Pólvora sobre las olas en Matxitxako

Vladimir Merino sujeta un ejemplar de su último libro. / B. 0.
Vladimir Merino sujeta un ejemplar de su último libro. / B. 0.

Vladimir Merino ambienta su última novela en la batalla naval que tuvo lugar en la Guerra Civil

BORJA OLAIZOLA SAN SEBASTIÁN.

Se llama Vladimir Merino y su madre fue una de los casi 3.000 'niños de la guerra' españoles que en 1937, en plena Guerra Civil, fueron evacuados a la Unión Soviética. Nació en Skolkovo, a 20 kilómetros de Moscú, aunque regresó a Errenteria cuando todavía no había abandonado la infancia. Merino se confiesa un apasionado de la historia, sobre todo del periodo comprendido entre la dictadura de Primo de Rivera y el final de la Guerra Civil. Esa querencia le ha llevado a situar en esa época los tres libros que ha escrito hasta ahora: 'Todo comenzó con esa maldita guerra', 'El médico de los pobres' y 'Marinos de Matxitxako'.

«Me gusta mucho la novela histórica porque da pie a conocer mundos a los que es difícil acercarse de otra forma: probablemente si Tolstoi no hubiese escrito 'Guerra y paz' las guerras napoleónicas nos serían por completo ajenas», reflexiona. Aunque hay quien piensa que la historia reciente de España está ya muy trillada, Merino cree que hay muchos episodios que resultan aún poco conocidos. «La Guerra Civil tiene muchos capítulos oscuros, todavía hay miles de cosas que no han salido a la luz».

El novelista ha centrado hasta ahora su labor en iluminar algunos de esos episodios. En su primer libro, 'Todo comenzó con esa maldita guerra', habló de la epopeya de los 'niños de la guerra' que, como su madre, fueron separados de sus familias y trasladados a países como Rusia, Reino Unido o Bélgica. «Fuera del País Vasco hay un desconocimiento absoluto de ese episodio y eso que hubo más de 32.000 niños que salieron de España», reflexiona.

'La Desbandada'

Su segunda novela, 'El médico de los pobres', se centró en otro suceso también poco conocido fuera del ámbito geográfico en el que tuvo lugar: la matanza de la carretera Málaga-Almería, ocurrida en 1937 cuando miles de civiles malagueños evacuaban la ciudad después de que fuese tomada por las tropas franquistas. Los refugiados, que pretendían alcanzar Almería, aún en poder de la República, fueron bombardeados por tres cruceros desde el mar y atacados por la aviación. Hubo entre 3.000 y 5.000 muertos en uno de los capítulos más cruentos de la Guerra Civil, que en Andalucía es recordado con el sobrenombre de 'La Desbandada'.

La nueva novela de Merino, que fue presentada ayer en el Museo Naval de Donostia, tiene como eje la batalla de Matxitxako, que enfrentó en marzo de 1937 a los bous que integraban la Marina de Guerra Auxiliar de Euskadi -unos bacaladeros que habían sido artillados de forma precipitada- con el crucero 'Canarias' de las tropas sublevadas, un buque bélico en toda regla. El desenlace de la batalla fue lógicamente favorable a los franquistas dada la desigualdad de fuerzas. «Hablamos de buques con 49 tripulantes, casi todos antiguos pescadores, que se enfrentaban a un navío con una tripulación de 800 marinos profesionales», resume gráficamente el escritor.

Merino se ha basado en la documentación que le facilitó la Asociación Matxitxako, integrada por familiares y amigos de los que lucharon a bordo de aquellos bous. Su presidente, Xabier Olabeaga, es hijo de uno de los tripulantes del bou 'Nabarra', que fue hundido por el 'Canarias' en el intercambio de cañonazos. Además de la ingente documentación que puso en sus manos la Asociación Matxitxako, el escritor se entrevistó también con familiares de los marinos de los bous y con Juan Azkarate, el último de los supervivientes de la batalla aún con vida. «El protagonista de 'Marinos de Matxitxako' es un trasunto del propio Azkarate cuando era un chaval», confiesa Merino.

MARINOS DE MATXITXAKO

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos