Mahler contra el desamparo

José Ramón Aramendi, Iñigo Pirfano, Eneko Goia y Santiago Zayas. /Morquecho
José Ramón Aramendi, Iñigo Pirfano, Eneko Goia y Santiago Zayas. / Morquecho

Más de 200 músicos participan en el concierto solidario que el Colegio Mayor de Ayete organiza el día 1 en el Kursaal en favor de Cáritas

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

Más de doscientos músicos, entre orfeonistas e instrumentistas de la Orquesta Reino de Aragón, ofrecerán el próximo día 1 en el Kursaal el concierto solidario que por 11ª vez organiza el Colegio Mayor de Ayete de Donostia, para recaudar fondos destinados a las personas sin hogar con las que trabaja Cáritas.

El concierto, presentado este lunes por el alcalde de Donostia, Eneko Goia, junto al director de orquesta, Iñigo Pirfano, el responsable del Colegio Mayor, Santiago Zayas, y el director de Cáritas Gipuzkoa, José Ramón Aramendi, se centrará en la interpretación de La Segunda Sinfonía de Gustav Mahler, una pieza «conmovedora» que alberga la capacidad de «transformar los corazones», en palabras de quien llevará la batuta.

Pocas veces hay ocasión de asistir a un concierto que reunirá a más de dos centenares de músicos sobre el escenario del Kursaal, «un sueño hecho realidad», señaló Zayas, que destacó la vertiente solidaria impulsada desde el Colegio Mayor con el apoyo de Tecnun: «Los universitarios que participan en la organizacfión del concierto a prenden a mejorar la sociedad, en este caso, a través de la cultura».

Pirfano destacó desde su experiencia en el extranjero el prestigio del Orfeón Donostiarra más allá de nuestras fronteras y evocó la muerte hace diez años de su padre y maestro, ya que también fue director de orquesta. Goia, por su parte, se felicitó por la oportunidad de apoyar esta iniciativa solidaria y destacó el «final espectacular» de la composición elegida para el concierto.

Las entradas, ya a la venta en la taquilla y la web del Kursaal, así como en www.conciertosolidario.org, tienen precios de 25, 40 y 50 euros. Además, en esta última web hay un fila cero disponible para quienes, no pudiendo asistir al concierto, quieran realizar alguna aportación. Hasta el momento, se han vendido 500 entradas de las 1.800 que salieron a la venta, aunque los organizadores confían en llenar el Kursaal, conocedores por ocasiones anteriores de que la mayor parte del público se decide a asistir la última semana.

Aramendi transmitió su gratitud a todas las entidades implicadas y recordó que aunque «Donostia es una ciudad privilegiada» con un índice de paro por debajo del de otras localidades del entorno, «aún hay personas con necesidades muy serias». Es el caso de los 845 'sin hogar' a cuyos cuidados irá destinada la recaudación.

Oferplan