Jamie Cullum derrocha energía en la Zurriola