Cuando la Guerra Civil pasó por casa

Cuando la Guerra Civil pasó por casa

Una exposición en el Koldo Mitxelena aborda la memoria guipuzcoana del conflicto a través de testimonios, objetos familiares y documentos de la época

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

El recuerdo, a veces fidedigno y a veces distorsionado, que ha llegado hasta nuestros días de lo que fue la Guerra Civil en Gipuzkoa protagoniza la última exposición que acoge el Koldo Mitxelena antes de su cierre para acometer su remodelación. Bajo el título de 'Guerra Civil en Gipuzkoa; Resistencia y Dignidad', la muestra comisariada por el historiador Antoni Nicolau a partir de una idea de Aitzol Arroyo y Aitor Azurki permanecerá abierta al público desde pasado mañana hasta el 28 de diciembre.

La exposición, presentada esta mañana, se divide en siete ámbitos diferentes que ayudarán al visitante a acercarse a un episodio de la historia guipuzcoana, 80 años después de que concluyera. Así, las llamadas historias de vida ilustran las peripecias vitales de varios protagonistas de algunos episodios del conflicto, con el soporte documental de objetos y documentos de la época con un fuerte componente emocional.

Además, otro espacio de la sala de exposiciones acogerá un gran mural con 12.000 nombres de guipuzcoanos que tuvieron un papel en la guerra. Un audiovisual producido específicamente para esta muestra recogerá los testimonios de seis personas que contarán la historia de sus seres queridos, a través de un objeto patrimonio de su propia memoria íntima y familiar. Por otra parte, a la selección de revistas y carteles de la época procedentes de los propios fondos del Koldo Mitxelena, se suma la proyección de dos documentales históricos cedidos por EITB en una sala equipada con las butacas originales del Teatro Victoria Eugenia.

En su intención didáctica, la exposición se completa con una programación de visitas guiadas y unos talleres dirigidos a públicos de diferentes edades y que permitan una aproximación diferente a este episodio histórico. En los 'Talleres de la memoria' grupos de entre ocho y doce personas de diferentes perfiles compartirán sus reflexiones en torno a cómo nos ha llegado la Guerra Civil o a qué enclaves y objetos vinculan su recuerdo. Estos encuentros -que se celebrarán los últimos viernes (por la tarde) y sábados (por la mañana) de cada mes- parten de la idea básica de compartir diferentes memorias y sin ánimo de imponer el 'relato' propio, sino de completar el cuadro de lo que la Guerra Civil supuso en el plano social e individual.

Tal y como ha señalado el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, «también en Gipuzkoa hubo represión en la Guerra Civil, y mucha. Esta exposición pretende dejar patente el testimonio gráfico de personas que defendieron la legalidad republicana y la libertad frente al alzamiento fascista, que tuvo numerosos apoyos dentro de nuestro territorio». Itxaso ha recordado que «frente a la narración dominante que ha llegado hasta nuestros días, lo cierto es que las tropas franquistas entraron a Gipuzkoa y fueron barriendo el territorio con la colaboración de sectores tradicionalistas que apoyaban el levantamiento. Gipuzkoa cayó relativamente rápido en el transcurso de aquel verano de 1936». En este sentido ha indicado que «sólo el frente de Eibar y los intxortas lograron frenar el avance franquista hacia Bizkaia», antes de recalcar la existencia de «algunos mitos sobre esa época que han distorsionado la realidad de generaciones posteriores». 'Guerra Civil en Gipuzkoa; Resistencia y Dignidad', ha concluido Itxaso, «tiene como objetivo aportar un poco más de luz a esa terrible época de que fue la Guerra Civil Española».