Crowdfunding y arte

'La plaza de San Marcos en Venecia' de Canalletto. /THYSSEN
'La plaza de San Marcos en Venecia' de Canalletto. / THYSSEN

El Thyssen quiere recaudar los 35.000 euros que faltan para poder llevar a cabo la limpieza y el estudio técnico de 'La plaza de San Marcos en Venecia' de Canalletto

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

Recientemente el Museo Thyssen ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding para la restauración de uno de sus 'canalettos'. Se trata de una iniciativa pionera en el ámbito de los museos españoles y el objetivo fijado es alcanzar los 35.000 euros que faltan para poder llevar a cabo la limpieza y el estudio técnico de 'La plaza de San Marcos en Venecia', pintado entre 1723 y 1724.

De forma simbólica el cuadro se ha dividido en mil secciones y a cada una de ellas se le ha dado un valor de 35 euros, «para que todo el mundo pueda convertirse en mecenas de esta obra». Los participantes recibirán una serie de recompensas, en función del donativo que realicen, que van desde una invitación doble al museo, la versión restaurada del cuadro completo en formato digital HD y un enlace a verlo con la porción que haya ayudado a restaurar destacada, para la aportaciones mínimas de 35 euros, hasta un pase anual para el museo, un puzle y una lámina del cuadro completo una vez restaurado, una invitación a la presentación de la obra, una visita al departamento de restauración, una mención en la placa del lienzo como mecenas de su restauración y estudio técnico y una visita guiada por el director artístico del museo por el área de obras de pintura italiana del siglo XVIII, para las contribuciones de 3.500 euros.

Iniciativa pionera en España

La iniciativa del Thyssen es pionera en España para la restauración de una obra, aunque ya ha sido utilizada por algunos museos para la compra de una pieza. Entre los primeros que optaron por la fórmula del micromecenazgo se encuentra el Museo Sorolla que en 2015 abrió una campaña para recaudar 43.000 euros y poder adquirir en una subasta 'Almendro en flor' pintado por el valenciano en 1889. 391 personas realizaron aportaciones que alcanzaron los 26.305 euros. El resto lo aportó el Ministerio de Cultura.

En el exterior, el crowdfunding se ha convertido en una práctica habitual a la que recurren muchas instituciones artísticas. El pasado febrero, el Louvre anunció que había recaudado ocho millones de libras esterlinas, nueve millones de euros, en los que estaba tasado un libro del rey francés Francisco I (siglo XVI) gracias a la contribución del grupo de marcas de lujo LVMH y a una campaña de micromecenazgo en la que participaron 8.500 donantes y que aportaron 1,4 millones de euros, 400.000 más de los previstos.

Como «obra sin parangón» describió el museo parisino 'Eli liro de horas de Francisco I'. El manuscrito, de apenas 8,5 centímetros de altura y 6,5 de ancho, está ilustrado con 16 pinturas que ocupan una página entera y con numerosas iniciales decoradas. Además, cuenta con una valiosa ornamentación.

No es la primera vez que la pinacoteca recurre a esta forma de financiación para hacerse con alguna obra de importante coste, aunque esta ha sido la más exitosa de las ocho emprendidas.

Uno de los casos más llamativos mediáticamente tuvo lugar hace cuatro años en Gran Bretaña cuando Petra Eccleston , hija del entonces rey de la Fórmula 1, pagó junto entonces marido James Stunt 15 millones de euros por un autorretrato del flamenco Anthony Van Dyck, pintado entre 1640 y 1641, con la pretensión de sacarlo del país y llevárselo a su casa de Los Ángeles. El ministerio de Cultura británico paralizó la licencia de exportación para dar tiempo a la National Portrait Gallery a recaudar la misma cantidad que Eccleston y su marido habían desembolsado. La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, encabezó la campaña que llegó a buen puerto de forma que el cuadro pasó integrase en la colección del museo londinense.

Están también los que recurren al crowdfunding como un medio para conseguir más rentabilidad a su capital. Han surgido plataformas como ArtsGain Collections, donde los ciudadanos pueden coinvertir en colecciones de arte que agrupan diversas obras en función de su estilo artístico, sin necesidad de disponer de una gran suma –la aportación mínima es de 100 euros-, campo reservado hasta ahora a grandes fortunas o fondos de inversión. Sus impulsores aseguran que en los últimos 16 años, el arte ha ofrecido un rendimiento del 4,5% anual sostenido, muy por encima del rendimiento de los índices bursátiles más conocidos y sin los vaivenes de los mercados inmobiliarios y financieros. En el lanzamiento oficial de la plataforma ArtsGain hace un año se anunció que se esperaba ofrecer una rentabilidad anual entre el 6 y el 9% a cinco años vista. Las obras seleccionadas por expertos internacionales se integran en tres colecciones -Maestros Modernos, Artistas Consolidados de Arte Contemporáneo y Artistas Emergentes-, y cuentan con obras de autores de la talla de Dalí, Barceló, Calder, Haring o Gordillo.

 

Fotos

Vídeos