La huelga de mediadores deja fuera de servicio la biblioteca de Tabakalera

Concentración de protesta de trabajadores de Ubik en Tabakalera este sábado. /Pedro Martínez
Concentración de protesta de trabajadores de Ubik en Tabakalera este sábado. / Pedro Martínez

La dirección del centro mantiene cerrada Ubik por ahora y decidirá en los próximos días qué hacer durante estas festividades navideñas

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

La huelga indefinida iniciada ayer de mediadores de la biblioteca de creación Ubik de Tabakalera provocó el cierre al público de este espacio que acoge uno de los servicios emblemáticos del centro. El paro, secundado por once de los trece empleados de la subcontrata Sedena, comenzó ayer por la mañana después de que los mediadores rechazaran el pasado jueves la propuesta presentada por la empresa. A falta de que la dirección del centro tome en los próximos días una decisión definitiva sobre qué hacer con Ubik durante las fiestas navideñas, el conflicto dejará fuera de servicio la biblioteca al menos hasta el próximo miércoles, ya que los lunes no abre y este martes es festivo. En el aire quedan los 'talleres de invierno' que debían celebrarse en Ubik desde el miércoles y hasta el 5 de enero, y que según los mediadores en huelga habrían sido cancelados.

A esta situación se ha llegado después de que la plantilla de mediadores protagonizara tres paros de dos horas desde el pasado mes de noviembre y una huelga el día 14 que dejó sin usuarios la biblioteca por la mañana y cerrada al público por la tarde. En un encuentro al que no asistieron representantes de Tabakalera, la firma subcontratada presentó el jueves a la interlocución de los trabajadores una propuesta que contemplaba aumentos salariales de en torno al 10% y que los huelguistas rechazaron ya que sus reivindicaciones pasan por un cambio de convenio en sus contrataciones. Fuentes de Sedena no ocultaban su decepción el jueves por la noche, cuando conocieron la decisión de los trabajadores.

Llamamiento a negociar

Sin embargo, desde el colectivo que protagoniza la protesta aseguran «no percibir voluntad» de negociar sus peticiones laborales. La representante de ELA Maddi Aspiazu señaló ayer en rueda de prensa que «es una irresponsabilidad que hayan esperado a dos días antes del inicio de la huelga para presentar una oferta que no recoge los mínimos exigibles para alcanzar un acuerdo». Aspiazu insistió en la «plena disponibilidad de negociar» por parte de la plantilla de mediadores del centro y, en este sentido, reiteró su llamamiento a las instituciones que conforman el consejo de administración del Centro Internacional de Cultura Contemporánea para que se impliquen en la resolución del conflicto laboral.

Los trabajadores anunciaron su intención de mantener abierto un punto de información en la plaza Nestor Basterretxea -en la entrada a Tabakalera desde el subterráneo de Atotxa- mientras dure la protesta para «informar a los ciudadanos de nuestras condiciones laborales». A la vez, desarrollaran actividades para dar a conocer su labor en Ubik y recogerán firmas de ciudadanos y usuarios de la biblioteca, en apoyo a sus reivindicaciones. En estos momentos, ya cuentan con más de un millar, según informaron ayer.

Las reivindicaciones laborales de los huelguistas contemplan el paso del Convenio de Ocio Sociocultural al de Intervención Social, un marco que consideran que garantizaría las eventuales subidas salariales y mejoras laborales que se llegaran a pactar. Este marco laboral, implantado ayer en la subcontrata de la Biblioteca de Irun y en el Centro Azkuna de Bilbao desde este año y después de 32 días de huelga de sus trabajadores, permitiría una reducción del horario laboral, fijado actualmente en algo más de 120 horas mensuales de media, según aseguraron los trabajadores. Las mismas fuentes indicaron que el salario de un mediador se sitúa por encima de los 900 euros en catorce pagas que, prorrateadas, dejan su sueldo en unos 1.100 euros al mes.

Cambio de convenio

Preguntada por la posibilidad de resolver las diferencias mediante algún tipo de acuerdo que recoja diferentes mejoras laborales sin cambiar de convenio, la representante de ELA no lo descartó de una forma tajante, aunque se mostró muy escéptica: «Puede haber otro acuerdo, pero lo que a día de hoy pedimos es la aplicación del Convenio de Intervención Social porque entendemos que es el que mejor se adecúa» al trabajo de los mediadores. «Es el que nos corresponde y hoy por hoy, es ineludible», recalcó, antes de abrir -siquiera ligeramente- la puerta a otro posible acuerdo «pero que tendría que ser una revolución del ahora vigente. Por eso, creemos que sería más sencillo aplicar un convenio que de hecho ya existe», concluyó.

El inicio del paro se produce en una semana complicada para Tabakalera, 48 horas después del anuncio de la marcha de su directora cultural, Ane Rodríguez, la próxima primavera. Por otra parte, la dirección del centro presentará en enero al consejo de administración de Tabakalera el Plan Estratégico que trazará las líneas maestras de su funcionamiento para los próximos años. Antes deberá tomar una decisión sobre si abrir Ubik durante estas vacaciones, aunque sin servicio de mediación, o mantener cerradas sus puertas al público.