Azpeitia acoge este jueves el primero de los dos conciertos de Berri Txarrak en Gipuzkoa

El trío Berri Txarrak -David González, Galder Izagirre y Gorka Urbizu-, durante la pasada edición del Donostia Festibala en el hipódromo./J.G.A.
El trío Berri Txarrak -David González, Galder Izagirre y Gorka Urbizu-, durante la pasada edición del Donostia Festibala en el hipódromo. / J.G.A.

El domingo también actuará en el gaztetxe de Ibarra mientras la banda trabaja para conseguir una cita «multitudinaria»

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉS

El recién iniciado 'Ikusi Arte Tour 2019' recalará este jueves en San Agustin Kulturgunea de Azpeitia, donde Berri Txarrak ofrecerá el primer concierto guipuzcoano de su despedida tras anunciar un «parón indefinido». La segunda y por ahora última actuación en el territorio se celebrará el domingo en el gaztetxe de Ibarra y, como ocurre con todas las funciones programadas en tierras vascas, tampoco quedan entradas porque se agotaron ipso facto. Sólo hay localidades para algunas citas en ciudades españolas y para las programadas en Europa, América y Asia.

Miles de seguidores se han quedado sin tickets para la minigira 'Beude', que estos días pasará por una docena de espacios de pequeño aforo, y también para acudir a grandes recintos como el Navarra Arena, donde el 22 y 23 de noviembre concluirá la aventura de Berri Txarrak. Sin embargo, el trío rockero trabaja sin pausa para ofrecer en verano una cita «multitudinaria e histórica» en un lugar por concretar. «Es más fácil comprar una entrada para vernos en Sidney que aquí», lamentaban el jueves en Lekunberri: «Queremos que nadie se quede sin poder vernos en Euskal Herria».

De momento, la opción de una tercera fecha en el Navarra Arena parece descartada porque Gorka Urbizu no desea forzar su garganta durante tres noches consecutivas ante 10.000 personas: «Quiero disfrutar de esas actuaciones». Por ello, muchas miradas se dirigen ahora a Donostia, donde Berri Txarrak no ha conseguido atar ningún concierto pese al clamor de sus fans, que se cuentan por miles en la ciudad: en 2015 llenaron Intxaurrondo durante cuatro días seguidos.

El trío ha agotado en poco tiempo las entradas para todos los conciertos de su despedida en tierras vascas

La oficina del grupo trabaja para conseguir una gran cita cuyas entradas no se agoten en unas horas

Esa actuación podría ser en Donostia, como piden los seguidores de la banda, o en las otras dos capitales

El grupo reconoció haber hecho movimientos para conseguir esa fecha y, de hecho, su intención era utilizar la comparecencia de la semana pasada para anunciar un «bombazo»: una actuación masiva y sin precedentes para una banda euskaldun en el estadio de Anoeta. Las obras del recinto, sin embargo, han hecho inviable una opción que valoraron seriamente. En la rueda de prensa se les preguntó por espacios como el Velódromo, pero se les quedaría «pequeño» para lo que ellos buscan: «Un lugar en el que no se agoten las entradas en una hora ni en un día». Illunbe no destaca por su buena acústica y el polideportivo J.A. Gasca no está operativo por problemas técnicos; basta recordar la suspensión del concierto que el año pasado iban a ofrecer allí Belako y Fermin Muguruza.

Pese a todo, Berri Txarrak sigue trabajando en busca de una alternativa, y según confirmó este martes su oficina a este diario sin avanzar más datos, sobre la mesa tienen «dos propuestas» que no saben si fructificarán. En cualquier caso, aclaran, si la opción de Donostia no prospera, también existe la posibilidad de estudiar más opciones en las otras capitales vascas: Vitoria y Bilbao.

Una gira para celebrar

Urbizu y sus compañeros, David González y Galder Izagirre, insistieron en que la despedida no debe convertirse en un «velatorio, un drama o un funeral», sino en motivo de celebración de la historia de una banda que comenzó su andadura hace ahora 25 años. «Devolveremos el tsunami de cariño desde el escenario», prometió el cantante en alusión a las múltiples adhesiones recibidas y a la premura con la que sus seguidores han agotado las entradas.

La gira es un fiel reflejo del amplio espectro social y sonoro que abarca Berri Txarrak, que actuará en espacios como el gaztetxe de Altsasu, con capacidad para unas cien personas, y en recintos y festivales para varios miles de personas, algunos tan distintos como el Resurrection Fest, el Dr. Music, el Cruilla o el The Juergas Rock Fest. «Berri es un camaleón con traje adecuado para todas las fiestas», bromeaba David González. En estos primeros días han pasado ya por Gernika, Biarritz y Bilbao, donde actuaron ayer y repiten hoy. Tras visitar Azpeitia mañana, el sábado actuarán en el frontón de Lekunberri, justo donde dieron su primer concierto en 1994, y al día siguiente lo harán en Ibarra.

Hasta noviembre han programado medio centenar de actuaciones, aunque aún se anunciarán varias fechas más. «Lo que se ha comunicado hasta ahora es algo más de la mitad, pero quedan muchos más conciertos», advirtió el grupo, que pasará por Holanda, Francia, Alemania, Estados Unidos, México e incluso Asia. En los últimos meses han ensayado «duro» para preparar un repertorio de 80 canciones que comprenden toda la discografía de la banda. «Eso no quiere decir que las vayamos a tocar todas en cada concierto, ¿eh?», se apresuraron a aclarar.

Berri Txarrak