El mundo ritual se adapta al teatro

Erritu. Seis bailarines, el contratenor David Azurza y un coro compuesto por veinte voces femeninas participan en la puesta en escena del espectáculo, donde se crea un ambiente íntimo y recogido que invita al espectador a formar parte del ritual que se presenta./FLOREN PORTU
Erritu. Seis bailarines, el contratenor David Azurza y un coro compuesto por veinte voces femeninas participan en la puesta en escena del espectáculo, donde se crea un ambiente íntimo y recogido que invita al espectador a formar parte del ritual que se presenta. / FLOREN PORTU

Kukai preestrena hoy en Hondarribia 'Erritu', su último espectáculo, antes de iniciar la gira por las capitales vascas

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Los componentes de Kukai Dantza ultiman estos días en Hondarribia el estreno en los auditorios de su último espectáculo, 'Erritu', una propuesta creada en colaboración con el coreógrafo Sharon Fridman, que fusiona la danza, la música coral y la arquitectura, y que llegará al Teatro Victoria Eugenia los días 3 y 4 de noviembre dentro de la gira que les llevará a distintas capitales vascas. Hoy se representará en el auditorio de Itsas Etxea de Hondarribia, como colofón a la residencia técnica llevada a cabo en este mismo escenario.

El espectáculo se estrenó el 30 de abril en Alsasua, en el marco del Festival de Danza Contemporánea de Navarra, y desde entonces se ha presentado en distintas plataformas profesionales con una puesta en escena adaptada a cada escenario, en un formato circular con el público alrededor de los bailarines. «Ahora lo estamos adaptando al teatro, que nos aporta otras condiciones técnicas, para llevarlo de gira a distintas localidades», explica el director de la compañía Jon Maya.

Datos

Preestreno
Título
'Erritu'.
Compañía
Kukai Dantza
Lugar
Itsas-Etxea, Hondarribia.
Día y hora
Hoy a las 19.30h.
Precio
12 euros.
La gira
Fecha
Del 31 de octubre al 11 de noviembre.
Localidades
Bilbao, Donostia, Biarritz, Vitoria y Basauri.
San Sebastián
3 y 4 de noviembre, en el teatro Victoria Eugenia.

El proyecto de 'Erritu' comenzó a gestarse hace dos años entre el director de Kukai y Sharon Fridman. En sus últimos proyectos, la compañía ha incorporado la mirada de otros coreógrafos, y en esta ocasión se puso en contacto con Fridman, quien aceptó la propuesta «encantado». Sobre una idea original de Jon Maya en la que se sugiere una reflexión en torno a los rituales de siempre, las danzas, melodías y espacios, el coreógrafo israelí ha aportado su movimiento basado en el 'contact', que contrasta y complementa la pureza y vitalidad de los movimientos habituales de los bailarines de Kukai. «De todos los procesos vividos con distintos artistas, este ha sido el más intenso», reconoce el director de la compañía.

La puesta en escena crea un ambiente «íntimo» para que el público se sienta parte del ritual

La voz del contratenor David Azurza se convierte en el engranaje musical del espectáculo

La puesta en escena de la obra ayuda a crear un ambiente «íntimo» y «recogido», gracias a un juego de luces «técnicamente muy potente», diseñado por Sharon Fridman y el iluminador de la compañía David Bernués. El objetivo que se busca es que el espectador «se sienta parte de ese ritual. Creo que la iluminación consigue elevar el espectáculo a otro nivel», asegura Maya. En cuanto a los ritos que se representan, insiste en que no hay ninguna influencia religiosa. «El punto de partida ha sido nuestra danza tradicional pero también hemos querido contar cómo una persona se prepara para esos ritos, de ahí la repetición de los pasos y su duración».

La voz en escena

Los seis bailarines de la compañía -Urko Mitxelena, Alain Maya, Ibon Huarte, Eneko Gil, Nerea Vega e Izar Aizpuru- comparten escenario junto al contratenor David Azurza, quien también participa en la dramaturgia y se convierte en «la voz» y en el engranaje musical del proyecto. «Es un intérprete más». Junto a ellos, un coro formado por veinte voces femeninas rodea a los bailarines en el escenario, y se convierte en partícipe del ritual en el que se convierte el espectáculo. En cada localidad en que se represente la obra se colaborará con algún coro local. «Realizarán un trabajo previo y posteriormente nos reuniremos con ellos para concretar los movimientos y la puesta en escena antes de los ensayos». La coral Landarbaso colaboró en el proceso de creación de 'Erritu', y volverá a subirse al escenario en las representaciones que tendrán lugar en Donostia y Biarritz. La compañía también trabaja con el coro Gaudeamus de Gernika, con el que actuará hoy en Hondarribia, y próximamente en Bilbao y Vitoria.

Durante los 60 minutos que dura el espectáculo el trabajo de los bailarines es duro y exigente. «Siempre están en acción, desde el momento en que se abren las puertas de auditorio», porque cuando el público acceda al teatro ya se encontrarán en el escenario interpretando una serie de pasos recurrentes. Urko Mitxelena asume gran parte del protagonismo en la obra, ya que baila durante 45 minutos. «A diferencia de 'Oskara', donde el trabajo era más técnico, aquí se requiere un mayor esfuerzo físico y mental, porque los pasos se repiten, aunque al final te centras en las sensaciones del cuerpo », admite el bailarín, quien destaca la emoción y los sentimientos que se transmiten. «Hay un sentimiento de soledad cuando estoy solo en el escenario, que cambia cuando se incorpora el resto de compañeros».

La música adquiere un peso importante en la puesta en escena gracias al espacio sonoro creado por el compositor Luis Miguel Cobo, con una base electrónica que se fusiona con la voz de David Azurza y la música del coro. «La electrónica y la voz en directo también consiguen crear una atmósfera especial», señala Maya. Sobre ese sonido el espectador escuchará la respiración y los pasos de los bailarines, en un intento por mostrar que «detrás de esa constancia y repetición hay un agotamiento, tras el cual aparece un ser humano».

Junto al sonido, el vestuario constituye otro elemento importante. Diseñado por Ikerne Jiménez, «es un complemento de lo que transmite el espectáculo, justo lo que necesitaba. Además, sigue con nuestra línea de mostrar parte del vestuario tradicional vasco de una forma contemporánea, y sin distinción de géneros, al igual que en nuestros anteriores espectáculos».

Tras el éxito de 'Oskara', que obtuvo tres premios Max de las Artes Escénicas, y recibir el Premio Nacional de Danza en 2017, Jon Maya es consciente de la expectación que pueda crear el estreno de 'Erritu'. Sin embargo, asegura que «para nosotros es un proyecto nuevo que parte de cero, y al que nos enfrentamos con mucha ilusión y ganas, y con esa incertidumbre por saber cómo será acogido. Pero al mismo tiempo me siento muy contento, porque creo que es un proyecto consistente, con una base sólida y profunda, y a nivel artístico es muy bonito».

Más

 

Fotos

Vídeos