Dolores Aguirrezabala, la abstracción a los 91 años

Dolores Aguirrezabala, junto a una de las obras que se expone en Tabakalera./
Dolores Aguirrezabala, junto a una de las obras que se expone en Tabakalera.

La artista tolosarra expone en Kutxa Kultur su obra más reciente, basada en la abstracción

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

A sus 91 años, Dolores Aguirrezabala sigue refugiándose en la pintura, «un gozo» que le ha acompañado durante los últimos 70 años, tal y como confiesa esta artista. Nacida en Tolosa, Dolores ha residido gran parte de su vida entre Zaragoza y Madrid, aunque desde hace una década vive en Logroño junto a su hija Lola. Durante este tiempo su obra artística ha ido evolucionando, desde los primeros óleos en los que el paisaje estaba muy presente, hasta las acuarelas abstractas en las que está centrada ahora. Una selección de sus últimos cuadros se exponen hasta el 7 de enero en Kutxa Kultur de Tabakalera.

La muestra lleva por título 'Ensoñaciones' y se divide en distintos temas, en los que la autora juega con los colores y la naturaleza, y el mar, su gran pasión. Dolores ha querido homenajear a su madre, «a todas las madres y a la tierra en la que nací, a la que siempre vuelvo», recuerda -sus veranos suelen transcurrir en Zarautz-. Así, una de las series que se exponen lleva por título 'Agur egun zoragarriya', en referencia al zortziko que suele cantarse en Tolosa la víspera de San Juan, y otro 'Giltza pian', en recuerdo del verso de Iparraguirre. «Eran canciones que ella solía cantar con su madre», explica su hija Lola.

Regreso a San Sebastián

Dolores Aguirrezabala comenzó a coger los pinceles en el colegio, y desde entonces, no los ha dejado, aunque la pintura la ha compaginado con sus «deberes familiares», ya que es madre de seis hijos. Su obra es muy amplia, y ha protagonizado numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, en Madrid, Bilbao, Barcelona, Zaragoza, Nueva York, París, Palm Beach, Biarritz, Haití o México. Su primera muestra en Donostia se remonta a 1975 en la Sala Echeverría. Años más tarde, en 1992, presentó un centenar de obras en la Sala Garibay-Kutxa, la mayoría óleos de paisajes, ríos y puertos vascos. Por eso, volver a exponer en San Sebastián tiene «especial interés y sentimiento para mí», reconoce.

Las 41 acuarelas que se pueden contemplar en Kutxa Kultur han sido realizadas en los últimos tres años, período en el que la artista ha retomado la pintura tras el fallecimiento de su marido. «Primero empecé con pincel, luego pasé a la espátula, que me ha gustado mucho usar con óleo, y a la acuarela pasé más tarde», explica la artista, quien también admite que pintar en abstracto le hace «más libre». En primavera le dedicaron una exposición retrospectiva en Logroño, y ahora su producción más reciente ha llegado a San Sebastián. Para verano ya tiene apalabrada otra muestra, esta vez en Zarautz, localidad a la que siempre ha estado muy unida.

Datos

Exposición
'Amets-irudiak. Ensoñaciones'.
Autora
Dolores Aguirrezabala.
Lugar
Kutxa Kultur (4ª planta de Tabakalera).
Fecha
Hasta el 7 de enero.

 

Fotos

Vídeos