«Los dos grandes amores de mi abuelo fueron su familia y el Orfeón Donostiarra»

«Los dos grandes amores de mi abuelo fueron su familia y el Orfeón Donostiarra»

El coro rinde homenaje a quien fuera su director entre 1932 y 1968, Juan Gorostidi, en el 50 aniversario de su fallecimiento

JAIONE ALONSO SAN SEBASTIÁN.

La memoria de Juan Gorostidi permanece viva. Con motivo del 50 aniversario de su muerte, familiares e integrantes del Orfeón Donostiarra recordaron ayer al que fuera su director entre 1932 y 1968 en una de las plazas de Intxaurrondo que lleva su mismo nombre. En ese lugar se entregó un ramo de hortensias azules, lirios y rosas blancas a la nieta de Juan Gorostidi, Magdalena del Campo Gorostidi, y a continuación, orfeonistas en activo y otros exmiembros del coro entonaron el 'Agur Jaunak'. Por la tarde, el Orfeón le dedicó La Salve que se interpreta todos los años desde 1934 en la Iglesia de Santa María. Magdalena aseguró que «la obra de la vida» de su abuelo fue el Orfeón Donostiarra.

Ella mejor que nadie conoció a la figura recordada ayer. Es su nieta, la única niña entre sus siete nietos. Vivió con sus padres, también orfeonistas, y sus abuelos en la misma casa. En un hogar, que parecía «una especie de cuartel general del Orfeón» y en el que se vivía la música «desde que te levantabas hasta que te acostabas», Magdalena también acabó siendo orfeonista durante 25 años. «La gente entraba y salía de casa con mucha normalidad. Solían venir orfeonistas a ensayar a casa», recuerda la nieta.

Aún le sigue sorprendiendo cómo su abuelo, hijo póstumo que no llegó a conocer a su padre y procedente de una familia humilde sin ninguna relación con la música, destacara desde tan pequeño en este arte. Y es que con 10 años ingresó ya en el coro de niños de la agrupación. «Mi abuelo vino a la vida para estar en el Orfeón Donostiarra», afirma rotunda Magdalena.

A la nieta de Juan Gorostidi la imagen que más le viene a la cabeza es esa «enorme mesa» del comedor. Siempre llena de papeles, de discos, de cartas, de periódicos y una máquina de escribir. «Se pasaba horas y horas tecleando y siempre escuchando música. Hacía circulares para los orfeonistas a máquina y siempre a doble copia. Y todos los días escribía una carta a su hermano, que vivía en Asturias, contándole todo lo que había hecho durante el día. Es algo maravilloso porque ahí está contada prácticamente toda la historia de mi familia», añora la nieta de Juan Gorostidi. Y es que el director del Orfeón durante 36 años «amaba la escritura». De hecho, Magdalena destaca que su abuelo «dejó mucha documentación escrita sobre todos los años que estuvo el maestro Esnaola y los suyos».

Humorista

Magdalena recuerda a su abuelo como una persona «muy humorista, con un gran sentido del humor. En fiestas familiares se disfrazaba, de repente te aparecía vestido de esquiador con cuatro trapos». Además, subraya la «personalidad arrolladora» que tenía en el trabajo y en casa porque «aunaba y dinamizaba a toda la familia. Sus dos grandes amores fueron la familia y el Orfeón», afirma.

La nieta de Juan Gorostidi recuerda a su abuelo leyendo: «Baroja y Unamuno eran sus preferidos». Pero además, «devoraba todos los periódicos». Eso sí, «el deporte no era lo suyo». Ni tan siquiera la más sencilla actividad física: «No le gustaba andar. Hasta el más mínimo trayecto lo hacía en taxi. Todo el día cogiendo taxis. Tanto es así que cuando mi abuelo fallece, los taxistas le mandan una corona de flores».

Se conoce al Juan Gorostidi director, compositor y profesor. Pero Magdalena realza su «impresionante capacidad de trabajo». «No sé como mi abuelo podía hacer tantas actividades diferentes. Porque él tenía su trabajo: entró como aprendiz y llegó a ser director de marketing de la Caja de Ahorros Provincial. Pero también fue catedrático de canto del conservatorio municipal. Más luego todas las horas que metía con el Orfeón, aparte era crítico musical de los conciertos de la Quincena...».

El homenaje a Juan Gorostidi continuará el día 28, con una mesa redonda que tendrá lugar a las 18:00 horas en la sede del Orfeón. En ella participarán su sobrino, José Luis (Txolis) Gorostidi, Jon Bagües, Iñaki Erauskin, Txaro Ormazabal y Arturo Reverter.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos