Bermejo: «La cercanía del poder a la alquimia y a lo esotérico ha sido una constante a lo largo de la historia»

Álvaro Bermejo reconoce su fascinación por el Manuscrito Voynich, eje central de la trama./ASÍS AYERBE
Álvaro Bermejo reconoce su fascinación por el Manuscrito Voynich, eje central de la trama. / ASÍS AYERBE

Su última novela, 'El secreto del rey alquimista', traslada al lector a las intrigas palaciegas de la Europa del siglo XVI

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Un códice misterioso, dos monarcas en bancarrota y tres personajes como surgidos de los pinceles de Arcimboldo en ruta hacia Praga, la ciudad de los alquimistas, se entremezclan en la última novela de Álvaro Bermejo (San Sebastián, 1959). El escritor donostiarra recurre al tema de lo esotérico en esta historia a priori inverosímil, pero que es «rigurosamente cierta», asegura. Un thriller que busca atraer al lector hacia un mundo de códigos s cifrados de una forma natural y reivindicar la leyenda del Manuscrito Voynich.

- ¿Cuál es el secreto que esconde el rey alquimista?

- Esconde el secreto de la piedra filosofal y el del elixir de la vida, dos secretos muy actuales porque mirando a nuestro alrededor, tanto desde la biotecnología o la macroeconomía seguimos buscando ese secreto. Y no olvidemos que la alquimia está en la base de la ciencia moderna, en la raíz de nuestra civilización y cultura.

- ¿Y quien es ese rey?

- Hablamos del emperador Rodolfo II, sobrino de Felipe II, que se educó en Madrid en la corte de Carlos V, aunque establecieron malas relaciones entre ellos. Vivía en Praga, pero Rodolfo II no llegó a reinar porque se desentendió de las labores de gobierno y se rodeó de científicos, astrónomos, astrólogos y cabalistas. Un día llegó a su corte el mago John Dee, el descubridor del meridiano de Greenwich, quien le vendió el Manuscrito Voynich, con la promesa de que en sus páginas se contenían todos los secretos de la vida y de la muerte cifrados en un sistema de lógica simbólica.

- ¿Por qué decidió basarse en ese manuscrito para escribir la novela?

- Porque es un libro fascinante y una vez que lo conoces no se te va de la cabeza. No se sabe cuándo se compuso porque ya se conocía en el siglo XV y es anterior a esa fecha, y tampoco se sabe quién es su autor ni cómo se lee, porque está escrito en un lenguaje y en una caligrafía ilegible, que ni siguiera los supercomputadores de la NASA han conseguido descifrar hasta la fecha. Es algo misterioso, nadie sabe de qué habla y eso lo convierte en una auténtica joya.

«Ni las supercomputadoras de la NASA han conseguido descifrar el Manuscrito Voynich»

- ¿'El secreto del rey alquimista' es una novela histórica?

- Sí, pero también esotérica y romántica, tiene traducciones y derivadas muy contemporáneas. Esa cercanía del poder hacia la magia, la alquimia y lo esotérico que se describe en el libro ha sido una constante durante la historia, aunque hoy día parece políticamente y socialmente incorrecto hablar sobre estos temas. Pero ahí está el ejemplo de dos presidentes norteamericanos como Reagan y Roosevelt que eran adictos a las cábalas esotéricas y la astrología. Esa pulsión por la magia o lo alquímico sigue muy presente hoy día.

- Sin embargo, también tiene algo de thriller...

- Como el mundo actual. Desde la actualidad política de estos días, hasta el deporte o la economía, todo se vive como una novela negra a la que la gente se engancha de forma apasionada. Y el libro tiene también esa parte de aventura, en la que unos enviados del rey Felipe II, en bancarrota y muy enfermo, tienen que ir a Praga a buscar el manuscrito de Voynich, en su época conocido como el Códice Ochavado, porque al rey le urge dar con el elixir de la vida para mantenerse joven y en el poder, y con el oro de la piedra filosofal.

- ¿Y cómo era esa Praga del siglo XVI, la ciudad de los alquimistas?

- Una ciudad donde conjugaban personajes como Tycho Brahe el astrónomo de la nariz de plata, el pintor Archimboldo, que pintó el retrato del emperador con una mezcolanza de frutas y verduras, o la leyenda de Judà León, el creador del Golem, que está en el origen de lo que luego sería la literatura entorno a la róbótica, a Frankenstein...

- ¿Todos los personajes que participan en la trama son reales?

- Para escribir esta novela me habré leído la biografía de una treintena de personajes de los que hablo, pero necesitaba otros que superaran la realidad para darle el punto novelesco. De ahí surgió el personaje de Andrés de Onís, un muchacho sevillano que es un gran espadachín y de una gran belleza, hasta confundirlo con una mujer, un andrógino que viaja a Praga acompañado por un enano y un escocés gigante.

«Los monarcas Felipe II y Rodolfo II se rodearon de científicos, cabalistas y astrónomos»

- ¿Y la descripción de la corte de Felipe II y Rodolfo II?

- Toda la descripción es histórica, aunque cueste creerlo vivían y se comportaban así. Felipe II recibió a El Greco y no le gustó, prefirió a El Bosco, aún viviendo en la España de la Inquisición. El rey se rodeó también de cabalistas, hebreos y alquimistas perseguidos, que le impulsaron en esa vida secreta suya, al igual que Rodolfo II. Aunque parezca algo disparatado, es rigurosamente cierto. De hecho, la misma historia me hizo la novela.

- ¿Aporta algo nuevo la novela a esa leyenda del Manuscrito Voynich?

- Hay un esbozo de interpretación, absolutamente novelesco, que al lector le dará motivos para indagar en esto. La novela habla mucho sobre códigos cifrados y desciframiento de códigos, porque en aquella época de las guerras de religión casi todos los monarcas tenían espías y enviaban sus comunicaciones por medio de códigos cifrados. Había libros sobre esas claves, y uno de esos es el que podría posibilitar el desciframiento del manuscrito de Voynich.

«La descripción de la Corte del rey, aunque parezca disparatada, es rigurosamente cierta»

- ¿Una trama complicada para seguir?

- Yo creo que el libro se lee fácil, porque de hecho le faltan 150 páginas que decidí quitar porque eran más complejas. Me interesa que el lector disfrute con la lectura y entre en ella con naturalidad. Creo que eso se nota y espero que el lector transite con interés por la novela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos