Goia constata que Donostia 2016 «es hoy más valorada en Europa que en la propia ciudad»

Los alcaldes reunidos en Florencia posan al término de la reunión de ayer. El alcalde de Donostia, Eneko Goia, está en la fila de arriba./DV
Los alcaldes reunidos en Florencia posan al término de la reunión de ayer. El alcalde de Donostia, Eneko Goia, está en la fila de arriba. / DV

El alcalde explica en la 'cumbre' de capitalidades de Florencia la experiencia de San Sebastián. «Para nosotros era un punto de salida, no de llegada», dice. «El proceso sigue»

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

El alcalde de Donostia, Eneko Goia, sale de la 'cumbre' de capitales culturales europeas celebrada en Florencia con una «sensación agridulce». «Constato que otras ciudades y representantes comunitarios valoran mucho el desarrollo de Donostia 2016, pero sabemos por las encuestas que los donostiarras no se quedaron con un balance no tan positivo. Pienso que fallamos en no saber explicar mejor qué estábamos haciendo», declaró ayer a este periódico desde la ciudad italiana.

Goia añade «un factor de esperanza»: «Para nosotros la capitalidad era más un punto de salida que de llegada. El proceso sigue en marcha, y proyectos como 'Adiorik Gabe' o el centro pedagógico de derechos humanos continúan adelante. Queda trabajo por hacer y lograr que los donostiarras terminen valorando mejor lo que supuso la capitalidad para San Sebastián», añade.

Tim Robbins en la clausura

El primer edil donostiarra recuerda que «muchos otros alcaldes nos cuentan la misma sensación agridulce de su capitalidad, con aportaciones positivas pero también problemas y dificultades. Lo nuestro no ha sido tan raro. Y en Europa se interesan por nuestra iniciativa».

En la 'cumbre' de Florencia han participado medio centenar de ciudades que han sido, son o serán capitales culturales europeas. Ayer terminó la reunión con la aprobación de una declaración que pide el mantenimiento por Europa de la iniciativa de las capitalidades «más en un momento en que hay que valorar la idea de unión europea y la cultura como herramienta de convivencia». El actor Tim Robbins fue el protagonista de la clausura con una defensa de la cultura como mejora de la vida de los pueblos.

La conferencia decidió constituirse en una red que celebrará cada dos años un encuentro en alguna de las ciudades designadas en este programa. En el 2020 la reunión será en Rikeja, Croacia, que ese año es precisamente capital cultural. «Desde Donostia apostábamos por una red así y nos parece muy positivo para San Sebastián formar parte de ese entramado cultural de ciudades».

La Conferencia, celebrada en el Palazzo Vecchio de Florencia, destaca que «en un momento político e histórico crucial para la el proyecto europeo, el fortalecimiento de las políticas culturales, tanto por parte de los Estados como de las ciudades, se presenta como uno de los retos que pueden contribuir a estructurar socialmente a la UE». En esta línea, las ciudades europeas emplazan a las autoridades nacionales y regionales a destinar «mayores recursos y fondos» a la implementación de tales políticas.

La reunión de alcaldes será cada dos años. La próxima cita será en la croata Rijeka en 2020

«No supimos explicar mejor en la ciudad el programa de la capitalidad», dice Goia

En la declaración aprobada, las ciudades participantes concluyen que el título de Capital Cultural Europea puede aportar «importantes beneficios» para la ciudad que lo ostenta.

Eneko Goia intervino en una mesa de trabajo con representantes de Rjeka y Dublin. El edil expuso la experiencia de San Sebastián. Goia recordó que el programa basado en el concepto de Cultura para la Convivencia surgió en un contexto de fuerte tensión política y social y con la actividad terrorista de ETA aún viva. Sin embargo, el año de la Capitalidad llegó cuando ETA ya había anunciado el fin de sus acciones armadas, recordó Goia.

Mejorar la convivencia

El alcalde, que estaba acompañado de la concejal Miren Azkarate, recordó que muchos de los programas de la Capitalidad tenían como objetivo buscar y promover la convivencia, y puso como ejemplo la iniciativa 'Adiorik gabe' de memoria de las víctimas del terrorismo y la violencia, el Festival Stop War, los debates en torno a la inmigración o la exposición Tratado de Paz.

A juicio del alcalde, «aunque todavía falta una mayor perspectiva temporal, esta experiencia ha ayudado a consolidar en nuestra ciudad una mejoría notable en la convivencia y, sin olvidar nuestro pasado reciente de conflicto, San Sebastián es hoy una ciudad de esperanza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos