Muere David Bowie, un héroe de la música

David Bowie./
David Bowie.

El cantante, que acababa de cumplir 69 años, publicó el viernes pasado su último álbum, 'Blackstar'

COLPISA / AGENCIASMadrid

David Bowie falleció este domingo a los 69 años de edad, tras 18 meses de lucha contra el cáncer. Precisamente, el artista británico, autor de temas como 'Starman' y 'Space Oddity', publicaba el pasado viernes 'Blackstar', su último álbum, en el día en el que cumplía 69 años.

Más información

La noticia se publicaba inicialmente en las cuentas de Twitter y Facebook del actor y músico y, posteriormente, su hijo, el cineasta Duncan Jones, la confirmaba. "Lamento mucho y me entristece decir que es cierto. Estaré fuera de las redes durante un tiempo. Os quiero a todos", ha escrito el hijo del cantante en su perfil en Twitter.

David Bowie, de 69 años, "falleció hoy en paz rodeado por su familia tras una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer", informaba minutos antes su cuenta de Twitter oficial. "Aunque muchos de vosotros compartiréis esta pérdida, os pedimos respeto por la privacidad de la familia durante este tiempo de dolor", añadía.

En 2013, David Bowie eligió también el día de su cumpleaños para lanzar su anterior disco, 'The Next Day', publicado una década después de su anterior trabajo ('Reality'), con el que realizó su última gira. Aquel regreso fue del todo inesperado, pues se grabó prácticamente en secreto y supuso la vuelta de un Bowie en plena forma. A pesar de que fue tentado en numerosas ocasiones, el regreso a los escenarios no se produjo nunca. Tampoco daba entrevistas desde hacía años. Sus canciones, sin embargo, sí volvieron a sonar en directo en un musical llamado 'Lazarus', que Bowie estrenó en diciembre en Nueva York.

«'Blackstar' fue su regalo de despedida»

El productor musical y amigo personal de David Bowie, Tony Visconti, dijo hoy que su último álbum, "Blackstar, puesto a la venta el pasado viernes, fue "su regalo de despedida" para el mundo. Visconti, que produjo desde sus inicios en los años 60 la música del artista, fallecido ayer a los 69 años de cáncer, señaló en un mensaje en Facebook que su muerte fue, como su vida, "una obra de arte".

"Siempre hizo lo que quería hacer. Y lo quería hacer a su manera y lo quería hacer de la mejor manera. Su muerte no ha sido distinta de su vida: una obra de arte", afirma. "Hizo 'Blackstar' para nosotros, su regalo de despedida", añade el productor.

"He sabido durante un año que así sería. Pero no estaba preparado. Era un hombre extraordinario, lleno de amor y de vida. Siempre estará con nosotros. Por ahora, está bien llorar", declara. El fallecimiento de Bowie, que llevaba 18 meses enfermo de cáncer, se anunció hoy en su página de Facebook y fue confirmado por su hijo, Duncan Jones, que pidió privacidad para la familia en estos momentos de duelo.

'Blackstar', su vigésimo quinto álbum de estudio, difundido el mismo día que cumplía 69 años, está lleno de simbolismos y contiene lo que parecen referencias a la muerte. Con solo siete temas y unos 45 minutos de duración, es el único trabajo que no tiene una imagen del músico en la portada, sino que en su lugar hay una estrella negra. El primer sencillo, "Lazarus", presentado el 17 de diciembre y cuyo vídeo se estrenó el jueves, empieza con la letra: "Mira aquí arriba, estoy en el cielo, tengo cicatrices que no se ven, tengo drama, no puede robarse, todo el mundo me conoce ahora". Y acaba: "Igual que un pájaro azul. Seré libre. ¿No es eso típico de mí?".

De hecho la canción que da nombre al montaje se incluye dentro de 'Blackstar', su último larga duración, que es el disco número 25 en la larga trayectoria de Bowie. El artista inició su trayectoria en la música a mediados de los sesenta pero fue con la publicación de 'Space Oddity' (1969), originalmente llamado 'David Bowie', cuando empezó a cosechar éxito. 'The Man Who Sold the World' (1970), 'Hunky Dory' (1971), 'The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars' (1972) y 'Aladdin Sane' (1973) vinieron después.

Otros de sus éxitos son la conocida como 'Trilogía de Berlín', una serie de álbumes de David Bowie grabados en colaboración con Brian Eno en la década de 1970 ('Low', 'Heroes' y 'Lodger').

Biografía

El cantante y compositor, que modeló su carrera en sucesivas reencarnaciones, a través de los personajes de Ziggy Stardust, Aladdin Sane o Thin White Duke, era un intérprete todoterreno y visionario que influyó en varias generaciones de artistas.

Tan en su salsa con Beckett y Nietzsche como con sus amigos Lou Reed o Iggy Pop, pasó su vida experimentando numerosos géneros musicales, con frecuentes incursiones en el mundo del cine, el teatro, la moda o la pintura.

Más de 140 millones de discos vendidos, la influencia ejercida en colegas de profesión como Lady Gaga, Placebo o Blur, o aún el millón de visitantes que logró su exposición itinerante, 'David Bowie Is', lanzada en 2013 en Londres, avalan el alcance de su éxito.

David Robert Jones nació en el 8 de enero de 1947 en el seno de una familia humilde de Brixton, un barrio popular del sur de Londres. Una pelea a los 16 años dejó la pupila de su ojo izquierdo permanentemente dilatada, confiriéndole la extraña mirada que se convirtió en una de sus señas de identidad. Fue en ese momento cuando dejó los estudios y comenzó su carrera musical. Su primer éxito llegaría en 1969 con 'Space Oddity', una balada mítica que narraba la historia de Major Tom, un astronauta que se pierde en el espacio.

Paralelamente, siguió cursos de mimo que, junto a su gusto por los disfraces, la moda o el teatro kabuki, lo ayudarían a transformarse en el hombre de los mil rostros. A partir de 1972 comenzó el vals de personajes: primero, Ziggy Stardust, la estrella andrógina que lanzó su periodo glam rock, y después, personajes de locura decadente, del nazi cínico al rebelde de aire turbado. Tras esas máscaras, David provocaba, multiplicaba las declaraciones contradictorias, especialmente sobre su orientación sexual, alimentaba crónicas mundanas, grababa discos sin igual, irritaba y fascinaba al mismo tiempo. La ambivalencia sexual es uno de los temas recurrentes de sus canciones, junto al miedo y la alienación, con un modo de vida autodestructivo como telón de fondo.

En 1975, hizo su primera incursión en el mercado estadounidense con 'Fame', un tema coescrito con John Lennon, que llegó al número 1 de las listas de éxitos, así como el álbum 'Young Americans'. El cantante se mudó a Estados Unidos con su mujer Angie, y un año después, a Berlín Occidental, con su hijo Zowie, dejando tras de sí una vida marcada por la cocaína. De 1976 a 1979, durante su época berlinesa, produciría junto a Brian Eno una trilogía (Low, Heroes y Lodger) que allanó el camino a nuevas corrientes musicales como el postpunk y la cold wave.

Su álbum 'Let's dance' en 1983, conquistó a un público más joven en las pistas de baile, si bien, a partir de 1988, su periodo hard-rock con el grupo Tin Machine recibió una acogida más bien tibia.

En el cine

En el cine, Bowie actuó en 'Feliz Navidad, Mr. Laurence' de Nagisa Oshima, 'El ansia' de Tony Scott o 'La última tentación de Cristo' de Martin Scorsese. En 1992 se casó con la modelo somalí Iman, con quien tuvo una hija, Alexandria. Después Bowie retomó su carrera en solitario y en 1999 desveló su álbum 'Hours' en internet, autorizando la descarga previo pago.

Hasta principios de los años 2000, encadenó discos y giras, pero un accidente cardiovascular en junio de 2004 en el escenario de un festival alemán terminó ese periodo. Obligado a un largo reposo forzado, sus apariciones pasaron a ser raras, con apenas alguna actuación estelar junto a The Arcade Fire, Alicia Keys o el exguitarrista de Pink Floyd, David Gilmour.

Cuando crecían los rumores alarmantes sobre su estado de salud, en 2013 sorprendió con un álbum lleno de vida, 'The Next Day'. "Aquí estoy, no precisamente muriéndome", lanzó, rabioso, aludiendo a la letra de la canción que daba nombre al disco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos