«El dinero y el poder no pueden arruinar también la Navidad»

Jeanette Winterson, en una imagen de archivo./WIKIPEDIA
Jeanette Winterson, en una imagen de archivo. / WIKIPEDIA

La escritora británica reivindica esta festividad en su nuevo libro de cuentos, que recoge también recetas típicas

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

«Incluso las escritoras como yo tenemos nuestro corazoncito», bromea Jeanette Winterson, voz desgarrada de la literatura británica que con su nuevo libro sorprende a sus fieles, y numerosos, lectores. 'Días de Navidad' (Lumen) se titula esta pequeña joya en la que la autora de libros tan celebrados como 'Fruta prohibida' recoge doce cuentos de Navidad y recetas típicas de esa época del año.

«Mi infancia (relatada en '¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?') fue muy infeliz, pero todo cambiaba el 21 de diciembre. Entonces, mi madre ponía el abeto, tocaba el piano, preparaba comidas muy ricas... Era mi momento de felicidad», cuenta Winterson, que se ha propuesto reivindicar unas fiestas que recuperen «los valores del ser en vez de los del tener».

«Es muy importante que el dinero y el poder no nos lo arruinen todo. Seas o no religioso, la Navidad es una historia contra el poder y el dinero», asegura la escritora, que celebra la festividad con un ritual propio: el día 21 decora un abeto con todo tipo de objetos estravagantes (perchas, escobillas de limpiar platos), en Nochebuena escucha una misa de Cambridge de tres horas de duración que se repite desde 1928, luego va a Londres y abre las puertas de su casa a amigos y conocidos para cenar, y el día 25 visita albergues de personas sin hogar para compartir algo de tiempo «con la gente que no tiene suerte».

Si los cuentos de Winterson llaman la atención, más aún lo hacen las recetas que intercala entre ellos. «La comida siempre es una ceremonia para compartir», explica, e insiste en esa idea, compartir: «Ahora ya no tenemos nada que nos haga estar juntos a todos, sólo la Navidad. Bueno, y quizá el fútbol», sonríe. Horripilada con el 'brexit' y con la deriva totalitaria de países como Hungría o Polonia, Winterson reclama, con espíritu navideño, «que la gente vuelva a tener conciencia de sociedad».

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos