«Donostia no apuesta por el metal y Bilbao y Pamplona se llevan todas las grandes giras»

El cuarteto madrileño Muro, en una imagen promocional./DV
El cuarteto madrileño Muro, en una imagen promocional. / DV

El centro cultural Larratxo acoge hoy y mañana la novena edición de un festival que reunirá a una docena de bandas

JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Una docena de bandas entre las que destacan Muro y Aiumeen Basoa pasarán entre hoy y mañana por el centro cultural Larratxo, que acogerá la novena edición del Euskal Metal Fest. La cita la organiza MPR Prods, que en este 2018 celebra diez años como promotora de conciertos de este género.

Los madrileños Muro, una de las leyendas estatales del metal, encabezará la primera jornada de hoy con un esperado retorno que se produce tres décadas después del inicio de su andadura. También tocarán los bilbainos Quaoar, referentes del rock setentero que harán las delicias de los amantes de bandas como Led Zeppelin. No faltarán dos de los grupos revelación en el ámbito del metal sinfónico, los asturianos Last Days of Eden y los catalanes Saltimbankya, mientras que la función la abrirán los donostiarras Black Cat.

EL FESTIVAL

Cartel
Euskal Metal Fest.
Lugar
Centro cultural Larratxo.
Día y hora
20 y 21 (hoy y mañana) a partir de las 19.00.
Precio
15/12 euros (hoy) y 20/16 (mañana).

El principal reclamo de mañana será Aiumeen Basoa, que traerá de Ondarru su black pagan folk metal. También han sido invitados a la cita los azpeitiarras Legen Beltza, el grupo más importante de la escena thrash en Euskadi, así como los valencianos Nocten y Killus y los irundarras Dominium, que recordarán el sonido de los míticos Pantera.

Carlos Maestre, responsable de MPR, califica de «duros» los diez años de trayectoria de su promotora. «Comenzamos de la nada y aprendimos sobre la marcha, intentando mejorar los errores de cada día y trabajando muy duro con las bandas y los festivales», asegura, convencido de que en los últimos años se ha producido «una pérdida de interés bastante grande por la cultura en la sociedad». Sin embargo, también ha disfrutado de «muchas alegrías» y en este tiempo ha conocido a «gente maravillosa, grandes músicos y personas», al tiempo que ha traído a Euskadi a algunas de sus bandas favoritas.

«Quizá sería más fácil trabajar en otras ciudades grandes de alrededor, pero yo soy de aquí y el objetivo por el que siempre he luchado es por traer bandas de metal a Donostialdea», subraya. Según lamenta, la capital guipuzcoana ha cambiado «radicalmente» y «de ser la capital del heavy metal del sur de Europa ha pasado a ser la ciudad de los guiris». «Donostia no apuesta por este estilo y ciudades de alrededor como Pamplona o Bilbao se nos llevan todas las grandes giras y tienen mejores salas e infraestructuras. Apenas hay bares de metal en Donostia y es difícil crear un movimiento a su alrededor, pero el corazón siempre nos pedirá metal», dice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos