«La fotografía es mucho más que hacer fotos con una máquina»

Ramón Serras, junto a Torre Luzea. / DV
Ramón Serras, junto a Torre Luzea. / DV

El pastelero y fotógrafo zarauztarra Ramón Serras recibirá la Medalla al Mérito Cultural

ASIER LEZA SAN SEBASTIÁN.

Pastelero de profesión y fotógrafo de vocación. Hay vecinos que recuerdan a Ramón Serras por las tartas de crema que empezó a preparar hace más de 40 años en la calle Mayor de Zarautz. Para otros es el fotógrafo oficial del pueblo, la persona que ha llevado el nombre de Zarautz alrededor de todo el mundo. Ahora, su trabajo y dedicación han sido premiados.

El Ayuntamiento de Zarautz ha decidido por unanimidad otorgar la Medalla al Mérito Cultural al fotógrafo Ramón Serras. La decisión fue adoptada el pasado jueves y aunque la fecha de entrega aún no está concretada, se estima que se realizará el próximo 31 de julio, coincidiendo con el cumpleaños de Serras. Pero para conocer el por qué de este premio, hay que echar la vista atrás.

Su historia comienza hace 75 años. Nació en Zarautz, en una familia dedicada a la repostería. Influenciado por su padre, continuó con la tradición, y comenzó a elaborar postres en la calle Mayor del pueblo. «Me he dedicado 44 años a la pastelería, pero todavía intento encontrar tiempo para hacer postres», explica.

«La existencia del Photomuseum es un prestigio para Zarautz»

Pero la repostería no fue lo único que heredó. Serras recuerda la afición que su familia tenía por la fotografía, gracias a la que nació su interés. «Mis abuelos tenían un archivo fotográfico y mi padre revelaba fotos con 13 años, con las que hacía el álbum familiar. Desde que yo nací, siempre hemos tenido una cámara de fotos en casa», confiesa.

Poco tardó en compaginar su oficio, el de pastelero, con la mayor de sus aficiones, la fotografía. «Yo he sido pastelero de oficio, y por afición o por vicio, fotógrafo». Con tan solo 31 años comenzó a coleccionar todo tipo de elementos relacionados con el mundo de la imagen. «También he sido un coleccionista. Iba a los mercadillos de Francia para conseguir las primeras fotografías. Empecé a indagar en este terreno y compraba todo lo que mi bolsillo me permitía», explica.

Manipulación pictórica

Una de sus primeras exposiciones la protagonizó Celina Gorostizagoiza, su mujer, también fotógrafa, que posaba para él en escenarios con niebla, simulando a una «bruja vasca». Confiesa que ella ha sido «todo» para él. «Comenzamos juntos y siempre me animó en mi trabajo. Nunca me puso pegas», añade.

Son más de 40 años los que Serras ha dedicado a su «pasión». Las fotografías del zarauztarra han viajado por todo el mundo, siempre intentando «llevar lejos» el nombre de su pueblo, y ha recibido cientos de premios internacionales y más de 300 selecciones. En 1980 fundó la Asociación de Fotógrafos de Zarautz y pronto coincidió con el promotor cultural Leopoldo Zugaza. «Sabía que Zugaza también era un apasionado de la fotografía». Por aquel entonces, ya en la década de los 90, Serras y Zugaza decidieron apostar por su «locura» y crearon el Photomuseum, el primer museo de España dedicado exclusivamente a la fotografía. «Si me lo hubiera propuesto otro, probablemente hubiera dicho que no, pero conociendo la trayectoria de Zugaza me pareció la persona adecuada con la que poder llevar adelante este proyecto. El Photomuseum es un prestigio para Zarautz», explica Serras.

Entre sus trabajos destacan 'Zabalbideak', el libro que publicó junto a Bernardo Atxaga, 'Lanak eta Egunak', con Anjel Lertxundi y 'Zarauzko Argazkiak: Polaroid 1988', con poesías de Pello Esnal. Este último era el resultado de la técnica de manipulación pictórica que Serras aplicaba a las fotografías de su cámara, la Polaroid SX-70. «Me dedicaba a capturar lo que veía en el malecón. Cuando salía la imagen, que todavía estaba caliente, cogía un bolígrafo o un punzón y dibujaba encima. Mezclaba los químicos y conseguía unos efectos del estilo de la pintura. Diseñaba pequeños bocetos de cuadros con fotografías», aclara.

Ramón Serras se considera un «amante» de la fotografía y dice que es un ámbito artístico inmenso. «Hoy en día cualquiera puede hacer fotos, pero solo se conoce la parte más básica. La fotografía es mucho más que hacer fotos con una máquina», aclara. Serras es una de las personas que más ha trabajado la fotografía en Zarautz. Su afán de «superación» le ha llevado a promover durante casi medio siglo la actividad cultural y artística de su pueblo. Su sueño, aportar algo a la historia de la fotografía. Ahora, una medalla le premia por conseguirlo. «Es una satisfacción personal recibir una medalla que reconoce tantos años de esfuerzo», confiesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos