Gregory Porter, espiritualidad y amor para ir en paz del Jazzaldia