«En el blues, como en la cocina, conviene no sobrecargar el plato»

Karlos Arancegui, Jon Aira, Gorka Azpiroz, Nando Neira y Paul San Martín./MAKOKI (HAZTEN HASTEN)
Karlos Arancegui, Jon Aira, Gorka Azpiroz, Nando Neira y Paul San Martín. / MAKOKI (HAZTEN HASTEN)

La banda donostiarra Mojo Hand presenta esta noche en Altxerri un disco de debut en el que abundan las versiones de clásicos del blues

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉS

El bar Altxerri acogerá hoy sábado el concierto de presentación del disco homónimo de debut de Mojo Hand, banda donostiarra surgida en 2016 de las cenizas de The Back Tracks, que facturaba versiones de soul y de funk. Cuando el vocalista Gorka Azpiroz regresó a la capital guipuzcoana tras residir un tiempo en Barcelona, fundó junto al guitarrista Jon Aira un nuevo proyecto basado en el blues e incorporaron tres ilustres músicos: el bajista Nando 'Lutxo' Neira (Ruper Ordorika, Rafael Berrio), el pianista Paul San Martín y el batería Karlos Arancegui (Bide Ertzean, Elena Setién).

Según apunta Azpiroz, el nombre del combo alude a «un embrujo vudú» que consistía en «meter en una bolsa de tela hierbas, semillas, palos y elementos relacionados con la brujería junto a la mano de un muerto». «Esa bolsa la escondías en algún lugar de tu casa y te ofrecía protección», explica el cantante, atraído por la «subcultura del blues» y, en especial, por «esa 'locura' que fueron los campos de algodón», de donde salieron gran cantidad de 'monstruos' musicales.

El concierto

Cartel
Mojo Hand. Lugar: Bar Altxerri (Donostia).
Día y hora
Hoy (21.00).
Entrada + Disco
10 euros.

Algunos de ellos aparecen en 'Mojo Hand' (Gaztelupeko Hotsak, 2019), un disco grabado en Pottoko Studio con Fredi Peláez a los mandos y compuesto en su mayor parte por versiones de grandes del género. Sin ir más lejos, el álbum se inicia con temas escritos o popularizados por los 'tres reyes' del blues: B.B. King ('Bad Case Of Love'), Albert King ('The Hunter') y Freddie King ('What About Love'). También hay otros clásicos como 'Walking The Dog' (Rufus Thomas) o 'She Caught The Katy' (Taj Mahal) y piezas con un sabor más cercano al funk ('Ain't No Big Deal On You') o al rock and roll de Chuck Berry ('Carol').

«Hemos intentado reunir un repertorio que representa las diferentes épocas, estilos e influencias del blues», asegura Gorka Azpiroz, cuya obsesión ha sido doble: rescatar melodías que les «encantan» y «hacer un repertorio ameno, completo y variado». Además de las versiones, el álbum incluye un título original, 'Dead Husband', que marca la senda a seguir en futuros trabajos: «Estamos componiendo nuevo material y la idea es que en nuestro siguiente disco todas las canciones sean nuestras».

Un menú que apetece repetir

Si algo sorprende en este debut, es la escasez de solos discursivos y de momentos aptos para el lucimiento personal de varios intérpretes conocidos por su enorme talento. Si se exceptúan los seis minutos de 'Have You Ever Loved a Woman', en los que sí hay algunos desarrollos instrumentales, el resto de temas rondan los tres minutos y huyen de la actitud de esos típicos músicos de blues que «acaban siendo unos pesados». «En el blues, como ocurre con la cocina, conviene no sobrecargar el plato, sino servirlo en la proporción adecuada. Por eso son tan cojonudos los huevos fritos con chorizo, porque no necesitan más», bromea Gorka Azpiroz, que con Mojo Hand busca obtener «la respuesta a un buen menú que no resulte pesado y que te apetezca repetir».

El otro objetivo es sonar auténticos, es decir, que llegado el caso les escuchen en Chicago y el público diga: «Estos tipos serán del País Vasco pero parecen de aquí». «Es lo que hemos buscado desde el minuto uno, ser creíbles, y como yo en concreto soy especialmente maniático con las letras y la pronunciación, hemos recibido con agrado las buenas críticas en ese sentido. Un género musical de un país debe ser respetado tanto en el estilo como en el acento y el idioma», sostiene este cantante autodidacta de formidable voz negroide.

Tras el concierto de hoy, Mojo Hand actuará el día 26 den Plazate Taberna de Beasain; el 28 en el bar Polka de la donostiarra Plaza Sarriegi ; el 13 de agosto en el kiosko del Boulevard y el 24 de agosto en el Alboka de la capital guipuzcoana, donde actuarán en formato acústico.