El galeón 'San Juan' culmina la estructura de su proa con la colocación del beque

Un carpintero de ribera de Albaola trabaja sobre el beque en el astillero tradicional. / DV
Un carpintero de ribera de Albaola trabaja sobre el beque en el astillero tradicional. / DV

La pieza, que recuerda al pico de un ave, era utilizada como plataforma de trabajo para laborear una de sus velas e incluso, de retrete

Elena Viñas
ELENA VIÑASPASAIA.

Se denomina beque, un término que proviene, al parecer, del latín 'beccus' o lo que es lo mismo, pico de pájaro, que en francés se dice 'bec' y en inglés 'beak'. La semejanza de esta pieza, considerada tan importante para la estructura el galeón 'San Juan', con el pico de un ave salta a la vista.

Su colocación representa un nuevo hito dentro de la construcción de la réplica de la nao, que arrancó hace exactamente cinco años con la quilla del ballenero, su auténtica columna vertebral si seguimos con las metáforas. Los trabajos para hacerla realidad se han llevado a cabo a lo largo de los últimos meses en el astillero tradicional de la Factoría Marítima Vasca Albaola de Pasai San Pedro.

Según explican sus responsables, «el beque es una especie de espolón que sobresale del casco por la proa, y que resulta imprescindible para diversos cometidos: sirve para laborear la vela cebadera, que cuelga del bauprés, también como plataforma de trabajo en la última fase del izado de las anclas y es el punto donde se amura la vela de trinquete cuando se navega de bolina».

Sus funciones no finalizan ahí. El bauprés se amarra en él «para contrarrestar la tensión de los estays del trinquete». Era igualmente útil en los combates, empleándose como pasarela de abordaje y, para colmo, también era el único retrete de abordo, aunque «obviamente para momentos de más tranquilidad».

Su diseño arrancó instalándose un corbatón fuertemente endentado en el extremo superior de la roda, sobre el que más tarde se colocó el montante principal, cuyo extremo posterior va encajado en la cabeza misma de la roda; el extremo anterior, situado algo más arriba, avanza unos cuatro metros. «Una sólida y compleja estructura de baos, corbatones y cintas, más las tablas del forro, complementan el beque», señalan desde la asociación Albaola.

Su remate, en la extremidad delantera, se asemeja a un arco provisto de su flecha. Será la única pieza del barco en la que los constructores del 'San Juan' original se permitieron un poco de fantasía. Es el antecedente del mascarón de proa, «verdadera escultura que, en siglos posteriores, adquiriría complejidad a bordo de los barcos de cierta importancia».

Albaola tiene previsto colocar en las próximas semanas la regala o carel del beque, que forma el remate superior, a modo de pasamanos. «Comienza recto en el remate de proa y va arqueándose hacia arriba, hasta tocar en el extremo superior del castillo de proa», concluyen.