Un paseo con Pío, una cena con Tolstoi y Atxaga en la cárcel

Pío Baroja, interpretado por Joxemari Karrere, en su paseo de ayer por la Parte Vieja. / DV
Pío Baroja, interpretado por Joxemari Karrere, en su paseo de ayer por la Parte Vieja. / DV

Baroja volvió a visitar la Bretxa y Anna Karenina 'sirvió' un menú en Literaktum, el festival clausurado ayer |

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

¿Qué hacía ayer Pío Baroja paseando por la Parte Vieja donostiarra? ¿Cenó Tolstoi el viernes en el Convent Garden con Anna Karenina? ¿Rondaba anoche Bernardo Atxaga la cárcel de Martutene? La literatura permite que lo imposible sea posible y Literaktum, el festival de la palabra clausurado ayer, también.

Han sido casi quince días de charlas y encuentros, algunos tan emocionantes como la conferencia de la colombiana Laura Restrepo en San Telmo, que conmovió a los presentes con su intenso alegato en favor de la literatura y de la mujer. Y otros tan multitudinarios como el encuentro sobre «el dolor» de Juan José Millas y Manuel Vilas que desbordó de público Tabakalera y probablemente ha sido uno de los 'top' de esta edición, junto al diálogo entre David Trueba y el periodista Nacho Carretero que abrió el festival.

El menú ruso

Literaktum se abre a otro tipo de actos que permiten que las letras se acerquen a los ciudadanos. Ayer por la mañana, por ejemplo, hubo un paseo barojiano que comenzó en la casa natal del escritor en la calle Oquendo y transcurrió por la Parte Vieja. Joxemari Karrere interpretaba el papel del escritor, que recorrió las calles en una silla de ruedas viendo cómo había cambiado su San Sebastian. Medio centenar de personas se había apuntado a este recorrido ideado e interpretado por el propio Karrere, Anartz Zuazua y Tanya de la Cruz. Karrere hacía de Baroja, Tanya de la Cruz de una cuidadora latinoamericana que «llevava» al autor en su regreso a la Donostia de hoy y Zuazua cumplía el papel de lector actual del novelista.

También Leon Tolstoi ha sido visto en San Sebastián este fin de semana. O al menos su espíritu. El Convent Garden acogió la noche del viernes una cena basada en platos inspirados en la novela 'Anna Karenina'. Slawka Grabowska, dinamizadora literaria polaco-donostiarra dirigió una velada que llenó la sala, con más de sesenta comensales, para degustar una sopa juliana con empanadillas, pollo al estragón y tarta de limón. La anfitriona contó de qué parajes del libro salía cada plato.

Bernardo en Martutene

Ayer, además del encuentro entre Iban Zaldua y Ramon Saizarbitoria en la librería Zubieta, otro autor vasco fue protagonista: Bernardo Atxaga volvió a la cárcel de Martutene. O cerca: a la casa de cultura de Loiola. Hace unos años el escritor de Asteasu ofreció una charla en la cárcel sobre la literatura clásica vasca. Ahora realiza una lectura dramatizada basada en las vivencias que experimentó en aquel momento. Ayer no pudo ser en la misma prisión, pero de forma simbólica el acto se realizó en el centro cultural próximo.

El actor Jose Kruz Gurrutxaga le acompaña en el escenario. Es un espectáculo que se creó a raíz del centenario de Euskaltzaindia, y tras su estreno en Arantzazu ayer se pudo ver por primera vez en Donostia.

 

Fotos

Vídeos