Libe García de Cortázar, la gran escapada

Bien acompañada. Libe y dos de los chicos de su grupo./
Bien acompañada. Libe y dos de los chicos de su grupo.

Paisajes de rock oscuro para el debut en solitario de la baqueteada teclista vitoriana

JON MARTIJA

Tras militar en grupos como Neubat, Ekon, Izaki gardenak o apoyando a Sorkun, Libe García de Cortázar presenta 'ihesaldi handia'. Largos desarrollos, atmósferas y letras tenebrosas, y uno de esos discos que va creciendo con las escuchas. Le acompañan un viejo camarada como el bajista Atxus Acosta (Neubat, Sorkun, Vicepresidentes), el guitarrista Txus Villalabeitia (Same Old, Eh!) y Eneko de Arza (Naüt, Trumbo) a la batería.

-Tu propuesta no se aleja mucho de los grupos en los que has militado.

-Musicalmente me he desarrollado con todas esas bandas. En Neubat hacía las líneas de órgano, pero en este caso las ideas han nacido de mí, aunque de una manera u otra lo que he mamado con esos grupos también está presente: somos lo que escuchamos y lo que hacemos.

-No se nota que seas la teclista: ¡las teclas no tienen mucho protagonismo!

-Lo que más me gusta es cantar. El piano me ayuda mucho para componer, pero no es que sea gran pianista. Sí hay una canción ('Hustua') que es voz y piano, pero he procurado no meterme en demasiados berenjenales con el instrumento: le tengo cierto miedo. Al final es el apoyo para la voz.

-¿Qué aportación ha realizado Joseba Ponce (Dut, Kuraia) al disco?

-Compuso y grabó una de las canciones y en otras 5 hizo los arreglos de bajo, guitarra y batería con el ordenador. Le mandaba la voz y la estructura inicial por mail y enfocábamos la canción. Luego, con la banda cada uno hacía sus arreglos y las adaptaba a su forma de tocar.

-Hay otro músico con una aportación importante: Jon Basaguren (Izaki gardenak).

-Soy euskaldunberri, aunque pienso que en castellano también me costaría bastante hacer un texto. Las letras que he hecho yo son sencillas, muy simbólicas, pero Jon tiene una facilidad bestial para escribir y dice las cosas de una manera muy bonita. Yo le pedí ayuda con alguna de las canciones y su aportación ha sido maravillosa.

-Siendo euskaldunberri, ¿te ha resultado complicado hacer el disco en euskera?

-Lo paso peor con las entrevistas que cantando porque no me sé expresar del todo bien. Eso sí, tenía claro que quería cantar en euskera. Lo he aprendido tarde, pero estoy súper orgullosa, y me encanta su sonoridad. Cantando me siento más cerca del euskera que de cualquier otro idioma.

-Casi todas las canciones están cerca o por encima de los cinco minutos.

-Me gusta que las canciones tengan una progresión. El resto de integrantes de la banda también vienen de grupos que funcionan parecido: nos gusta que pasen cosas dentro de las canciones.