Festival de Jazz de San Sebastián

Un menú cargado de platos fuertes en el Kursaal

Gregory Porter estará el domingo por la tarde en el escenario del Kursaal./
Gregory Porter estará el domingo por la tarde en el escenario del Kursaal.

CARLOS RODRÍGUEZ VIDONDOSAN SEBASTIÁN.

Un año más el Kursaal abre sus puertas a la 53 edición de Heineken Jazzaldia con un programa repleto de cabezas de cartel y, sobre todo, buena música. A partir de este jueves 26 y hasta el próximo domingo, el auditorio acogerá en sus entrañas a grandes leyendas del jazz bien conocidas por la concurrencia. Desde nombres propios como son los de intérpretes de la talla de Caetano Veloso, Kenny Barron o Brad Mehldau, que ya conocen de primera mano los escenarios del festival donostiarra, hasta voces más recientes como la del sensacional Gregory Porter, que repite por segundo año consecutivo, tras su éxito sobre las tablas de la Plaza de la Trinidad en la pasada edición. La ceremonia de clausura de la sala principal correrá a cargo del multinstrumentista francés Yann Tiersen. Un cierre en la intimidad con el piano y el violín de este popular compositor e intérprete.

La tarde del jueves nos trasladará a las costas de Salvador de Bahía de la mano de uno de los músicos más queridos y respetados de Brasil, Caetano Veloso. A partir de las seis de la tarde y a los pies de la playa de La Zurriola podremos sentir la fina arena bajo la sombra de las palmeras mientras escuchamos la bossa nova más vanguardista e internacional que traen las guitarras de Caetano y sus tres hijos: Moreno, Zeca y Tom. Un proyecto familiar bajo el nombre de Ofertório que recoge una treintena de temas de todas las épocas del cantante. «No somos una familia de músicos, somos músicos de familia», afirma Veloso, quién tras sus visitas a San Sebastián en 1989 y 2006, vuelve a traernos las corrientes del movimiento tropicalista que cofundó junto a Gilberto Gil allá por los años 60.

Yann Tiersen pondrá el broche al Jazzaldia con un concierto intimista en solitario

«No somos una familia de músicos, somos músicos de familia», dice Caetano Veloso

El arte del trío musical a cargo de Brad Mehldau (piano), Larry Grenadier (contrabajo) y Jeff Ballard (batería) es uno de los taquillazos que sin duda nos ofrece el Jazzaldia. Una cátedra con los músicos en mejor forma del jazz actual capitaneada por el pianista estadounidense, que ya nos ha visitado hasta en seis ocasiones. Este incansable trío de piano nos acerca el respeto por la tradición junto a composiciones originales, standards jazzísticos y préstamos del pop (principalmente The Beatles). Su último lanzamiento, 'Seymour Reads The Constitution!' (Nonesuch Records, 2017), confirma la identidad rítmica de la formación y el estado de gracia de un Mehldau que, aunque constantemente alzado al Olimpo de Evans y Jarrets, cada vez más cincela su propio nombre en la piedra de la música.

En plena madurez

Un pianista en plena madurez y cuatro escoltas custodiando la fortaleza. Kenny Barron es una de las figuras ya históricas del jazz y se erige como un referente destacado del postbop y sus diferentes territorios de innovación. Este legendario pianista que ha trabajado junto a grandes estrellas como Dizzy Gillespie, Freddie Hubbard, Stanley Turrentine, Milt Jackson, Buddy Rich, Philly Joe Jones, Ron Carter, Chet Baker o Yusef Lateef, entre muchos otros, sube al estrado la tarde del sábado 28 para deleitarnos con el quinteto que le ha acompañado en la publicación de su último álbum, 'Concentric Circles' (Blue Note, 2018). 75 años a sus espaldas que le han consagrado como el acompañante predilecto de Stan Getz y convertido en uno de los mejores pianistas de jazz en actividad. Entre la trompeta de Mike Rodríguez y el saxofón de Dayna Stephens, Barron vuelve a brillar bajo los focos del Kursaal, algo que hizo por última vez en el año 2012.

Gregory Porter cantará en el Kursaal tras triunfar el año pasado en la 'Trini'

El domingo recoge la jornada de clausura y en ella hay espacio para un doblete. Gregory Porter a las cinco de la tarde y Yann Tiersen a las once de la noche nos ofrecen un cierre de festival que se alargará hasta la madrugada. Como queriendo no marcharse nunca. La portentosa voz de Porter hará resurgir las luces medio apagadas de la figura del crooner, un profundo hueco que dejaron leyendas como Sinatra o Nat King Cole y que pocos consiguen llenar tan bien como el cantante de Sacramento. Con el rostro cubierto por lo que él denomina su 'jazz hat' y acompañado por la orquesta sinfónica de Arkaitz Mendoza, Gregory Porter honra tributo a uno de sus mayores referentes en su quinto álbum, lanzado recientemente por Blue Note. Un profundo homenaje sobre un extenso repertorio de clásicos de la música negra que ya ha estremecido a su audiencia de Madrid y Barcelona.

Mehldau confirmará en el Kursaal el estado de gracia que demostró en su última grabación

Por último y ya con prácticamente todas las luces de los escenarios de la ciudad apagadas, Yann Tiersen en solitario, nos abre su piano para mostrarnos las últimas notas del festival en intimidad e introspección. Desmarcándose de su faceta de compositor de cine, pues trabajó en las populares bandas sonoras de 'Amélie' (2001) y 'Goodbye Lenin!' (2003), el músico bretón llega a la despedida del Heineken Jazzaldia con la cercanía de un espectáculo que le tiene a él y a sus instrumentos como protagonistas, sin mayor afán de pretensión. Una espléndida forma de correr el telón del Kursaal, tras un menú variado y delicioso que nos dejará a todos con ganas de disfrutar de otro postre de madrugada. Hasta el verano que viene.

Más sobre el Jazzaldia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos