Berri Txarrak inició en Gernika su despedida, que quiere convertir en «una fiesta»

Berri Txarrak inició en Gernika su despedida, que quiere convertir en «una fiesta»

SILVIA CANTERA

Berri Txarrak inició el viernes en Gernika el primero de los conciertos de una minigira de despedida que quiere convertir en una fiesta. «Nuestro objetivo es celebrar los 25 años que cumple la banda», pidió sobre el escenario Gorka Urbizu nada más salir a tocar al Astra de Gernika.

El concierto arrancó con 'Beude', una canción que homenajea a las salas de conciertos y que da nombre a la minigira por locales pequeños y gaztetxes que les tendrá ocupados durante los próximos dos meses. Una forma de reconectar con sus inicios en garitos. Les espera un año frenético, con fechas aún por determinar que les llevará de nuevo hasta Asia y América, y que tendrá su colofón a finales de noviembre en Pamplona con las dos últimas citas de su Ikusi Arte Tour.

Durante algo más de una hora y media el power-trío ofreció varias píldoras de sus dos últimos discos y se explayó con sus éxitos pasados. «Vendrán canciones tristes, pero estamos de celebración», anunció Urbizu antes de entonar 'Kanta goibelak'.