«Una novela completamente realista sería insoportable»

David Toscana. /YouTube
David Toscana. / YouTube

El escritor mexicano David Toscana une la novela negra y la filosofía en su nuevo libro, 'Olegaroy'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Una noticia leída en el periódico, el asesinato de su vecino, mueve a un hombre extraño y nocturno a convertirse en el investigador del crimen. Se trata de 'Olegaroy', el personaje que da nombre al nuevo libro del escritor mexicano David Toscana (Monterrey, Nuevo León, 1961), publicado en España por Alfaguara. Pero lo que parece una novela negra acaba convirtiéndose, gracias a las reflexiones del protagonista, en un recorrido por los grandes filósofos de la historia, que sirven como apoyo a Toscana para tratar de entender el mundo o, al menos, para ofrecer su visión de él.

«La filosofía no da respuestas definitivas, pero lo importante no son las respuestas, sino saber hacer las preguntas importantes», asegura Toscana, un autor original y lleno de imaginación que ha publicado, entre otras obras, 'La ciudad que el diablo se llevó', 'El ejército iluminado', 'Santa María del Circo' y 'Evangelia' y que ha ganado los premios Xavier Villarrutia y Elena Poniatowska.

Dice Toscana que toda su obra gira sobre la relación entre el ser humano y la muerte. «Lo que nos hace escribir es la muerte. Le he preguntado a mucha gente si conoce alguna novela en la que no haya muertos y todos me dicen que no, que siempre se muere alguien. A mí la muerte me atrae desde niño: vivía en una calle en la que la maternidad estaba en un extremo y el cementerio, en el otro», cuenta.

'Olegaroy' es un personaje «sin biografía», afirma Toscana, «pero cuando se muere su vecino, descubre que mucha gente vive como él, de noche, y este su despertar al mundo y a la su existencia». Por su novela desfilan Sócrates, Platón o Descartes, pero el filósofo favorito del autor es Nietzsche, «que en realidad tiene un mejor acomodo entre los artistas que entre los filósofos». «Es un escritor de buen trato con las palabras y sus ideas son seductoras», apunta Toscana. Seductoras como, a su juicio, deben ser las novelas. «Se dice que las novelas necesitan ser verosímiles, pero no, yo creo que tienen que ser seductoras», asevera Toscana, al que le gusta moverse en el surrealismo. «Todas las novelas tienen algo de surrealista. El surrealismo es un concepto difícil de transmitir porque las palabras no abarcan toda la realidad. Una novela completamente realista sería insoportable. Los novelistas trabajamos para que cada lector se cree su propia imagen. En el cine, el espectador no tiene escapatoria, pero la literatura es imaginación», agrega el autor mexicano.

'Olegaray' cuenta con el acierto de que las reflexiones filosóficas del protagonista encajan perfectamente en la trama. «No sé cómo alguien puede decir que la filosofía no sirve para nada. La filosofía sirve para mucho, aunque no siempre dé las respuestas correctas. Pero gracias a la filosofía somos libres de conciencia, no tenemos un dios que nos controle, ya no creemos en el derecho natural y sí en los derechos humanos... Todo eso es filosofía. Incluso quien no ha leído a Voltaire tiene mucho que agradecerle», culmina Toscana, cuyo libro de cabecera es 'El Quijote': «Es el personaje que me gustaría emular por su personal manera de ver el mundo y la libertad de su cabeza».

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos