Los mediadores de Ubik afirman que están «lejos de la realidad socioeconómica de Gipuzkoa»

Mediadores en huelga. / P.M.
Mediadores en huelga. / P.M.

Reivindican un sueldo «digno» y niegan que puedan elegir las fechas de sus vacaciones, tal y como aseguró la empresa adjudicataria

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNA

Los trabajadores en huelga de la biblioteca Ubik de Tabakalera «puntualizaron» ayer a través de un comunicado las explicaciones aportadas el pasado viernes por la empresa navarra subcontratada para prestar este servicio de mediación. Desde Sedena se insistió en que los huelguistas exigen un convenio que no les corresponde y que los trabajadores pueden elegir cuándo disfrutar de sus vacaciones.

El personal de Ubik, en huelga desde el pasado 22 de diciembre, asegura en la nota remitida que sus vacaciones se distribuyen «en nuestras semanas de descanso propiciadas por el trabajo a turnos que realizamos», y que cualquier día que quieran disfrutar fuera de esas semanas «conlleva una reducción en la jornada laboral anual». Los trabajadores también recuerdan que «convivimos continuamente con varios colectivos en peligro de exclusión social y realizamos talleres con estos y otros colectivos», por lo que creen que les corresponde el convenio de Intervención Social, y no el de Ocio Educativo y Animación Sociocultural al que están sujetos actualmente. E insisten en que los trabajadores de la biblioteca de Irun y la mediateca del Centro Azkuna de Bilbao se rigen por el convenio de Intervención Social.

Incremento salarial

Sobre el aumento salarial del 8% a principios de año, los mediadores de Ubik tienen «claro» que dicha subida «equivale al conjunto de la suma de las subidas del IPC de los años pasados». Y sobre el 10% de incremento planteado para el próximo año por la empresa, entienden que «todavía estamos lejos de la realidad socioeconómica de Gipuzkoa y no es suficiente». Los mediadores de Ubik constatan que su retribución media neta de 990 euros no es suficiente para vivir en una ciudad como Donostia, por lo que necesitan un sueldo «digno» para seguir trabajando, de ahí que se hayan visto abocados a ir a una huelga indefinida.

Aunque la empresa haya reiterado su disposición al diálogo, los trabajadores demandan la participación de Tabakalera en la negociación como gestora de los presupuestos y posibles futuras licitaciones del servicio de mediación de Ubik.

 

Fotos

Vídeos