Un viaje con Kenny Barron por la historia del jazz esta tarde en el Kursaal

Un viaje con Kenny Barron por la historia del jazz esta tarde en el Kursaal

C. RODRÍGUEZ VIDONDO San Sebastián.

El estrépito de Monk, la mezcla de raíces de Gillespie, la vanguardia de Lateef. Estas son algunas de las referencias que nos pueden orientar sobre el espectáculo que vamos a presenciar esta tarde en el Kursaal (18 horas). El ya legendario pianista de Filadelfia, Kenny Barron, carga a sus espaldas con 75 años de historia del jazz. Y esa carga parece no suponerle un peso demasiado grande.

Considerado como uno de los mejores pianistas de jazz actual en el mundo, Barron regresa a su cita más esperada con San Sebastián, a un festival Jazzaldia que acostumbra a ver sus anchas espaldas paseando por La Concha hacia estas fechas. Esta será su séptima visita tras haber participado en las ediciones de 1987, 1995, 2000, 2005, 2008 y 2012. En esta ocasión, aprovecha para presentar en comunidad su nuevo trabajo, 'Concentric Circles' (Blue Note, 2018), que además conmemora sus 75 primaveras. Bien acompañado por su reciente quinteto (Mike Rodríguez, trompeta; Dayna Stephens, saxo tenor; Jonathan Blake, batería; Kiyoshi Kitagawa, bajo eléctrico), Barron nos deleitará con las 10 pistas seleccionadas para el nuevo álbum que incluye tanto matices del postbop, como melodías Messengerianas, ritmos afrolatinos, valses y baladas en rubato y, además, incursiones en el laberíntico camino de la amalgama.

Con Gillespie

Desde su aterrizaje en Nueva York en 1962, la carrera musical de Barron no dejó de crecer. Venía de tocar con Philly Joe Jones, y tras una serie de colaboraciones con Lee Morgan y James Moody, los cantos de sirena llegaron a oídos de un Gillespie que le contrató sin haberle escuchado tocar una sola nota. Allí desarrollo la apreciación por los ritmos caribeños y entroncó relaciones con otros grandes como Freddie Hubbard, Stanley Turrentine o Buddy Rich. Hacia los años 70, Kenny Barron era ya profesor de música en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey y comenzaba proyectos junto a Yusef Lateef, una de sus mayores influencias en el arte de la improvisación.

Tras una vida dedicada al postbop, en estos años adquiriría otros tintes más modernos y fusión. Un homenaje a Thelonious Monk con el cuarteto Sphere, una gira acompañando a Stan Getz y un proyecto dual con el bajista Dave Holland. Además de infinitas colaboraciones al lado de Joe Henderson, Ron Carter, Chet Baker u Ornette Coleman, entre muchos otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos