Lourdes Fernández espera captar 400.000 euros en patrocinios privados para la obra de Cristina Iglesias

Lourdes Fernández -en el centro-, con sus colaboradores Cristina Egaña y Beñat Mendiburu en la oficina de Artingenium, delante de una obra de Cristina Iglesias./LOBO ALTUNA
Lourdes Fernández -en el centro-, con sus colaboradores Cristina Egaña y Beñat Mendiburu en la oficina de Artingenium, delante de una obra de Cristina Iglesias. / LOBO ALTUNA

La oficina de la gestora donostiarra dirigirá y coordinará el proyecto, cuyo presupuesto es de 1,4 millones y cuya obra civil arrancará en mayo

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN

La donostiarra Lourdes Fernández se encargará de la dirección, gestión y coordinación de la obra que Cristina Iglesias plantea para el faro de la isla de Santa Clara. A través de su empresa Artingenium, Fernández planificará y supervisará la ejecución de la obra, así como de la elaboración de un plan de patrocinio público-privado, que permita sufragar al menos unos 400.000 euros de un total de 1,4 millones de euros en los que está presupuestada la obra.

Así lo aprobó ayer la junta de gobierno del Ayuntamiento donostiarra que, además de la contratación de Artingenium por el procedimiento negociado sin publicidad para licitador único, dio luz verde a la solicitud formal a la Autoridad Portuaria de Pasaia para la cesión del faro de Santa Clara por un período de 50 años. «Es el pistoletazo de salida del proyecto», aseguró ayer el alcalde donostiarra, Eneko Goia.

Artingenium percibirá 175.000 euros por estas labores de gestión, dirección y coordinación de la obra, cuyo arranque está previsto para mayo, según señaló ayer Eneko Goia, y que se abrirá al público a comienzos del otoño del próximo año, según los plazos que manejan tanto el Ayuntamiento como la artista. «Ahora tengo que redactar la metodología y el plan de trabajo del proyecto», señaló ayer Lourdes Fernández (Donostia, 1961), desvinculada desde el pasado 30 de junio del Centro Azkuna de Bilbao tras seis años como directora. «Desvinculada formalmente, aunque colaboraré, a través de Artingenium, en un par de proyectos internacionales», precisa Fernández.

El plan, en una semana

El documento sobre la obra de Iglesias que ahora debe elaborar engloba «desde un plan de patrocinios que haga viable el proyecto, un compromiso adquirido con la propia Iglesias y con el Ayuntamiento. Cuantas más aportaciones logremos, mejor, pero al menos 400.000 euros tendríamos que conseguir», señaló ayer Lourdes Fernández, que tiene mucho trabajo adelantado: «Espero tener el plan redactado y entregado la próxima semana». A partir de ese momento, el pleno del Ayuntamiento deberá aprobar la contratación formal de Artingenium.

Las cifras

1,4 millones
de euros es el presupuesto de la obra. El Ayuntamietno ya aprobó este año una partida de un millón. La financiación de los otros 400.000 euros se buscará mediante patrocinios privados. De no alcanzarse esa cifra, la cubrirá el propio Ayuntamiento.
273.000 euros
es el presupuesto de la obra civil de rehabilitación y acondicionamiento de la casa del faro de la isla para que acoja la intervención artística de Cristina Iglesias.

Además, la nueva empresa de gestión artística donostiarra se encargará de la «socialización e internacionalización» del proyecto. «Es muy importante dar a conocer la obra entre la ciudadanía y entre los agentes que puedan estar implicados. Tenemos que hablar con los Amigos de la Isla, con entidades que trabajan en el ámbito de la protección del medio ambiente y los océanos, con el Aquarium para que entiendan cómo una obra de arte puede intervenir también en ese terreno. Entonces, la socialización pasa por hacer reuniones y presentar el proyecto. Y oír también posibles propuestas». Precisamente, el Aquarium está llamado a jugar un papel destacado a la hora de remitir a sus visitantes a la obra del faro de la isla, mediante una maqueta del proyecto y un audiovisual realizado por la propia Cristina Iglesias, como ya ha hecho con otras de sus piezas.

Eneko Goia explicó ayer que los trabajos para la rehabilitación y acondicionamiento de la casa del faro de la isla, que incluyen su vaciado y la eliminación de la actual división en dos plantas, comenzarán el próximo mes de mayo y podrían estar concluidos a finales de verano. De esta forma, la apertura al público tendría lugar a comienzos de otoño, según las estimaciones de Lourdes Fernández y la propia Cristina Iglesias. En cuanto al inicio de la construcción de la escultura de bronce en una fundición, aún no tiene fecha. «Lo primero que hay que hacer es vaciar la casa para ver las dimensiones del vaso de bronce que va a construir. Hasta entonces, no podrá ir a la fundición», indicó ayer la responsable de Artingenium. Respecto a la obra civil, una vez redactado el proyecto de ejecución, deberá salir a licitación por un presupuesto de 273.000 euros. La obra de acondicionamiento del edificio llevará unos tres meses.

Gestión y coordinación

175.000 euros
percibirá la empresa de Lourdes Fernández, Artingenium, por la gestión, dirección y coordinación de la obra, así como por la captación de patrocinios privados, el plan de comunicación, la memoria del proyecto, y su socialización e internacionalización.

Lourdes Fernández mantiene desde hace largo tiempo una estrecha vinculación con Cristina Iglesias, con la que colabora en varios proyectos y cuya obra expuso ya en su etapa al frente de Galería DV. Uno de los motivos por los que la adjudicación de esta tarea se realizará mediante el procedimiento de licitador único es que la implicación de Fernández en el proyecto resulta imprescindible y así se lo expuso la propia Iglesias al alcalde donostiarra, formulada en una carta remitida el pasado 23 de abril.

En su escrito, Iglesias instaba al Ayuntamiento donostiarra a contratar los servicios de Lourdes Fernández o de su empresa para «coordinar el trabajo de producción y ayudarnos en aspectos relacionados con la coordinación y gestión global necesaria para la fabricación e instalación de esta obra». En su misiva, Iglesias considera necesario contratar a la responsable de Artingenium para que se ocupe de la «gestión y coordinación que resulten necesarios para el desarrollo y ejecución del proyecto». En el segundo, se compromete a «supervisar el proceso de producción de la escultura» y a «dar el visto bueno» a la pieza «una vez ejecutada». Este compromiso incluye la supervisión de «las tareas de acondicionamiento del inmueble sobre el que se instalará la escultura, incluyendo sus alrededores».

La obra se abrirá al público a comienzos de otoño del próximo año, según las estimaciones

La Autoridad Portuaria responderá en unos seis meses a la petición de cesión del edificio

«Criterio y agilidad»

Sobre la gestora donostiarra, la artista galardonada con el Tambor de Oro 2016 y cuya obra para la isla es una donación a la ciudad, señalaba: «Valoro enormemente su capacidad de ejercer de nexo en los imprescindibles temas de comunicación y coordinación en los aspectos artísticos y técnicos, especialmente conmigo, en los cuales el criterio y la agilidad son fundamentales». Iglesias, que no ahorra elogios hacia la figura de Fernández , destaca «la dilatada carrera profesional» de la exdirectora de Arco «en la que aúna conocimiento y experiencia en el mundo del arte y eficacia en management, de una forma que la hace única» y «la convierte en la mejor garantía de éxito del proyecto». Recalcaba Iglesias en que «además de ser de mi absoluta confianza, tiene la formación adecuada para supervisar y validar aspectos que serán importantes en la realización de este encargo y que resulten necesarios o convenientes en su desarrollo y ejecución».

 

Fotos

Vídeos