Donostia Festibala: Esplendor en la hierba

Xabi Garre, voz de los veteranos Señor No, con la camiseta del Le Bukowski, ayer, en el escenario del mismo nombre. /FOTOS PEDRO MARTÍNEZ
Xabi Garre, voz de los veteranos Señor No, con la camiseta del Le Bukowski, ayer, en el escenario del mismo nombre. / FOTOS PEDRO MARTÍNEZ

Más de 14.000 personas han disfrutado del octavo Donostia Festibala, cuyos responsables aplauden la respuesta del público

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN

Más de 14.000 personas, según cifras provisionales, se han dado cita el viernes y el sábado en la octava edición del Donostia Festibala, que por segundo año consecutivo se celebraba en el hipódromo. El buen tiempo, el servicio de buses-lanzadera y, ante todo, un cartel más atractivo para el público joven, sirvieron de cebo para atraer a casi el doble de espectadores que en 2017.

Hoy será tiempo para hacer balance y celebrar este récord de asistencia en la historia del festival que antes tenía como sede el parque de atracciones de Igeldo. Sin embargo, en un primer análisis provisional, las promotoras Last Tour y Ginmúsica se muestran satisfechas con la respuesta del público y, especialmente, por haber comprobado que la opción de las músicas urbanas ha funcionado, pues ello permite augurar un prometedor futuro a la cita. El único incidente reseñable fue la cancelación a última hora del concierto de Pussy Riot, que obligó a replantear los horarios.

Tras la encapotada tarde-noche de la víspera, el festival vivió este sábado la jornada perfecta, el día que sus responsables habrían deseado el año pasado para dar la bienvenida al escenario del hipódromo. Si entonces el recinto pareció una sucursal de Mordor con rayos, truenos, centellas y toneladas de barro, ayer se asemejó más a un soleado mosaico de fotos de Instagram. Los chubasqueros, las katiuskas y las botas de monte fueron sustituidos por prendas ligeras, sandalias o, directamente, pies descalzos que bailaron sobre la pelouse y las tiras de confeti que aún recordaban el triunfo de C. Tangana el viernes.

Rock en el escenario grande

Una de las artistas que dio esplendor a la hierba fue Ane Leux, donostiarra que tras una temporada larga en Colombia ha vuelto a casa con un rock seductor y contaminado por distintos estilos. Ayer en el escenario Keler volvió a gustar con su estupenda voz y un repertorio en el que destacaron, entre otras, 'Tell Me Why', 'Dance With Me', 'Fairymoon', 'Silence' y 'Sin rumbo', una especie de bolero en el que imitó el sonido de la trompeta con su garganta. En el capítulo de versiones cayeron el 'Girl From the North Country' de Bob Dylan, cantado a dúo junto a Pablo Blix, y el 'Txoria txori' de Laboa y Artze en formato solo y acústico. Tras 'Sense' (2016), su ópera prima, muchos aguardan con impaciencia y curiosidad sus nuevas canciones.

Sin abandonar el tablado más grande del hipódromo, la visita de No Age destacó en una edición en la que los artistas internacionales han podido contarse con la mitad de los dedos de una mano. Con la ayuda de batería, voces, guitarra y muchos pedales y amplificadores, el dúo de Los Ángeles nos hizo imaginar que retrocedíamos a alguna entrega pretérita del Donostia Festibala, cuando hacían fortuna combos que extraen arte de una materia prima infalible: el ruido y la distorsión.

Ruido, 'crapulismo' y sosiego

La carpa abrió sus invisibles puertas con Tenpera, incorporación de última hora debido por la suspensión de Pussy Riot. Hace un año, el cuarteto donostiarra con sede en Musikagela apenas había echado a andar, y aunque ayer tocó ante un público todavía escaso, se crecieron para demostrar lo mucho que han aprendido en pocos meses y derrocharon energía con otra propuesta ruidista.

Luego llegó el rock crápula de Los Bracco, grupo donostiarra que ha crecido pateándose hasta el último garito de la ciudad. En la humilde escala en que se mueven, han logrado convertir en himnos temas como 'Ángeles sin alas' o 'Agujeros negros', a los que ayer sumaron temas nuevos, entre otros, 'Directos al infierno', 'Yonquis', 'Infraser' y 'Hoy estoy destroy', gargajo punk con el que cerraron un concierto en el que sus fans desplegaron una pancarta con el lema 'Gracias por la locura'.

Después, en un tono más sosegado, llegó el otro combo guiri, La Luz, cuyas integrantes deleitaron con su rock de guitarras surferas y sonido vintage con apuntes psicodélicos. También las vimos hace unos años cuando el Dabadaba abrió sus puertas y en su retorno a estos pagos, las de Seattle hicieron resplandecer la carpa con un estilazo sin igual.

Jóvenes y veteranos

Pero no solo hubo esplendor en la hierba. También brilló, a su manera, el escenario gestionado por Le Bukowski tras las gradas, en pleno asfalto. El garito programó primero a Pelax, banda de Unai Pelayo que pivota entre el rock and roll clásico, el country folk y el blues rock, sin dar la espalda en ocasiones a desarrollos de inspiración post-rockera. Dio prioridad a su segundo disco, 'Talkak egiten du didaktika' (2017), pero terminó su breve recital con la habitual versión del 'Oi Pello, Pello' de Laboa y una jam de órdago.

También donostiarra, Lide Hernando presentó sus credenciales rockeras al frente de Liher, otro joven proyecto que gracias a 'Tenpluak erre' (2018) se ha dado a conocer a un público más amplio como el que ayer disfrutó de su descomunal actitud. El stoner rock es la base de su sonido pero lo enriquecen con el color soul de la voz de una cantante que, como sus músicos, va sobrada de energía.

Estas páginas marcharon al galope rumbo a la rotativa antes de la llegada de los platos fuertes -La M.O.D.A., Riot Propaganda y Berri Txarrak-, justo cuando Xabi Garre asomaba su blanca melena por el hipódromo. Señor No ha sido, quizá, el gran clásico de esta edición gracias a 25 años como iconos de la escena punk-rock surgida en Buenavista, así que era de justicia que Le Bukowski, segunda casa para ellos, les hiciera un hueco para repasar una trayectoria insobornable.

Lástima que igual que anteayer con Juan Valls, los solapamientos nos impidieron disfrutar de Ez Deus en el escenario FNAC.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos