Un San Fermín de chinos

 Hoy no es San Fermín, pero como si lo fuera, porque Pamplona se ha convertido en un amplio set de rodaje. La ciudad navarra y su emblemática fiesta son protagonistas de varias escenas de una superproducción china. Para la película, se ha recreado un auténtico escenario de San Fermín donde hay además persecuciones de coches, con agentes secretos de la inteligencia que persiguen a criminales de los bajos fondos de Hong Kong. Aunque Pamplona es su localización estrella para el encierro, la película también se ha rodado en Segovia y Tafalla. En esta última población tuvo lugar un percance: la cogida de un mozo.