La merma de ingresos por la bajada será de 52 millones de euros

El sindicatos de técnicos de Hacienda estima que el descenso del IVA abaratará unos 54 céntimos de media las entradas

EUROPA PRESS MADRID.

El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) prevé que la Administración central pierda cerca de 52 millones de euros en la recaudación de impuestos, tras la reducción del IVA en el cine del 21 al 10%. Así lo manifestó ayer el secretario general del sindicato, José María Mollinedo, quien advirtió de que esta bajada del IVA «no debe» ser asumida por la empresa para mejorar su margen de beneficio, sino que «se debe trasladar al consumidor», mediante una bajada en el precio de las entradas.

En este sentido, explicó que trasladar la bajada del IVA al precio de la entrada es positivo porque, en sus palabras, bajando los precios «se ha demostrado que es posible recuperar la afluencia de público a las salas. Con esto -añadió- ganan todos, el cine y el consumidor. El ejemplo más significativo son las promociones conocidas como 'La fiesta del cine', que con un precio bajo llenan las salas», señaló Mollinedo, destacando que creen que «la mayoría de las salas» modificarán los precios de las entradas. Para el secretario general de Gestha, aunque la bajada en el precio de las entradas sea «pequeña», la salas «conseguirán mejorar la afluencia de público. Bajando los precios se consigue aumentar los ingresos de los exhibidores».

Revulsivo

El sindicato calcula que los «agujeros» más abultados en los ingresos se localizarán en Madrid y Cataluña, donde se dejarán de ingresar casi 12 y 11 millones de euros, respectivamente. Por el contrario, en La Rioja y Extremadura las pérdidas serán de 330.000 y 600.000 euros. Gestha estima que esta bajada abaratará las entradas en unos 54 céntimos de media, por lo que considera que será un «escaso revulsivo» para captar una mayor afluencia de espectadores.

Los técnicos remarcan que la mayoría de las salas asumieron el impacto de la subida del IVA al cine que se implementó en septiembre de 2012, e incluso rebajaron el precio medio de las entradas en 2014, tras la pérdida constante de espectadores hasta 2013, año en que se registró una caída de un 37,6% respecto al número de espectadores de 2006, antes de la crisis económica. Esa medida logró recuperar espectadores desde 2014, encadenándose alzas anuales hasta aumentar 25,7 millones de nuevas entradas respecto del suelo de 2013.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos