Doblando el cabo San Vicente

'L'Hermione' inicia la navegación hacia Pasaia en las aguas donde fue apresado 'El Guipuzcoano'

Xabier Agote y Maitena Salinas hacen un alto en las tareas ayer en la cubierta de 'L'Hermione'. /ALBAOLA
Xabier Agote y Maitena Salinas hacen un alto en las tareas ayer en la cubierta de 'L'Hermione'. / ALBAOLA
BORJA OLAIZOLA

'L'Hermione', la réplica de la fragata de siglo XVIII que trasladó al marqués de Lafayette a Estados Unidos para ayudar a los rebeldes de las colonias británicas que se habían alzado contra Londres, zarpó ayer del puerto portugués de Portimao, en el Algarve, con destino al Festival Marítimo de Pasaia. La embarcación de época tiene previsto alcanzar la bahía guipuzcoana en menos de una semana en una singladura sin escalas que se prevé movida debido al mal estado de la mar.

A bordo de 'L'Hermione', navegan cuatro voluntarios vinculados a la factoría Albaola que se sumaron a la tripulación en Portimao. Se trata del responsable de Albaola y del Festival Marítimo de Pasaia, Xabier Agote, y de los periodistas Ibon Gaztañazpi, Garazi Erburu y Maitena Salinas. Los cuatro han embarcado en calidad de gavieros, es decir, miembros de la tripulación que realizan las tareas de la marinería, entre ellas la de encaramarse a los mástiles para largar y recoger las velas en las maniobras de navegación. En otoño pasaron una semana en Rochefort, cerca de La Rochelle, el puerto madre de 'L'Hermione', para familiarizarse con la nave y tomar un primer contacto con las labores de a bordo.

Los cuatro tripulantes de Albaola, que se han embarcado gracias a los acuerdos de colaboración de la eurorregión que comprende Nueva Aquitania, el País Vasco y Navarra, han sido repartidos en los tres turnos en los que se divide la tripulación: turno de babor, de estribor y de la parte media. A cada turno le corresponden cuatro horas de trabajo cada doce horas cuando la embarcación navega. «De momento nos ha tocado hacer tareas de limpieza y de cocina porque tenemos viento en contra y el comandante ha ordenado navegar a motor», explicaba por teléfono Maitena Salinas. Aunque el barco está diseñado para propulsarse mediante las velas, equipa un motor para maniobrar en los puertos y ayudar a la navegación.

La fragata francesa.
La fragata francesa.

Escuadra inglesa

El buque francés dobló a primera hora de la tarde el cabo San Vicente. El director de Albaola, Xabier Agote, recordó que en esas mismas aguas fue apresado en 1780 el buque insignia de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, 'Nuestra Señora de la Asunción', más conocido como 'El Gipuzcoano'. «Es curioso que justo el mismo año en que 'L'Hermione' viajaba a Estados Unidos con el marqués de Lafayette a bordo se produjese aquí mismo, cerca del cabo de San Vicente, el apresamiento de 'El Guipuzcoano' a manos de los británicos», señalaba el responsable del Festival Marítimo de Pasaia.

Agote evocaba de esa forma un episodio que produjo una enorme conmoción en Gipuzkoa y que fue rememorado en una jornada que se celebró la semana pasada en el Museo Naval y el Aquarium: la captura el 8 de enero de 1780 del grueso de la flota de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas por parte de una escuadra británica. En la operación naval fueron apresados más de 1.600 marineros de las embarcaciones guipuzcoanas que fueron trasladados a Londres para ser encarcelados en barcos- prisión hasta el fin de la guerra con Gran Bretaña. «La mayor parte de los marineros que había entonces en Gipuzkoa fueron hechos presos, fue un golpe tremendo para el territorio», indicó el historiador Xabier Alberdi.

Más de 1.600 marineros guipuzcoanos fueron encarcelados en barcos prisión de Londres

Quince de los barcos más grandes de la flota de la Compañía quedaron en manos de la fuerza enemiga. El mayor de ellos, 'El Guipuzcoano', fue incorporado a la flota de la Armada inglesa con el nombre de 'Prince Williams'. «Era una embarcación formidable que había sido fabricada dos años antes en Pasaia. A los ingleses les gustó tanto que le cambiaron de nombre y se la quedaron para su propia Armada».

En la captura en aguas próximas a San Vicente no medió combate alguno porque la escuadra británica era muy superior: la componían unos 200 barcos, 22 de ellos navíos de guerra. Se trataba de una flota que transportaba alimentos y suministros para la guerra a Gibraltar y Menorca, que estaba entonces bajo dominio de los ingleses. El episodio marcó el inicio del declive de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, que fue la principal empresa del territorio durante el siglo XVIII.

 

Fotos

Vídeos