Lucía Lacarra e Iker Murillo sueñan una gala de estrellas para el Kursaal

Vitali Safronkine, Lucía Lacarra e Iker Murillo presentan la gala 'Gura Ametsa' que se celebrará el 29 de abril en el Kursaal. /LOBO ALTUNA
Vitali Safronkine, Lucía Lacarra e Iker Murillo presentan la gala 'Gura Ametsa' que se celebrará el 29 de abril en el Kursaal. / LOBO ALTUNA

Los dos bailarines y el coreógrafo Vitali protagonizan el 29 de abril el espectáculo 'Gure Ametsa' con invitados internacionales

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

Lucía Lacarra nació en Zumaia y triunfa en el mundo, con premios como el Benois, considerado el Óscar de la danza. Iker Murillo es de Pasaia, ha actuado con las mejores compañías internacionales y ha vuelto a vivir en su pueblo. Las dos estrellas unen ahora sus esfuerzos, sobre el escenario y fuera de él: se han aliado para organizar el día 29 una gran gala en el Kursaal que conmemorará el Día Internacional de la Danza. Ellos serán los protagonistas, incluso bailando juntos alguna de las piezas, pero han invitado también a bailarines de primer nivel «para ofrecer el espectáculo que nos hubiese gustado disfrutar como aficionados», según explican.

Es su gala soñada, y por si quedaban dudas la han llamado así: 'Gure Ametsa'. No están solos: el 'tercer hombre' de la organización es Vitali Safronkine, pareja de Iker Murillo en el arte y en la vida, bailarín ruso que el pasaitarra conoció en el Ballet de Zurich. Safronkine, que es coreógrafo de varios números del espectáculo y también bailará alguna de las piezas, ya es conocido por algunos como «el ruso de Pasaia». «Me encuentro feliz viviendo aquí», asegura.

En el mundo y en casa

Dice Lucía Lacarra que actuar en casa «es para mí tan importante como bailar en los grandes teatros del mundo». Y afirma Iker Murillo que «en vez de quejarnos de la poca presencia que la danza tiene en nuestra programaciones hemos decidido ser nosotros mismos quienes montemos el espectáculo que nos gustaría ver». Nace así su sueño, 'Gure Ametsa', al que han invitado a otros profesionales para completar un espectáculo que «encantará a quienes son aficionados y será un estupendo acercamiento a la danza para quienes no están familiarizados con nuestro arte».

Entre los invitados que tomarán parte en la gala figuran la solista Vittoria Valerio y el bailarín principal Claudio Coviello, los dos de la Scala de Milan. El Víctor Ullate Ballet estará representado por Josué Ullate, Elena Diéguez, Cristian Oliveri y Óscar Comesaña.

'Gure ametsa'

Qué.
Lucía Lacarra, Iker Murillo y Vitali Safronkine protagonizan la gala de la danza con Vittoria Valerio y Claudio Coviello (de la Scala de Milán) y Josué Ullate, Elena Diéguez, Cristian Oliveri y Óscar Comesaña del Víctor Ullate Ballet.
Cuándo
El lunes 29 de abril, a las 19.00, en el auditorio Kursaal, para celebrar el Día Internacional de la Danza. Duración estimada del espectáculo, dos horas.
Cómo
Entradas a la venta en taquilla del Kursaal e internet. Precios entre 15 y 39 euros.

Según avanzaron este lunes en la presentación, Lacarra, Murillo y Safronkine darán comienzo al espectáculo con el trío 'Reminiscence', pieza del coreógrafo ruso. Además, el bailarín pasaitarra y Safronkine ofrecerán 'Continuo', creada por este último. El primer acto finalizará con la intérprete zumaiarra, que bailará el paso a dos 'Sola', con Cristian Oliveri, coreografiado por Víctor Ullate.

La segunda parte se iniciará con 'Dans le même soufflé', también creado por Safronkine, un paso a dos para Lacarra y Murillo, sobre la música de Mozart. La bailarina guipuzcoana pondrá el broche de oro a su participación en la gala con la pieza 'Burka', coreografiada por Eduardo Lao y que interpretará con el primer bailarín Josué Ullate. La gala finaliza con 'Matching Thoughts', un dúo masculino sobre la conexión de dos personas, con el que Iker Murillo y Vitali Safronkine cerrarán el espectáculo «además de las sorpresas que puedan añadirse al final», apuntan.

La ruta que une Zumaia y Pasaiay rodea el mundo

Entre Zumaia y Pasaia hay apenas 40 kilómetros de distancia pero Lucía Lacarra e Iker Murillo tuvieron que dar la vuelta al mundo para encontrarse. Lacarra es zumaiarra (el día de la gala, 29 de abril, coincide precisamente con San Telmo, el patrón de su pueblo) pero pronto corrió mundo para formarse en lugares como la compañía de Víctor Ullate, donde debutó. Fue bailarina principal en el Ballet de Marsella, estrella principal del Ballet de San Francisco y figura del Ballet de la ópera de Munich. Actualmente compagina el ballet de Dortmund con sus propios proyectos. Vive «entre Madrid, Zumaia y una maleta», y disfruta de su hija, de 4 años. «No me la llevo a todas las galas para que no parezca una viajante, y mi ama me ayuda mucho», dice Lucía.

Iker Murillo se inició en la danza tradicional en el grupo Alkartasuna de Pasaia y después en el Ereintza de Errenteria. Al final le atrapó el ballet y durante más de 20 años residió en el extranjero, fundamentalmente Suiza, donde unió sus destinos artísticos y personales a Vitali Safronkine, bailarín ruso formado en la escuela Rudolf Nureyev.

El año pasado los tres artistas colaboraron por primera vez en una gala celebrada en el Victoria Eugenia y desde entonces quedaron con ganas de repetir. Al final ellos mismos han organizado el encuentro que protagonizan. El viaje que va de Zumaia a Pasaia, con escala en Rusia, se cierra en el Kursaal, aunque los tres quieren que tenga más recorrido.

La venta de entradas arrancó hace dos semanas después de que se anunciara por redes sociales y ya se ha comprado cerca de la mitad del aforo, por lo que Murillo y Lacarra acarician el sueño de llenar el Kursaal, «no siempre fácil para un espectáculo de danza», según admiten. Pero animan al espectador a acudir «porque va a ser un show variado que mezcla piezas más clásicas con otras coreografías más contemporáneas», remarca Safronkine.

Las entradas para la Gala Gure Ametsa están a la venta en taquilla y a través del servicio de venta de entradas por Internet del Kursaal (https://www.kursaal.eus/es/). Los precios de las entradas son de 15-39 euros.

La ilusión del principio

Tanto Lacarra como Murillo se felicitan por el hecho de que tantos profesionales vascos hayan triunfado en el mundo internacional de la danza, aunque lamentan que aún hoy resulta complicado ser profesional del sector viviendo en Euskadi. «Lo estamos intentando desde que hace un par de años decidiera volver a Pasaia y crear mi propia escuela», dice Iker Murillo. Lucía Lacarra destaca el éxito de compañías guipuzcoanas como Kukai, que acaba de vivir otro fin de semana de triunfo en Madrid. «Además de representar 'Erritu' Kukai organizó una gala especial en la que tuve el placer de colaborar», dice la bailarina de Zumaia, que asegura que mantiene «la misma ilusión de cuando empecé».