Escenas donostiarras en tela vaquera, vinilo y metacrilato

La pintora Adriana Ibargoyen posa con uno de sus cuadros./
La pintora Adriana Ibargoyen posa con uno de sus cuadros.

La muestra 'Entre calles', inspirada en el movimiento Urban sketchers, se inaugura este viernes en el COAVN Gipuzkoa

Patricia Rodríguez
PATRICIA RODRÍGUEZSAN SEBASTIÁN.

Sus bocetos callejeros han sido el punto de partida del proceso creativo de 'Entre calles', la nueva exposición de la pintora donostiarra Adriana Ibargoyen. Inspirada en el movimiento Urban sketchers -dibujar 'in situ' capturando lo que se observa-, la muestra recoge un total de 36 cuadros de mediano y pequeño formato con los que experimenta diferentes técnicas y soportes.

La artista explica su «atracción» por este movimiento urbano, surgido en 2008 de la mano del ilustrador barcelonés Gabriel Campanario y presente en más de 40 países. «Empecé los bocetos en la calle, porque me gusta mucho el dinamismo que hay, además de que se trata de una pintura muy ligera y de trazos muy rápidos. Pero quería experimentar y llevar todo ese movimiento un paso más allá. Así que me llevé los dibujos al taller, junto con fotos de los lugares que había dibujado como material de apoyo y empecé a probar distintos soportes, como tela vaquera, vinilo o metacrilato». El resultado, una muestra «dinámica y arriesgada» de obras en pequeño formato sobre papel: dibujos a acuarela, plumilla y bolígrafo, técnicas habituales en el estilo Urban sketchers, además de cuadros de medio y gran formato sobre distintos soportes y técnicas, como acrílicos, óleos y tintas, manteniendo siempre el estilo del boceto callejero.

EXPOSICIÓN

Horario
De lunes a viernes, de 9.00 a 14.30 h. Excepcionalmente, se abrirá los sábados 11, 18, 25 de mayo y el 1 y 15 de junio, de 18.00 a 19.30, en los que los visitantes serán atendidos por la autora. Entrada gratuita.
Lugar
Sede del COAVN. Pº de Francia, 11. Donostia.

Ibargoyen reconoce que «en algunos cuadros he arriesgado más y me he encontrado en arenas movedizas porque, por ejemplo en una tela o en un plástico la pintura no penetra igual que en el lienzo o el papel y tienes que encontrar fórmulas para que tenga ese aspecto ligero».

Paisaje urbano

En anteriores colecciones, expuestas en ciudades como Bilbao, Pamplona, Madrid y París, Ibargoyen ha trabajado el paisaje urbano «pero nunca desde esta fórmula tan dinámica. Me gusta mucho investigar y he querido crear algo más fresco», señala la artista. Combina su faceta de pintora con la de profesora de su academia de pintura Mihise y asegura que «pintar en la calle resulta muy distinto», donde abstraerse de todo lo que te rodea «resulta más complicado. La gente se para y te pregunta qué estás dibujando, tienes que detenerte más veces, además que el tiempo donostiarra no suele acompañar, pero lo más complicado es la postura, porque el banco no siempre es la mejor perspectiva».

La arquitectura, los viandantes, y los jardines donostiarras son los protagonistas de las escenas que retrata la artista, con especial «predilección» por el río Urumea y los puentes.