La generación maldita del punk euskaldun

Jul bolinaga , Eduardo Mancebo «Portu» (fallecido en 1997), Txerra Bolinaga , Carlos «Mahoma» (fallecido en 2003) /
Jul bolinaga , Eduardo Mancebo «Portu» (fallecido en 1997), Txerra Bolinaga , Carlos «Mahoma» (fallecido en 2003)

El fallecimiento de Jul Bolinaga, guitarrista de RIP, se une a una larga lista de muertes dentro del llamado 'rock radical vasco'

ION MARTÍNEZ TAUS

Este sábado, el ex guitarrista de la banda punk RIP, Jul Bolinaga, fallecía en mitad de un concierto en Bergara. El artista estaba actuando junto al grupo 'The Potes' en el gaztetxe de la localidad, cuando en mitad de la canción 'Condenado' se sintió indispuesto y acto seguido cayó desplomado en mitad del escenario. Poco después fallecía sin que los sanitarios pudiesen hacer nada por salvar su vida.

El fallecimiento de Jul Bolinaga se une a una larga lista maldita de muertes dentro del llamado 'rock radical vasco'. Él y su hermano Txerra eran los únicos supervivientes de RIP. El 7 de febrero de 1997, un hermano de Eduardo Mancebo 'Portu', bajista del grupo, hallaba el cuerpo de éste sin vida, víctima de lo que Pablo Cabeza, periodista de la época, definió en su obituario como la elección de la vida a plena intensidad frente a la elección de otros que prefirieron el gris del día a día. En 2003 la desgracia volvía a golpear al grupo: con 44 años, Karlos Agirreurreta 'Mahoma' era encontrado muerto en su domicilio de Bilbao.

RIP fue uno de los grupos baluarte de los 80, una época marcada por la problemática de la heroína en el País Vasco, una plaga que practicamente acabó con toda una generación, y que por supuesto, a la que los miembros de las bandas punteras no eran inmunes. El abuso de las drogas, unida a la aparición del Sida, entonces una desconocida y mortal enfermedad, hizo estragos entre músicos y un buen número de jóvenes anónimos en Euskadi.

Grupos malditos

Además de los miembros de RIP, ese periodo salvaje acabó asimismo con el aliento de otros grupos bandera de aquella generación punk y de decenas de jóvenes anónimos.

Uno de los casos más sonados es el de Cicatriz. La historia del grupo formado en la unidad de desintoxicación del centro psiquiátrico de Las Nieves de Vitoria-Gasteiz es una de las más trágicas. Los cuatro miembros originales fallecieron víctimas del sida o de la droga. En la primavera del 1990, el ex-guitarrista José Arteaga (Pepin), fallece por una sobredosis de heroína. En Julio de 1994 muere Pakito a causa del sida, enfermedad que también habían contraído Natxo y Pedro. En julio de 1995, muere Pedro Landatxe, a causa de esta enfermedad. Poco después, en enero de 1996, muere Natxo "Abitxuela" Etxebarrieta, también debido al Sida.

También fue muy golpeado el grupo Eskorbuto. Iosu Expósito, guitarra y segunda voz, era diagnosticado de Sida en 1988, consecuencia de sus problemas con la droga. Aunque continuó tocando con Eskorbuto hasta principios de 1991, finalmente falleció al año siguiente. Poco después moría 'Jualma' Suárez. Siempre estuvo afectado por una endocarditis que nunca se trató, que se unió a una adicción a las drogas cada vez más intensa. Era frecuente verle pasear en su mobylette blanca, recurriendo a todo tipo de argucias para conseguir dinero para heroína.

También fue tocada por la desgracia la banda irundarra Vómito. Tras la aparición de 'La circulación en el laberinto', en junio de 1995, fallece Víctor Pérez, cantante del grupo, a causa del sida, y con su muerte termina la vida del grupo, otra de las bandas estandarte de la época.

Eskroto, de Tijuana in Blue y Kojón Prieto y los Huajolotes; Fernando Murúa, de La Polla, Poch, de DDAA; Iñaki Izura, de Refugiados; Bolitxe, de Ultimatum; Guadalupe Vázquez, de Las Vulpess; Alfredo Beristáin, de G.A.T.A. y 21 Japonesas; Mikel Astrain, de Barricada o Pablo Gascue, de Kaka de Luxe, son otros de los músicos vascos que hicieron suya la máxima de 'vivir rápido y morir joven'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos