Arantza Portabales: «Juego con la belleza subyugadora que algunos encuentran en el horror»

La autora Arantza Portabales./
La autora Arantza Portabales.

La escritora donostiarra presenta su novela policiaca 'Belleza roja', hoy en Fnac de Donostia

Patricia Rodríguez
PATRICIA RODRÍGUEZ SAN SEBASTIÁN.

Un misterioso asesinato, un lugar cerrado, seis sospechosos y un cadáver que yace en el suelo como si fuera una instalación artística. Nada es lo que parece y nadie es quien dice ser. La escritora Arantza Portabales (Donostia, 1973) presenta hoy a las 19.00 horas su novela policiaca 'Belleza roja' (Ed. Lumen) en Fnac de Donostia, acompañada de la periodista Verónica Melo que presentará a la autora, afincada en Santiago de Compostela.

A lo largo de 400 páginas, Portabales rinde un homenaje explícito a las novelas de Agatha Christie y a su obra 'Cinco cerditos' en particular. «Elegí esta obra porque es el prototipo de asesinato de círculo cerrado que me apetecía mucho hacer, donde el lector va descubriendo que todos los personajes son sospechosos y que todos podrían haber cometido el asesinato», cuenta la autora de 'Sobreviviendo' (2015) y 'Deje su mensaje después de la señal' (2017). En cada relato nos invade la certeza sobre el autor del crimen, luego dudamos, para terminar invadidos por la confusión. En 'Belleza roja', la historia se desarrolla en torno a seis personajes que tienen mucho que ocultar, todos viven con alguna culpa, un complejo... y, según Portabales, «esto nos pasa a todos. Intentamos mostrar en nuestras redes sociales una cara alegre pero al final vivimos subyugados por el peso de las cosas que nos van aplastando y que intentamos no mostrar. La obra indaga en nuestros peores horrores y sentimientos más oscuros, que siempre están ahí».

Será el comisario Santi Abad, con la ayuda de la joven policía Ana Barroso, quien deberá destapar los secretos mejor enterrados de los Alén Somoza, una de las familias más poderosas y adineradas de la alta sociedad gallega.

«La novela es un homenaje explícito a Agatha Christie y su obra 'Cinco cerditos'»

La belleza, la degradación de lo bello, es el hilo conductor de este trepidante thriller policiaco que no deja respirar hasta el final. «Lo que hice fue crear un asesinato con un componente estético muy grande y quise mezclar el horror con la belleza que algunos pueden ser capaces de encontrar en él. Nos ocurre por ejemplo, con los premios de fotografía del año, fotos aterradoras que te encogen el corazón pero al mismo tienen una belleza subyugadora. Me gustó jugar con eso», confiesa.

Portabales muestra esa singularidad de lo bello, al igual que lo hace 'Cinco cerditos' en la conversación que mantienen el superintendente Hale y el detective Poirot. '¿Por qué no puede pintar un pintor algo alegre a la vista? ¿Por qué salirse de su camino en busca de la fealdad? - Algunos de nosotros, mon chéri, vemos belleza en lugares raros'. Precisamente este diálogo se incluye como cita al comienzo de su libro.

Obras artísticas

El escenario del crimen con el que arranca la novela se inspira en una obra artística real de la escultora gallega Celeste Garrido, instalada en varias exposiciones: un vestido blanco inmaculado sobre un enorme círculo de gelatina de fresa. Así yace en el suelo Xiana Allén, encima de un gran charco de sangre que cubre los diecinueve metros cuadrados de su habitación. Ni un solo centímetro limpio del líquido rojo. «Quise utilizar esa imagen real e introducirla en la trama, al igual que otras muchas de sus obras que se reproducen en la novela. La gelatina es un material efímero que cuando pasa dos semanas en la exposición se pudre. Por eso digo que la belleza es gelatina de fresa a punto de pudrirse. Todo lo que es bello o nos llama la atención estéticamente acaba por pudrirse», comenta la autora.

A lo largo de la trama hay un asesino que se parapeta detrás de un crimen estético para hacer el mal, «pero al final toda estética nunca va a ser capaz de cubrir el horror humano, que está a la puerta de tu casa. Y precisamente el asesinato no lo sitúo en un ambiente marginal, porque el horror no conoce de estatus social», señala.

Portabales viene de un plus de intensidad emocional después de su novela 'Deje su mensaje después de la señal' -que en octubre pondrá en escena el grupo de teatro Tanttaka dirigida por Fernando Bernués- para sumergir ahora al lector en una trama policiaca que llevaba años planeando sobre su cabeza. «Tenía muchas ganas de escribir un asesinato de círculo cerrado. Cuando se publicó mi primera novela negra en lengua gallega 'Sobrevivindo'- ganadora del XV Premio de Novela por Entregas de La Voz de Galicia- me quedé con las ganas de explayarme. Eran 70 páginas y 31 capítulos. Después vino 'Deje su mensaje...', que resultó dolorosa incluso escribirla porque ahonda mucho en los sentimientos y necesitaba algo para pasármelo bien», comenta la escritora donostiarra, quien se muestra «feliz» de encontrarse hoy con toda su gente. Licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, se inició como escritora en 2013 con los microrrelatos. Desde entonces, ha editado tres novelas y firmado con importantes editoriales como Lumen y Galaxia.