«Ni el mejor guionista es capaz de imaginar una vida como la de Conchita Montenegro»

El escritor Javier Moro estará hoy en Donostia./JESÚS SIGNES
El escritor Javier Moro estará hoy en Donostia. / JESÚS SIGNES

Abofeteó a Clark Gable, fue amiga de Charles Chaplin y terminó casada con un embajador. Javier Moro dedica su último libro a la donostiarra Conchita Montenegro

Borja Olaizola
BORJA OLAIZOLASAN SEBASTIÁN.

El escritor Javier Moro ha recuperado la figura de la actriz donostiarra Conchita Montenegro (1911-2007) para dibujar en su libro 'Mi pecado' episodios tan dispares como la trayectoria de los primeros españoles que trabajaron en Hollywood o la misión secreta que llevó al actor Leslie Howard a trasladar a Franco un mensaje de Churchill. Moro hablará hoy en el Aula DV (19:30, Aquarium) sobre la fascinante vida de la primera española que triunfó en Hollywood.

- ¿Como se topó con la figura de Conchita Montenegro?

- Fue a raíz de un libro de José Rey, el último que logró hablar con ella antes de su muerte en 2007. Tuve una conversación con él y me habló de la historia, pero por aquel entonces yo estaba comprometido con temas de India y no le pude prestar la atención que merecía. Luego fue Cristina Morató la que me habló de ella. Cuando me liberé de otros compromisos volví a contactar con Rey y se prestó a dejarme la documentación que había recopilado.

- ¿Qué le contó Conchita Montenegro a Rey en aquella entrevista?

- Le reveló que Leslie Howard, que años antes había sido su amante en Hollywood, no viajó en 1943 a Madrid para verse con ella, sino para transmitir un mensaje de Churchill a Franco.

- Es un punto de partida prometedor.

- A partir de ahí empecé a tirar del hilo y descubrí que ni el mejor guionista hubiese sido capaz de imaginar una vida como la de Conchita Montenegro.

- Vayamos al principio.

- Nació en San Sebastián y desde muy joven quiso dedicarse al espectáculo. Su padre, que era aficionado al teatro, le envió a estudiar al conservatorio de París junto a su hermana y muy pronto triunfaron en el mundo de la danza. La contrataron para bailar en el Folie Bergère.

- ¿Cuándo dio el salto al cine?

- Después de destacar en el baile consigue trabajar en una película francesa y llama la atención de unos productores de Hollywood que buscaban talentos para hacer dobles versiones.

- ¿Dobles versiones?

- Se acababa de inventar el cine sonoro pero aún no había doblaje, así que las películas se rodaban en diferentes idiomas. Primero se hacían en inglés, luego entraban los franceses, los italianos, los polacos, los españoles... Era complicado, pero era la tecnología de la época.

«Reveló antes de morir que Leslie Howard fue a Madrid a transmitir un mensaje a Franco»

- ¿Cómo era el Hollywood que se encontró?

- Estaba tomando conciencia de su poder. Todo el mundo empezaba a fumar, a vestirse o a besar como las estrellas de las películas. Hollywood se estaba convirtiendo en el patrón de transmisión de valores del todo el planeta.

- Cuenta una anécdota a propósito de un beso de Clark Gable ...

- Acababa de llegar y le hicieron una prueba. Le pidieron que se aprendiese unas frases en inglés a la espera de que llegase el actor que le iba a dar réplica. Y apareció Clark Gable, que al verla medio asustada intentó aprovecharse y en vez de darle un beso de cine le dio uno de tornillo. Ella se lo quitó de encima de un empujón y le dio un bofetón, le salió del alma. Pensó que su carrera se había acabado, pero fue al contrario porque el director se dio cuenta de que era todo un carácter y le ofreció trabajo.

- En Hollywood había entonces muchos españoles.

- Estaban Enrique Jardiel Poncela, Edgar Neville, Luis Buñuel, Tono... Tenían además contactos privilegiados: pasaban los domingos en casa de Charles Chaplin y William Randolph Hearst, el gran magnate, les invitaba a su rancho. Conchita contaba a sus amigas que se despertaba viendo elefantes desde su ventana apoyada en la cama que había sido del Cardenal Richelieu. Neville dormía en una habitación adornada con un cuadro de Goya que ahora está en el Metropolitan de Nueva York y una mesa que era la que se usó para firmar el Tratado de Versalles.

- ¿Triunfó allí?

- Aprendió inglés enseguida y además encajaba en la estética del cine negro que habían puesto de moda Greta Garbo o Marlene Dietrich.

- Pero surgió el amor.

- Trabajó con Leslie Howard y se enamoraron. Sin embargo, la diferencia de edad era muy grande y se casó con un actor brasileño para olvidarlo.

- ¿Cómo acabó casada con un embajador de Franco?

- Regresó a España después de dos años en Brasil y se convirtió en una actriz que rivalizaba con Imperio Argentina. Luego conoció al embajador Ricardo Giménez-Arnau y se casó con él. Cambió por completo de vida y enterró su pasado. Vivió en el anonimato hasta su muerte.

La donostiarra Conchita Montenegro durante su época en Hollywood.
La donostiarra Conchita Montenegro durante su época en Hollywood.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos