A la búsqueda de aquel libro

Miles de personas se acercan cada año. /Arizmendi
Miles de personas se acercan cada año. / Arizmendi

Comienza este viernes la 34 edición de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Donostia, con 35 puestos en la Plaza de Gipuzkoa

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

Los rastreadores de volúmenes codiciados, los bibliófilos, los cazadores de títulos a precios más que asequibles y los lectores en general tienen a partir de este viernes su habitual cita de todos los años con la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Donostia, que con 35 puestos celebra este año su 34 edición.

El coordinador de Ferias del Libro de Euskadi, Asier Muniategi y el presidente de la Cámara vasca del Libro, José Agustín Iturri han presentado este jueves este clásico del verano cultural donostiarra, que como es habitual se celebrará en la Plaza de Gipuzkoa, en esta ocasión, hasta el 15 de septiembre, y con horario de apertura de 11.00 a 13.30 y de 17.00 a 20.30 todos los días.

Muniategi ha destacado un año más la fidelidad de las librerías ya que la mayor parte de los establecimientos participantes en la Feria repiten, lo cual certifica el éxito de la Feria. Con la novela como género más demandado por la clientela, los libros históricos, así como los de temática gastronómica y cinematográfica son también 'clásicos' de esta cita. El visitante podrá encontrar a precios a partir de un euro, desde volúmenes de poesía hasta de narrativa, pasando por los de ensayo, teatro o cómics, además de postales y cartelería de época.

El responsable de las Ferias del Libro ha recordado que se considera «libro antiguo» cualquier volumen editado hace más de cien años o aquellos ejemplares que presentan algún tipo de rareza que los hace prácticamente inencontrables, mientras que «libros de ocasión» son títulos descatalogados, que encuentran una segunda oportunidad en este tipo de ferias, a un 20% de su precio original de venta al público.

Durante la presentación, también se han facilitado algunos datos relativos al sector. Así, un 67,2% de la población se confiesa lectora, con mayoría de mujeres en todos los grupos de edad. La franja mayoritaria se sitúa en edades superiores a los 45 años. También crece el ratio de lectores en paralelo al nivel de estudios. En cuanto a los que se confiesan poco o nada lectores, la razón más esgrimida es la falta de tiempo.

Pese a todos los augurios formulados desde hace años, el soporte en papel sigue manteniendo su hegemonía, con un 95% de las ventas, frente al 5% en formato digital. En este punto, cabe destacar que el 79% de los usuarios del llamado libro electrónico confiesa que practica la descarga ilegal de libros.

Con todo, el sector del libro facturó 2.363 millones de euros el pasado año con la venta de 160 millones de ejemplares de títulos vendidos y doce millones de descargas legales. El precio medio del libro se situó en los 13,96 euros. Estos datos suponen un incremento del 1,9% en la facturación de 2018 respecto al año anterior. Finalmente, los responsables del sector indicaron que el 60% de los lectores prefiere comprar en librerías frente al 40% que lo hace en cadenas y grandes superficies.