La alta costura salta a las tostas

Las remeras de Arraun Lagunak Donostia estrenarán esta temporada un mono diseñado por Iraia Oiartzabal

Una 'a' mayúscula y las gotas de agua que forman un mar, claves del nuevo diseño./ARIZMENDI
Una 'a' mayúscula y las gotas de agua que forman un mar, claves del nuevo diseño. / ARIZMENDI
ELENA VIÑAS

Poco queda de aquella primera indumentaria, la misma que utilizaban los arrantzales para salir a faenar, con la que los remeros competían más de cien años atrás en las principales regatas del Cantábrico. El pantalón largo de mahón, la camisa blanca y la chapela que cubría sus cabezas dejaron paso a prendas que se fueron reduciendo en tamaño hasta llegar al actual mono elástico. Desde entonces, el denominado popularmente como platanito ha tratado de perfeccionarse a base de costuras de doble piel que las convierte en invisibles, materiales que repelen el agua y ribetes que evitan rozaduras.

El último avance llega de la mano de la diseñadora de alta costura Iraia Oiartzabal, quien hace un año recibió el encargo del club de remo Arraun Lagunak Donostia de reinventar el maillot que utiliza su tripulación femenina. Todo un «reto», que ha contado con la complicidad de la empresa Kibor de Oiartzun y del estudio Move Branding de San Sebastián, especializado en creación y desarrollo de marcas.

«El diseño de la prenda no se podía modificar demasiado, porque tiene que cumplir una serie de características para la práctica deportiva. Por ese motivo, nos hemos centrado más en el estampado», señala Oiartzabal, quien confiesa que ha perseguido especialmente el «impacto visual», jugando con la figura de una gota y su significado, no exento de simbolismo.

La diseñadora pasaitarra, galardonada en 2017 con el premio Max al mejor diseño de vestuario, argumenta que, así como el mar está compuesto por millones de gotas, «quería trasladar esa idea al estampado y plasmar que cada una de las remeras simboliza una gota y que, entre todas, hacen el mar, dejando patente la fuerza del agua».

Otro de los elementos con los que Oiartzabal ha jugado para insistir en la dimensión del equipo, formado por «auténticas guerreras», es el nuevo logotipo, ideado por Move Branding a partir de una 'a' mayúscula de grandes dimensiones en la que se funde la silueta de un remo. «Subimos el escote del mono para que, cuando estén remando, se vean todas las aes desde atrás. Con el escote original, la 'a' quedaba un poco más abajo y cuando estaban sentadas, no se veía esa imagen tan potente», explica Iraia Oiartzabal.

De Paco Rabanne a Iriyarena

Las deportistas no ocultan su satisfacción por el nuevo diseño del platanito que acaban de estrenar. «Es muy bonito», asegura la remera Mar Larrea, quien añade que «las mujeres siempre tenemos nuestros complejos y el que éste lo haya hecho una chica juega a nuestro favor». «El logo también nos ha sorprendido bastante, aunque somos muy de la tortuga», manifiesta la patrona Andrea Astudillo.

La casualidad ha querido que la trainera en la que la tripulación femenina de Arraun Lagunak compite con los nuevos monos esté ligada en su origen también al mundo de la moda. Recién adquirida con aportaciones económicas de ciudadanos, la embarcación ha sido bautizada con el nombre de 'Iriyarena'. Sin embargo, pocos saben que, en 'otra vida', llevó el nombre de Paco Rabanne, elegido por su entonces propietario, el club de remo Illunbe de Trintxerpe, en honor a su padrino, el modisto pasaitarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos