La cultura gana músculo y se olvida de crisis y piratas

Tecla roja con el símbolo del copyright que protege a los autores de los abusos de la piratería /R .C.
Tecla roja con el símbolo del copyright que protege a los autores de los abusos de la piratería / R .C.

La descargas ilegales caen en picado y más de la mitad de los hogares españoles está ya suscrito a plataformas digitales de contenido cultural

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

La cultura española da muestras de buena salud, gana músculo y se olvida de la crisis y de los piratas. Una esperanzadora situación ante la que la Administración saca pecho. Leemos más, vamos más al cine, al teatro, a los museos, a los conciertos, y escuchamos cada vez más música por canales digitales y legales. Consumimos más cultura, aunque transformamos nuestra manera de hacerlo inclinándonos hacia lo digital. La piratería musical pierde fuelle de manera notoria, –cae 13 puntos la musical y 12 la audiovisual–, mientras gana presencia la oferta digital legal. Tanto, que más de la mitad de los españoles disponen en sus hogares de suscripciones a plataformas digitales de contenidos culturales. Como siempre, las mujeres leen más que los varones.

Los españoles leemos más, consumimos más música digital y legal, vamos más al cine, al teatro y a conciertos y museos

Son algunos de los datos más relevantes de la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales que el Ministerio de Cultura elaborada cada cuatro años y que constata como la crisis en un sector que supone el 3,6% de nuestro PIB ya es historia.

La lectura «es la base de una mejora sensible del consumo cultural en todos los ámbitos», destaca José Guirao, ministro de Cultura más que satisfecho ante una mejora global y sostenida en casi todos los ámbitos. Solo decae el consumo de televisión convencional (-5%), zarzuela (-1,5%) y circo (-7,3%). «Un país que consolida el crecimiento de sus hábitos culturales y normaliza el acceso legal a su consumo debe felicitarse por los resultados de todo cuanto se hace para promover y facilitar el acceso a la cultura», dijo Guirao al comentar una macroencuesta realizada sobre una muestra de 16.000 ciudadanos mayores de quince años y de todos los rincones de país.

Ellas leen más

Leemos más, y en todos los soportes, de forma que el 65,8% de los españoles ha leído al menos un libro en el año anterior, con un ascenso de 3,6 puntos respecto de la encuesta anterior. La tasa de lectura entre las mujeres se eleva al 69,4,%, frene a un 62% de varones. Ellas son mas aficionadas a la escritura (9,2%) que ellos (8,1%), también frecuentan más las bibliotecas convencionales (25,2%, frente al 20,6%) y las digitales (un 10,2% frente a 9,6%).

El soporte papel para el libro no está ni mucho menos muerto, de modo un 62% de los lectores prefiere este formato clásico frente al 20% que opta por el digital. En ambos casos la tasa aumentó 2,9 y 2,5 puntos. El 76,9% de la población lee prensa o publicaciones periódicas al menos una vez al mes. Casi el 43% lo hace a través de internet, aunque aquí también el papel sigue siendo el soporte preferido, con un 52,4% de los lectores.

Vamos más al cine, y hasta el 57,8% de los encuestados asistió a una sala durante el último año, lo que supone 3,8 puntos más. Aquí se imponen los hombres, con un 58,4% de varones frente al 57,3% de mujeres. Es además un público mayoritariamente joven, el 89,7% frente a un 11,8% de 'cinéfilos' adultos. Tras lectura y el cine, las actividades culturales más frecuentes son las visitas a monumentos o yacimientos (el 50,8%), y asistencia a exposiciones o galerías de arte (46,7%). Hasta 5,6 puntos creció la asistencia a conciertos de música actual, hasta llegar el 30,1%, mientras que la asistencia al teatro creció 1,3 puntos, hasta situarse en el 24,%.

Digitalizados

La digitalización de la cultura es un hecho irreversible y la encuesta constata un aumento del uso de las nuevas tecnologías y cómo la mitad de los encuestados, un 52,2%, dispone en sus hogares de suscripciones a plataformas digitales de contenido cultural.

Hasta un 87,2 % de la población escucha música. Un 48,5% lo hace en su móvil –frente al 30,3% en 2105– , un 29,1% en ordenadores o equipos conectados, y el 53,2 % directamente de Internet, lo que supone un incremento del 22,7%. Y cada vez consumimos más música a través de plataformas digitales legales. Especialmente grato para la Administración es la caída de la piratería en este campo, –13,2 puntos–, de modo que las descargas ilegales pasan del 18,3%, a un 5,1%. Las descargas ilegales de vídeo pasan del 16,1% al 3,7% –caen 12,4 puntos– y se moderan las de libros, que pasan del 2,5% al 2,1%.

Unas esperanzadoras y notorias caídas que Guirao justifica tanto por el aumento de la oferta legal como de cambio responsable de los usuarios. «Hay concienciación y se afea la conducta ilegal», dijo. «La Administración ha mejorado en el control de las webs piratas, y la labor de la justicia es también mucho más efectiva, con cierres y multas que han surtido efecto. Hay más plataformas legales y más producto cultural qué hace bajar la piratería», resumía el ministro. «Pero no hay que bajar la guardia. El porcentaje de piratería es importante y debemos llegar a cotas próximas al cero», reclamó.

La red también es el canal para las visitas virtuales a museos, algo que hace un el 8,3% de los entrevistados frente al 6,7% de 2015. También aumenta la población que vio en el último año algún espectáculo de artes escénicas a través de internet (un 7,9%, frente al 5,3% anterior), aunque la tasa más alta es para los conciertos de música actual a través de internet, con un 15,1% (antes un 11,7%).