Una visión casi profética

Una visión casi profética

SANTIAGO AIZARNA

Leo en la solapa de este gran -grande por voluminoso y grande por su panorámica histórica— libro, que su autor, Bernard von Brentano, escritor y periodista alemán, nació en Offenbach del Meno en 1901. En los años veinte fue corresponsal en Berlín del Frankfurter Zeitung. Se ganó las iras de los nacionalsocialistas con sus artículos y ensayos, que terminaron quemados cuando aquellos tomaron el poder en 1933. Ese mismo año se trasladó a Suiza en donde escribió para el Neue Zürcher Zeitung y para Weltwoche. En 1949 regresó a Alemania y vivió en Wiesbaden hasta su muerte en 1964.

Esta gran novela que tengo ahora entre las manos me parece que se me debate como un pez, diría. Un pez tanto en el agua como en el plato. En agua dulce como aquellas truchas de nuestros ríos en su nacedero que se dejaban coger en querencia casi amorosa; y, en el plato, en su suculencia tan pacífica con su correspondiente jamón entre sus agallas. Es decir, ganas de ponerme a leer y, a la vez, algo como cierta prevención dado su empaque de 638 páginas. La historia que en ella se nos cuenta es la de una familia alemana de clase media durante la Primera Guerra Mundial.

Al frente de esta familia, la de los Chindler, está el padre, Theodor, un respetable parlamentario centrista católico en el Reichstag de Berlín, un hombre que frecuenta la iglesia y piensa que la política ha de mantenerse al margen del ambiente de casa.

Pero sucede que lo que parecía que fuera un grupo sólido empieza a dar síntomas inquietantes, debido a divisiones familiares por causa de distintas ideas políticas y costumbres que sustentan algunos de sus miembros, y así, cada componente de esta familia, va soltando su particular modo de pensar, lo que hace que sea un tanto difícil de soportarse unos a otros y sobrellevar el todo resultante, lo que da paso a multitud de roces familiares. Así, uno por uno, van como desfilando los personajes de esta familia dejando como el reguero de sus pensamientos y haciendo que el ámbito familiar se adense, un tanto influyendo también los episodios vividos en su relación familiar, no siempre tan positivos, emergiendo, de esta manera, el proceder de Elisabeth, la esposa quien, a pesar de su manifiesto amor maternal a veces se muestra particularmente histérica por no poder dominar sus impulsos que chocan con los que muestran sus hijos.

A todo ello hay que sumar las noticias procedentes de la guerra que se está librando y va empeorando todo. Hay muchas situaciones que tienen que ver con momentos culminantes y que vienen expuestos narrativamente de manera maestra por Brentano, un modo de escritura más bien desconocido en España puesto que cuenta con muy pocas obras traducidas al idioma español por lo que parece conveniente incluir en este apartado, opiniones como la del escritor y crítico Oskar Jancke, de quien se muestra en este libro sus palabras que nos informan de que Brentano escribe con un estilo que no es tanto musical, sino «conciso y duro, sobrio y preciso, tierno y enigmático, aunque siempre contenido», en el que sin embargo subyace también un fondo «agudo, irónico y melancólico».

Ciertamente, la prosa de Brentano, su sencillez de expresión y la hondura de su pensamiento junto con la capacidad de hurgar en la historia de manera que ofrezca una investigación tan cuidadosa como amplia, dan como resultado, la feliz resolución de un libro de historia novelada. Quedan como exponente familiar sus contradicciones intestinas, la rotura de relaciones de la madre, Elisabeth, con sus hijos, las noticias de la guerra de las que está prohibido hablar en casa cuando al padre le interesa seguir su curso, de su hijo que a quien le molesta esta gran atención que su progenitor dispensa al conflicto bélico, los pensamientos de liberación familiar de la hija, Maggie, que quiere dejar tras de si a sus padres y a todo rastro de la casa familiar, de todo lo cual tiene la lección bien aprendida si se acerca al ejemplo de su madre que hizo lo mismo cuando era joven y ve acrecentado el peligro de esta como obsesión de huida cuando en su edad de enamoramiento se inclina por mantener relaciones con un revolucionario socialista, todo un magma de sentimientos, voliciones, contradicciones, etc., que alimentan el caos familiar, mientras que, en el aspecto histórico y social están presentes las relaciones que se mantienen en la observación de los cambios que se dan políticamente en la transición de la República de Weimar al nazismo, etc., etc.

Toda una gran novela que hace recordar muchos otros títulos que tienen mucho que ver con otras obras notables que aparecieron en su tiempo ya que esta novela de Brentano fue escrita en 1936 durante el exilio suizo de su autor y hasta puede considerarse como obra que da una visión como profética de a lo que se derivará la sociedad alemana y de muchas de las familias que la conforman. Títulos que tienen que ver con autores tan prominentes como los Mann (Thomas y Heinrich), de alguno de los cuales, como sucede con Thomas Mann, se da su opinión en páginas anejas al mismo libro y en donde manifiesta que «Esta novela acerca de una familia alemana burguesa y católica, ambientada en los años de la guerra, es un libro exquisito, escrito con maestría y mano ligera y certera: una obra inteligente, clara, conmovedora». Que así resulte ser para todos aquellos que a leer este libro se aprestan ya que eso merece.

 

Fotos

Vídeos