Continúa la huelga indefinida de los mediadores de Ubik que mantiene cerrada la biblioteca

Los mediadores de Ubik, en el punto de información frente a Tabakalera./PEDRO MARTÍNEZ
Los mediadores de Ubik, en el punto de información frente a Tabakalera. / PEDRO MARTÍNEZ

Los trabajadores de la biblioteca de Tabakalera mantienen su exigencia de un cambio de convenio que recoja las mejoras laborales

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

Los mediadores de la biblioteca de creación Ubik de Tabakalera mantienen la huelga indefinida que iniciaron el pasado día 22, en demanda de mejoras en sus condiciones laborales. Tras diecisiete días de paro, que ha obligado a mantener cerrada la biblioteca de Tabakalera durante todas las fiestas navideñas, los trabajadores de la empresa subcontratada Sedena, licitadora de los trabajos de mediación de Ubik, se reunieron ayer con el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, quien se comprometió a transmitir sus reivindicaciones al consejo de administración del centro.

Once de los trece mediadores de Ubik mantienen un paro indefinido en protesta por sus condiciones laborales y en demanda de unas mejoras -tanto salariales como en el régimen de libranzas- que, en su opinión, pasan necesariamente por la aplicación del convenio de Intervención Social en sus contratos, en lugar del de Ocio Sociocultural actualmente en vigor. Desde la empresa Sedena se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de negociar un aumento salarial progresivo de hasta el 10%, pero la representación de los trabajadores rechazó la propuesta. Los mediadores han realizado repetidos llamamientos tanto a la dirección de Tabakalera como a las instituciones que conforman el consejo de administración -Ayuntamiento de Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa y Gobierno Vasco- para que se involucren en las negociaciones.

En este sentido, el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, se reunió ayer durante una hora con los trabajadores y sus representante para escuchar su demanda. Al término del encuentro, en el que Itxaso admitió que sus «condiciones laborales son mejorables» e invitó a los mediadores «a mantener abierta la negociación con la empresa», el diputado foral aseguró «haber tomado nota» de la petición de un cambio de convenio y manifestó su compromiso de transmitir las reivindicaciones de los trabajadores al consejo de administración de Tabakalera. El Departamento Foral de Cultura cuenta con tres representantes de los quince que conforman el órgano rector del Centro Internacional de Cultura Contemporánea.

Los trabajadores se reunieron con Denis Itxaso para explicarle sus peticiones laborales

Los huelguistas pidieron al diputado de Cultura que el PSE se implique en la búsqueda de un acuerdo

La representante de los trabajadores, Maddi Aspiazu, consideró «positivo» el encuentro, aunque «tampoco tenemos una propuesta que nos valga». Desde el sindicato ELA, señalaron a Itxaso la posibilidad de incidir en el consejo de administración de Tabakalera a través de la presencia del PSE tanto en el gobierno de la Diputación como del Ayuntamiento donostiarra. Aspiazu reiteró la disposición de los mediadores a «seguir adelante con la huelga porque hasta que haya un acuerdo no vamos a parar».

Exigencia de otro convenio

El conflicto laboral que mantiene cerradas las puertas de la biblioteca de Tabakalera se encuentra enquistado por la exigencia de un cambio de convenio que obligaría a licitar de nuevo el servicio que Sedena presta en Ubik, algo que según fuentes del centro ni siquiera permitiría recoger el tipo de convenio de aplicación.

De hecho, el correspondiente a Actividades Socioculturales es el que rige los contratos en todas las instituciones culturales públicas guipuzcoanas. a excepción de la biblioteca de Irun. Sin embargo, fuentes de ELA -que ostenta la representación de los mediadores- consideran que únicamente el paraguas del Convenio de Intervención Social garantiza las mejoras laborales recogidas en sus reivindicaciones. Por el contrario, Sedena, que reiteró el pasado día 29 su disposición al diálogo con los huelguistas, se remite al artículo 1 del Convenio de Intervención Social para argumentar el rechazo a su aplicación en este caso: «Quedan expresamente excluidos de la aplicación del presente convenio las organizaciones cuya actividad principal sea la medioambiental y el depone o cultura, todo ello en su sentido más estricto».

 

Fotos

Vídeos