacionada con el post-punk o la new wave… ¿Cómo fue ese salto?

- I.E. Tomás, nuestro primer guitarrista, venía más de escuchar The Cure y cosas así, y en los primeros discos se nota más ese mejunje. Si te flipa descubrir cosas no es tan descabellado pasar del hardcore a New Order, porque ellos también venían de un background punk y suenan cacharreros. Y luego de New Order pasas a Daft Punk y de ahí al techno y así sin parar…. Toda la vida hemos devorado música y hemos tenido la necesidad de escuchar algo fresco y excitante en cada momento. Eso lo conservamos a día de hoy.

- Primero publican el popero 'Silhouettes' (Underhill, 2001), que lo consideran más una suerte de maqueta que su primer disco…

- I.E. Es que fue lo primero que compusimos sin tener ni idea de nada, pero como anécdota, diré que había un tema con autotune. (Risas)

- En 'Delorean' (B-Core, 2004) siguen mandando las guitarras pero empiezan a encontrar su propia voz. Aquel «pop siniestro y adrenalínico revisado con actitud punk y actual» les granjea las primeras críticas positivas y las giras…

- I.E. En el terreno hardcore en el que nos movíamos la gente giraba por Europa y nos lanzamos de lleno: tocamos en casas autogestionadas por Alemania y Holanda, y sin comerlo ni beberlo, de repente la música nos daba ingresos suficientes para vivir de ella. No teníamos un horizonte claro, pero se fue dibujando.

- En el EP 'The Metropolitan Death' (B-Core, 2005) su música aún es orgánica, pero abrazan los ritmos bailables…

- I.E. En esa época estábamos de lleno escuchando techno y trance y queríamos reflejar eso en nuestras producciones, pero claro, lo hicimos con instrumentos reales y nos quedamos a medio camino…

- 'Into the plateau' (B-Core, 2006) confirma el alejamiento del rock, Guillermo sustituye a Tomás Palomo y con el EP 'Ayrton Senna' (Mushroom Pillow, 2016) llega la consagración… Logran reseñas en medios como 'The Guardian' o 'NME', y la publicación americana 'Pitchfork' les da una nota de 8,4.

- G.A. Era uno de los medios más influyentes a escala global, por lo que ya sabíamos lo que eso significaba.

«Queremos que los últimos conciertos sean una celebración conjunta»

Delorean recalará mañana en el Dabadaba para ofrecer su homenaje electrónico a Mikel Laboa y el día 30 repetirá esquema en Pamplona, donde además contará con la colaboración especial de Oreka TX a la txalaparta. «Va a ser irrepetible, así que os animamos a venir», apunta Igor Escudero.

Por último, a principios de 2019 tendrán lugar las actuaciones de despedida propiamente dichas. «El anuncio del adiós nos ha hecho conscientes de lo que Delorean ha significado para mucha gente y para nosotros mismos. Queremos que los últimos conciertos sean una celebración conjunta», dice Guillermo Astrain de cuatro citas que tendrán lugar en Donostia (26 de enero en Intxaurrondo), Barcelona, Madrid y Bilbao. Invitarán a personas con las que han compartido el viaje y recuperarán temas que llevan tiempo sin tocar, aunque el grueso del repertorio se centrará «en la segunda vida del grupo, la que comenzó con 'Ayrton Senna' (2009)». «Tampoco queremos prefabricar ninguna épica. Simplemente haremos lo de siempre: juntarnos a tocar canciones para que la gente las disfrute con nosotros», concluye.

- Con 'Subiza' (Mushroom Pillow, 2010) alcanzan un éxito planetario jamás logrado antes por una banda vasca. Ese año giran hasta cinco veces por EEUU, actúan en Europa, América, Asia y Oceanía… Se convierten en referencia mundial de la música electrónica.

- I.E. Fue una etapa muy bonita de aprendizaje y de conocer mundo a través de emociones muy fuertes.

- ¿Pero digirieron bien el éxito? ¿Condicionó su proceso creativo?

- G.A. Cuando estás ahí, la atención mediática tiende a generar una expectativa concreta sobre lo que haces. En ese caso, tienes dos opciones: o haces lo que se espera de ti o haces algo distinto y mejor. Si no cumples ninguna de esas dos cosas te quedas fuera. Por ejemplo, 'Ayrton Senna' fue recibido como algo fresco y novedoso. Para entonces ya estábamos terminando 'Subiza' y llevando aquella idea más allá. Aparecer con algo aún más fresco generó un aumento de expectativas que 'Apar' (Mushroom Pillow, 2013) no llegó a satisfacer. Hay que tener ideas muy sólidas y claras para que esa presión no condicione tu proceso creativo.

- En 2013 sufrieron un secuestro virtual en México y durante varias horas aparecieron en la sección de Sucesos y no en Cultura. ¿Les costó recuperarse del trance?

- G.A. Desde el principio supimos que aquello era una mala experiencia personal sin ningún recorrido público: había que dejarla atrás y seguir con nuestra vida y así lo hicimos.

- El eco mediático en torno a Delorean comenzó a remitir con 'Muzik' (Phlex, 2016). Las críticas ya no son tan buenas…

- G.A. Yo veo muy buenas ideas en ese disco pero he de confesar que me transmite cierta desorientación.

I.E. Me gustan todos los temas de 'Muzik' pero al disco le falta un hervor: me da la sensación de que íbamos con el freno de mano echado, aunque en directo los temas son muy divertidos de tocar.

- Resulta curioso que sea en su último trabajo, 'Mikel Laboa' (Elkar, 2017), en el que Delorean mira directamente a la cultura vasca con una visión contemporánea.

- G.A. No estaba previsto que fuera el último disco pero me parece que expresa muy bien lo poco acomplejados que hemos sido a la hora de adaptar discursos del pasado. Nos exigió recuperar cierta valentía que estábamos perdiendo y nos ayudó a reconectar con la esencia de lo que somos, un grupo vasco de música electrónica probando cosas.

- En el disco suena sampleada la voz de Laboa. ¿Nunca antes habían pensado utilizar el euskera?

- G.A. Sí, a veces, pero por alguna razón, nunca dimos ese paso.

- ¿Cómo quisieran ser recordados?

- I.E. Como un grupo de amigos que viajaron por todo el mundo haciendo lo que le dio la gana y conociendo a gente en todas partes. Eso no tiene precio.

- ¿Se sienten pioneros por haber abierto brecha a otros grupos?

- I.E. Sinceramente, no. En la música el azar es fundamental, pero sí nos hace ilusión cuando alguien nos dice que le hemos inspirado o le hemos ayudado a creer que «es posible».

- ¿Cuáles son ahora sus planes?

- G.A. Yo quiero seguir haciendo música y recuperar ideas abandonadas, pero de momento colaboramos con otra gente. Ekhi está produciendo el disco de E. J. Marais, hace música para publicidad y da clases en la universidad. Igor anda en el mundo el management, mientras que Unai es técnico de directo con Rosalía y hace diseño de sonido para mappings. Yo estoy creando un pequeño sello llamado Andanada para editar proyectos más o menos experimentales y realizar y producir música y vídeo.

- ¿Sería factible una reunión de Delorean de aquí a unos años?

- G.A. Quién sabe...

«No nos hemos peleado; ya estamos mayores para eso y nos queremos demasiado»

«Hay que tener las ideas muy claras para que la presión del éxito no condicione la creación»

«Laboa nos ha ayudado a reconectar con lo que somos: un grupo vasco de música electrónica»

«Nos gustaría ser recordados por viajar por todo el mundo y hacer lo que nos dio la gana»

 

Fotos

Vídeos