Una comunión en escena con Queen

Uno de los números de 'We love Queen', el homenaje a Queen que se representa desde hoy en San Sebastián./
Uno de los números de 'We love Queen', el homenaje a Queen que se representa desde hoy en San Sebastián.

Sin imitar a nadie, mucho menos al gran Freddie Mercury, la música de sus canciones protagoniza un montaje hecho para bailar, reír y disfrutar | El Victoria Eugenia ofrece desde hoy un espectáculo en homenaje a la banda británica

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

Es un concierto y también un musical. Lo que no van a encontrar los asistentes a 'We love Queen' es una imitación de los componentes de la banda británica de rock ni tampoco de su líder Freddie Mercury. Barabu-Extresound, responsables de la producción, y la compañía teatral Yllana como directores artísticos proponen «un homenaje a la música de Queen, teatralizándola y llevándola a escena, pero sin perder ni un ápice de la esencia de sus canciones, ya que casi todas han pasado a formar parte del imaginario colectivo con una entidad propia tan potente que sería un sacrilegio tocarlas».

Por eso les surgió la idea de plantear el espectáculo como una ceremonia religiosa. «¿Qué mejor manera de enfocar nuestro respeto a una banda como Queen, cuyas canciones alcanzan casi siempre la categoría de himnos, más que a través de una liturgia emocionante y espectacular?».

Dieciséis canciones, respetando el idioma original, componen el núcleo de un espectáculo del que uno de sus protagonistas, el cantante Manuel Bartoll, destaca especialmente «la energía que desprende y lo divertido que es». La aportación del grupo Yllana se nota en el humor. «Es un espectáculo con el que los espectadores se ríen mucho desde el inicio, incluso antes porque según van entrando a una sala convertida en catedral de culto, a Queen ya ocurren cosas».

El núcleo del espectáculo son dieciséis temas de la banda británica

La idea que guió a los creadores del montaje fue muy sencilla: «Si somos fans de los musicales y de Queen, y necesitamos hacer teatro como el aire que respiramos, ¿cómo íbamos a dejar pasar esta maravillosa oportunidad de crear un espectáculo diferente y personal, y de ofrecer al público una nueva manera de escuchar y sentir las canciones de una de las bandas de rock más espectaculares del siglo XX?».

Las representaciones

Lugar
Victoria Eugenia
Fechas y horarios
Días 14, 15 y 16, a las 20.00 h. Viernes y sábado, a las 20.00 y 23.30 h. Domingo, a las 19.00 horas. Ayer se conoció que se suspenden las sesiones nocturnas del miércoles y jueves

Enrique Sequeros, cantante y maestro de ceremonias, y Manuel Bartoll son los dos protagonistas del montaje. Les acompañan tres músicos y un cuerpo de baile compuesto por seis artistas. Una escenografía de ambiente religioso, adaptada a la ceremonia en honor a Queen, completa un espectáculo al que Bartoll indica que «hay que ir a bailar, a pasarlo bien y a dejarse llevar por las emociones».

No resultó sencillo escoger dieciséis temas de una carrera musical que comenzó a principio de los años 70 y que aún hoy continúa con parte de los músicos originales, aunque sin duda Queen sufrió un duro golpe tras la muerte de Freddie Mercury en 1991. Las canciones representan lo que Bartoll dice que es «un buen resumen de toda su trayectoria. Desde sus inicios, cuando hacían una música más rockabilly, de hecho hay temas como 'Crazy littler thing called love', que a mucha gente le sonaba a Elvis». No las interpretan en orden cronológico, «lo que hacemos es jugar con un orden que tiene para nosotros mucho sentido musical porque cada canción posee un alma, te habla de algo y al escuchar todas se crea también un orden narrativo».

«Nadie luce bigotes»

Ni Bartoll ni sus compañeros recrean o imitan nada de la banda británica. «No adoptamos la personalidad de ninguno de sus miembros. Todo está hecho desde nuestra propuesta y para contar nuestra historia. ¿Cómo vamos a imitar a Mercury? Es verdad que no faltan imitadores en otros espectáculos, pero no es el caso. Aquí todos los personajes tienen su esencia y ninguno es él. Y tampoco sale Montserrat Caballé ni nadie luce bigotes».

Lo que no falta es el respeto por la música de Queen. «Sus canciones no solo eran buenas, también estaban interpretadas de forma muy pasional», recuerda Bartoll. Y su líder, Mercury, «era muy carismático, hacia que cualquiera que oyera los temas se sintiera dentro de la canción. Por eso los que son seguidores de Queen, y los que no, siguen escuchando su música».

Algo parecido pasa con 'We love Queen', «que no es solo para fans, gusta a cualquiera que quiera apreciar esa música o tenga la sensibilidad para captar todo lo que durante tantos años han hecho los integrantes de Queen. Viene a verlo gente de todas las edades y todo el mundo disfruta, los seguidores de la banda y los que solo habían escuchado un par de canciones y se han aventurado a vernos. Todos salen encantados y llenos de energía».

Más