Y cien gaviotas volaron (con épica) sobre la playa de La Zurriola

La alegría de Erentxun, 'after hours', rodeado de hijos y amigos / La artista más joven, Mary Stallings, tiene... 78 años / Los 50 músicos de Porter 'recluidos' en Musikene

Los elementos se conjuraron para que la actuación de Erentxun alcanzara momentos épicos en la madrugada playera. Pocas veces 'Cien gaviotas' se ha cantado en marco tan idóneo. /Arizmendi
Los elementos se conjuraron para que la actuación de Erentxun alcanzara momentos épicos en la madrugada playera. Pocas veces 'Cien gaviotas' se ha cantado en marco tan idóneo. / Arizmendi
Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGASan Sebastián

Esto termina hoy (qué rápido pasa el tiempo), pero aún quedan muchas emociones por vivir y unas cuantas historias por contar. El festival es como una colorista fábula de 'Amelie', y será Yann Tiersen, el compositor de la mítica banda sonora de la película francesa, el último músico que suba al escenario de esta 53 edición. Será esta noche en el Kursaal, como una propina para gautxoris.

Pero antes hablemos de gaviotas sobre la Zurriola, vainas del restaurante Urola y una dama de 78 años que ha resultado ser, al menos en espíritu, una de las más jóvenes artistas de este año: la estupenda Mary Stallings.

Erentxun, «en algún lugar» bajo la lluvia

Sí, las gaviotas volaron sobre la playa y bajo la lluvia en la madrugada de ayer. El estupendo concierto de Mikel Erentxun en la Zurriola tuvo un punto épico, con los aguaceros empapando al público al final y el músico y su banda 'venidos arriba'. Erentxun eligió un repertorio intenso y rockero para animar la playa en ese show 'after-hours' y el público disfrutó, incluido el alcalde, Eneko Goia, que aplaudió con ganas desde el 'hospitality' de Heineken junto al escenario. Erentxun cantó muchas de sus últimas canciones pero en los bises apostó por dos clásicos de Duncan Dhu, 'Cien gaviotas' y 'En algún lugar', que sonaron como nunca en el entorno playero donostiarra, marco idóneo para el espíritu de esos viejos temas. Hay quien considera que 'Cien gaviotas' es una de esas canciones que forman parte de la banda sonora de San Sebastián.

Al final del concierto Erentxun, agotado y feliz, recibía a sus hijos y amigos en el camerino-carpa de la Zurriola. Se había quedado satisfecho, pero tampoco le sobraba tiempo para disfrutar: ayer mismo tocaba en Ávila. Qué activa es la vida del artista.

Antes, en esa noche tan donostiarra del viernes, había actuado en la playa Amateur. El grupo ofreció un delicado concierto en el que también hubo momentos de marcha. El público quedó encantado, pero no fue masivo, lo que acrecienta la leyenda: Amateur, como La Buena Vida, grupo del que surgió, son 'de culto' pero no mayoritarios. Para la inmensa minoría, que decía el poeta.

Los músicos se divierten: McLorin en el Urola

Como los grupos de casa suben a escena, los artistas forasteros hacen turismo por Donostia. Salvador Sobral ha apurado al máximo su inmersión festivalero (había que ver cómo aplaudía en el Kursaal a Brad Mehldau) y Cécile Mc Lorin, que ha dado dos conciertos, tuvo también tiempo para asistir a la actuación de Kenny Barron. Para muchos la cantante marcó uno de los momentos redondos de esta edición en su impresionante interpretación de 'Alfonsina y el mar' en la Trini

Pero la joven McLorin, además de sublimar el alma de los espectadores, también ha probado las delicias gastronómicas de la ciudad: ayer comió en el Urola un menú casi calcado del que disfrutaron la víspera los Trueba y compañía. (Fernando Trueba, por cierto, terminó su paseo por la bahía con Caetano Veloso en el Portuetxe: él sí que sabe). La McLorin intentó llevar a su grupo a Arzak pero el restaurante del Alto de Miracruz está a tope estos días.

Premio en la intimidad para la gran dama

Quien ha encontrado en Donostia una inyección de vitalidad es Mary Stallings. La cantante tiene 78 años pero en escena parecen muchos menos, y también en las ceremonias protocolarias. Ayer recibió el premio del festival en un sencillo acto en el Victoria Eugenia de manos del alcalde Goia y se mostró feliz y agradecida. Hoy será Michel Portal el que reciba el otro 'premio gordo' del Jazzaldia de este año. Estos galardones no se entregan con el aparataje de los premios Donostia del Zinemaldi pero a cambio se rodean de un cálido e íntimo ambiente, como un concierto de cámara. La Stallings no solo recibió premios. Por la tarde, en la sala Club, protagonizó una actuación para patrocinadores que fue una auténtica joya, cercana y directa.

El ensayo en Ibaeta de los 'amigos' de Porter

El Jazzaldia tiene glamour pero también mucho trabajo. Que se lo pregunten a los músicos que pasaron ayer la jornada 'encerrados' en Musikene preparando el concierto de hoy junto a Gregory Porter. Como ya contamos, el director donostiarra Arkaitz Mendoza ha reclutado una selección de 50 intérpretes de la OSE, la Sinfónica de Bilbao y otras formaciones para completar la orquesta que acompañará hoy a Porter en el Kursaal en su interpretación de temas de Nat King Cole. Esta misma mañana ultimarán los detalles en el propio auditorio con el equipo de Porter. Dicen quienes saben que el resultado merece la pena. Hoy, a las cinco de la tarde, la solución. Quienes asistieron el lunes al concierto de Porter en el Teatro Real de Madrid dicen que fue «memorable».

Los últimos serán los primeros

Esto se acaba pero faltan algunas citas clave. El amigo Chick Corea, uno de los nombres más repetidos en la historia de este festival, vuelve con nuevo formato a una Plaza de la Trinidad que arranca hoy (recordemos otra vez) una hora antes de lo habitual, a las 20.00. Completa el programa Curtis Stigers, el músico de Idaho amigo de la colonia vasca de allá y hombre feliz hoy: porque actúa en el País Vasco y además tras su admirado Corea. Stigers lleva unos días por Donostia con su familia.

Pero junto a los Corea, Porter o Yann Tiersen hoy se espera en el Jazzaldia a músicos más cercanos que llevan días preparando con mimo su cita. ¿Por ejemplo? El gran Oso Fan estará en la terraza Heineken del Kursaal a las 18.30, y Sara Mansilla, a las 21.00 en el Espacio Skoda de Alderdi Eder.

Porque hay cantera. Ayer los chavales del Txiki Jazz vivieron una mañana feliz en Tabakalera. Este festival cada vez parece más una Aste Nagusia con música para públicos de todo tipo. Hoy toca el 'Pobre de mí'. Qué pena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos