Medio siglo esperando al sol

De izquierda a derecha, John Densmore, Robby Krieger, Ray Manzarek y Jim Morrison, o lo que es lo mismo, The Doors./DV
De izquierda a derecha, John Densmore, Robby Krieger, Ray Manzarek y Jim Morrison, o lo que es lo mismo, The Doors. / DV

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Cuenta la leyenda que Jim Morrison paseaba un día de 1965 por el paseo marítimo de Venice Beach (Los Ángeles) cuando una mujer negra llamó su atención. Tan prendado quedó el vocalista de su belleza que escribió una canción en su honor bajo el título de 'Hello, I Love You', aunque no la grabaría hasta tres años después, cuando The Doors ya habían saboreado las mieles del éxito. La incluyeron en su tercer trabajo, 'Waiting For The Sun' (1968), de cuya publicación se cumple ahora medio siglo.

«Hola, te amo, ¿no quieres decirme tu nombre?», comenzaba la canción. «Qué gran inicio, me gusta, es agresivo. ¿Estás enamorado de mí pero no sabes cómo me llamo?», decía en una reciente entrevista concedida a 'Rolling Stone' el batería John Densmore, único superviviente del grupo junto al guitarrista Robby Krieger. A su juicio, sólo alguien como Morrison podía escribir una letra que termina: «La acera se encoge bajo sus pies / como un perro que ruega por algo dulce / ¿Esperas que ella te vea, tonto? / ¿Esperas robarte esa joya morena?».

'Hello, I Love You' (1968)
Hello,
I love you
Won't you tell me your name
Hello
I love you
Let me jump in your game (x2)
She's walkin' down the street
Blind to every eye she meets
Do you think you'll be the guy
To make the queen of the angels sigh
Hello,
I love you
Won't you tell me your name
Hello
I love you
Let me jump in your game (x2)
She holds her head so high
Like a statue in the sky
Her arms are wicked and her legs are long
When she moves my brain screams out this song
Sidewalk crouches at her feet
Like a dog that begs for somethin' sweet
Do you hope to make her see, you fool
Do you hope to pluck this dusky jewel

En Internet puede escucharse una curiosa y temprana versión del tema que no incluye órgano ni guitarra eléctrica, sino piano y armónica. Fue registrada dos años antes de que The Doors lanzaran su debut homónimo y su siguiente disco, 'Strange Days', ambos de 1967. Al envolvente teclado de Ray Manzarek y a la distorsionada guitarra del citado Krieger cabe atribuir el éxito de un tema que el 3 de agosto de 1968 se convirtió en el segundo y último número 1 de The Doors en EEUU -el primero había sido 'Light My Fire'-. Justo 50 años después, Rhino acaba de lanzar un vinilo de 7 pulgadas con el single 'Hello, I Love You' y su correspondiente cara B, la más cadenciosa 'Love Street'. Ambas aparecen en la versión mono que en su día se pudo escuchar exclusivamente en las emisoras de radio.

Como es sabido, sobre la canción ha planeado siempre la sombra del plagio, toda vez que Ray Davies, líder de The Kinks, acusó a The Doors de haber copiado vilmente el inmortal riff de guitarra de 'All Day And All Of The Night'. No hace falta ser un lince para apreciar el parecido, más que razonable, entre ambos temas, si bien Krieger dijo ver más similitudes con 'Sunshine Of Your Love', el himno de Cream. El caso llegó a judicializarse sin que a día de hoy quede claro cómo terminó el asunto. Algunas fuentes apuntan a que ambos grupos llegaron a un acuerdo al margen de los tribunales y que los editores de The Kinks quedaron satisfechos con las contrapartidas recibidas.

Caja conmemorativa

A mediados de septiembre, The Doors lanzarán una caja conmemorativa de 'Waiting For The Sun', que incluye un vinilo y un CD con el disco original remasterizado a partir de las cintas originales; cabe recordar que en este tercer trabajo de la banda también destacan temas como 'The Unknown Soldier', 'Spanish Caravan' o 'Five To One'. Pero además, un segundo disco compacto permitirá la posibilidad de escuchar 14 grabaciones inéditas encontradas y tratadas por el ingeniero de sonido habitual del grupo, Bruce Botnick: cinco son canciones en directo resgistradas el 17 de septiembre de 1968 en Copenhague y las nueve restantes, mezclas en bruto de las sesiones de grabación del álbum.

«Prefiero alguna de estas mezclas en bruto a la versiones finales, muestran todos los elementos, coros adicionales, diferentes sensibilidades en los balances y una crudeza intangible que las hace muy atractivas y refrescantes», ha declarado Botnick. Precisamente, en las plataformas digitales ya se puede escuchar la versión 'cruda' de 'Hello, I Love You', donde la voz de Morrison y la guitarra eléctrica adquieren mayor protagonismo. «Al principio estaba en contra de publicar este material pero ahora lo entiendo. Tengo mezclas de mi ídolo John Coltrane haciendo seis versiones de una canción antes de llegar al máster, y eso me interesa porque me permite seguir el rastro», ha concluido Densmore.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos